www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRISIS POLÍTICA

Aviso a Sánchez: la ultraizquierda portuguesa tumba los presupuestos de Costa

El presidente portugués, Antonio Costa.
Ampliar
El presidente portugués, Antonio Costa. (Foto: EFE)
EL IMPARCIAL/Efe
miércoles 27 de octubre de 2021, 19:38h

Aviso al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que ha visto cómo el Parlamento de Portugal, con el 'no' de la ultraizquierda, antigua socia del partido socialista que forma Ejecutivo, rechazaba este miércoles el Presupuesto para 2022 presentado por el primer ministro António Costa, que está en minoría en la Cámara. El rechazo de los antiguos socios del Partido Socialista, el Bloco de Esquerda y el Partido Comunista, al proyecto deja muy pocas alternativas a Costa.

Se abre así la puerta a las elecciones anticipadas en mitad de la legislatura en Portugal después de Costa apuntara: “Hice todo lo que estaba a mi alcance para asegurar la viabilidad de este presupuesto, sin aceptar lo que en conciencia no considero que el país pudiera soportar”

Con el rechazo del Presupuesto, los pasos a seguir dependen ahora del presidente del país, el conservador Marcelo Rebelo de Sousa, que ya había avisado de que si las cuentas no prosperaban disolvería el Parlamento y convocaría elecciones anticipadas.

Se trata de una advertencia a Pedro Sánchez, que vive una situación muy similar en España a lo que está sucediendo en el país vecino, con un desgaste notable de la izquierda en las urnas y el "efecto Lisboa", la inesperada derrota socialista en la capital lusa en las municipales de apenas hace un mes. La situación, ha generado una crisis política que aboca a un adelanto de las elecciones.

Lo que en Portugal llaman la "geringonça" (chapuza) que supuso el acuerdo de legislatura que permitió al socialista Costa gobernar en 2015 y que fue puesto como modelo en Europa, se ha roto definitivamente por la falta de entendimiento entre la izquierda. En su segundo mandato, en 2019, Costa optó por gobernar en minoría, sin acuerdo global, pero con los apoyos puntuales de sus antiguos socios. Una arriesgada apuesta que se ha demostrado inviable.

El castigo que el Bloco y el PCP han sufrido en las urnas desde que pactaron con los socialistas ha precipitado la ruptura. Paradójicamente, rechazan el presupuesto más social de los últimos años. El problema de fondo, opina el politólogo Antonio Costa Pinto, es que la "geringonça" no se tradujo en una convergencia real de la izquierda.

"Cuando miramos a la evolución en estos últimos años, comprobamos que en términos electorales los partidos (BE y PCP) no han ganado. No han crecido electoralmente, el que sí creció fue le PS", explica a Efe este experto de la Universidad de Lisboa.

El efecto "Lisboa"

Lisboa fue la gran sorpresa de las elecciones de septiembre. Contra todo pronóstico, Carlos Moedas, excomisario europeo del conservador Partido Social Demócrata, conocido entre los portugueses como el "ministro de la troika" por su activa participación en las negociaciones durante la crisis que ahogó al país hace una década, se impuso frente al socialista Fernando Medina.

La de Medina fue una derrota doblemente amarga. Dejó escapar Lisboa tras 14 años de gestión socialista y perdió 25.000 votos. Moedas apenas subió 2.000.

Aunque los socialistas se consolidaron como la fuerza más votada en el país, se dejaron 250.000 votos en el camino. Las urnas golpearon también a la izquierda minoritaria y dieron un respiro a la derecha. En este contexto, el "efecto Lisboa" llegó como un tsunami a la política lusa.

La derecha pisa el acelerador

"Lisboa" ha despertado a la derecha y ha resucitado la batalla por el poder en el PSD, el único capaz de medirse con los socialistas.

Su líder, Rui Rio, que ofreció a Costa su colaboración en medio de la pandemia en un gesto que le valió elogios dentro y fuera del país, está en cuestión precisamente por su moderación y su escaso empuje para enfrentar al Partido Socialista.

Con un aire de renovación, el eurodiputado Paulo Rangel ha irrumpido en la pelea interna. El PSD pisa el acelerador pensando en recuperar el Gobierno en una carrera contrarreloj para resolver su crisis interna.

¿Quién ganaría las elecciones?

¿Ha medido la izquierda sus posibilidades electorales? ¿Podrá la derecha superar su fragmentación? El posible adelanto electoral en Portugal no beneficia a la izquierda, opina Antonio Costa Pinto. "Los tres partidos van a perder", dice, en alusión a socialistas, Bloco y comunistas. El centroderecha puede salir favorecido, pero "no mucho" porque está fraccionado entre el PSD, la derecha liberal (IL) y la derecha radical populista (Chega).

José Filipe Pinto, catedrático en ciencias políticas en la Universidad Lusófona, considera sin embargo que los socialistas pueden tener alguna ventaja si se presentan como víctimas de esta crisis mientras la derecha intenta recomponerse a marchas forzadas.

Ambos coinciden en la caída de la izquierda minoritaria: el PCP "está en una fase de hemorragia de votos" y el Bloco "sería altamente penalizado", opina Pinto. Con el actual escenario político, resume Costa Pinto, el ganador tendría que negociar: "Las mayorías de un solo partido terminaron" en Portugal.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

1 comentarios