www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENIS

Masters 1.000 de París. El público de Francia hace mella en Carlos Alcaraz

Masters 1.000 de París. El público de Francia hace mella en Carlos Alcaraz
Ampliar
EL IMPARCIAL
viernes 05 de noviembre de 2021, 01:44h
El jugador español desperdició dos ventajas importantes y cayó ante Gastón. Muy presionado por los aficionados galos.

Carlos Alcaraz se topó este viernes con una de esas jornadas complicadas en la vida de un deportista juvenil. Venía de ganar por 7-6 (1) y 7-5 al italiano Jannik Sinner, noveno jugador del mundo y máxima esperanza de futuro transalpina, y le tocaa enfrentarse con la perla francesa Hugo Gaston, de 21 años. Un jugador difícil de atir por su velocidad y capacidad defensiva.

Competía en la pista central del Masters 1.000 de París tras haberse dado el gusto en este 2021 de haer doblegado a siete de los 13 jugadores mejor clasificados que él a los que se ha enfrentado y cuatro de los que actualmente están en los diez primeros lugares de la ATP. Lo que no sabía es que le iba a tocar jugar en un entorno agresivo en su contra. Porque el público parisino le puso las cosas cesta arriba desde el comienzo del envite.

El murciano, que viaja en el puesto 35º del circuito masculino, vio como la hinchada gala le ha elegido como sucesor de Rafael Nadal. Y lo ha hecho del peor modo: mostrando toda su pasión para convertir un partido de octavos de final de uno de los últimos torneos del calendario, ya sin Grand Slams por delante, en una olla a presión contra el español. Del mismo modo que como recibió al zurdo legendario en sus primeros pasos en el profesionalismo. Ahora debe el chaval de 18 años reaccionar como hizo el balear y ganarse el respeto en base a su categoría en la cancha.

La esencia del choque se repitió en los dos sets (4-6 y 5-7). El español comenzó mejor las dos mangas, llegó a escaparse con algún break a favor pero se fue desinflando mentalmente. Por el pegajoso despliegue de un Gaston que le torturó, además, con dejadas y su juego en la red, y debido a la atmósfera que bajaba desde las gradas y que le filtró una tensión que todavía no había padecido en estas dos temporadas de eclosión en la élite.

El jugador nacido en El Palmar se llegó a colocar 5-0 en el segundo set, pero entró en bloqueo y ya no disfrutaría de su calidad en el golpeo. Sus imprecisiones, lentitud en los desplazamientos y tormento en el saque -cerró con tres juegos perdidos al servicio tras 0-40-, impropias de su identidad tenística, desembocaron en una derrota que Juan Carlos Ferrero y resto de cuerpo técnico de Alcaraz han de traducir en aprendizaje.

No puede olvidar todo lo recorrido hasta el presente. Porque a estas alturas se ha impuesto al griego Stefanos Tsitsipas, número 3 del mundo (6-3, 4-6, 7-6 (2), 0-6 y 7-6 (5) en el Abierto de Estados Unidos); al italiano Matteo Berrettini, número 7 (6-1, 7-6 (2) y 7-6 (5) en el ATP de Viena); al noruego Casper Ruud, número 8 (6-2 y 6-4 en el ATP 250 de Marbella) y a Sinner; así como a otros tres adversarios que le superan en el ranking y que son el británico Cameron Norrie, decimotercero (6-4, 6-4 y 6-3 en el Abierto de Estados Unidos); el georgiano Nikoloz Basilashvili, número 21 (6-4, 6-2 y 6-4 en Roland Garros); y otro británico como Daniel Evans, número 24 (6-4 y 6-3 en el ATP de Viena).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios