www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 13

El Real Madrid del contraataque tampoco convence frente al Rayo | 2-1

El Real Madrid del contraataque tampoco convence frente al Rayo | 2-1
Ampliar
domingo 07 de noviembre de 2021, 00:48h
Asensio lideró a su equipo en la propuesta de robo y salida de Ancelotti. Los vallecanos tuvieron el cuero y se metieron en el partido por la indolencia rival. Por Diego García

El Rayo visitó este sábado el Santiago Bernabéu desde la sexta plaza de LaLiga, a dos puntos del acceso a la Liga de Campeones. Al galope del extraordinario trabajo de Andoni Iraola desde el banquillo y con su rebeldía filosófica por bandera. En su hoja de servicios ya figuraba el Barcelona como presa y una competitividad que susurra indigestión al rival que se le cruce. Y asustaron en el primer suspiro, con ocasión clara de Álvaro García, que no embocó con todo a favor -en un relámpago que actuó como aviso-.

Sin embargo, la valentía visitante en ocasiones se torna en temeridad y la presión selectiva, que tan buen resultado les ha dado en la calle Payaso Fofó, les jugaría una mala pasada en Chamartín. Carlo Ancelotti dio la alternativa a Marco Asensio y a Eduardo Camavinga -sólido en el equilibrio colectivo- en el once inicial, y un sopapo al muy suplente Eden Hazard. Y el balear respondería con actitud, lucidez y su calidad consabida.

Participativo, para empezar guió una asistencia para el cañonazo a la escuadra del Kroos llegador -minuto 16-. Un pelotazo de Militao peinado por el germano, que pescó la brega de Vinicius -apagado, por lo demás-, germinó en gol. Otra vez la pegaba anticipaba al juego en la propuesta del estratega italiano.

Los merengues dañarían desde su perfil preferido: la transición. Por esa vía, que esta noche también coqueteó con rehuir la pelea por la posesión del cuero, anotaría una diana anulada por el VAR, Benzema probaría suerte sin tino -desde la frontal disparó alto- y Asensio chutó centrado antes de la media hora. Se había subrayado el plan de partido que entregaba al recién ascendido el territorio y la iniciativa. Con un testarazo de Nteka y un latigazo de Trejo como cosecha en ese lapso.

Solloza el Madrid si ha de sacar la pelota desde atrás con armonía, aunque lo que no falta en Concha Espina es hambre juvenil. Y cuando la concentración se maximiza, se oscurece el horizonte contrincante. Cada pérdida rayista y cada córner atrapado por Courtois viraban en un contragolpe directo. Asensio y Kroos se subrayarían camino a vestuarios. Un senda que casi dejó en la lona a los pupilos de Iraola, superados frente a la electricidad vertical ajena. Benzema estableció el 2-0 -a puerta vacía, gracias a un centro de mucha clase de Alaba- y Dimitrievski sacó como pudo el rechace al centro de Militao -lo despejó pegado al larguero-.

Vinicius habría de comandar la línea de actuación reactiva de su escuadrón. Como siempre. Mas, le costó entrar en dinámica por obra y gracia de su cansancio y de la astucia táctica vallecana. Heridos, alternaron reclusiones con adelantamiento de líneas, negando espacios para correr al regateador. Y, de paso, retaron a los madridistas a construir en estático, asignatura suspendida en este curso y en esta fecha -con Modric ausente por lesión de última hora-.

Profundizó el Rayo en su circulación horizontal del balón en la reanudación. Echó de menos al creativo Isi y al faro llamado Trejo -ambos fueron anulados por Casemiro- y sus laterales perdieron en el tú a tú perpetrado en las bandas, tesitura que promocionaría la cómoda espera merengue hasta recuperar y explosionar en vuelo. En ese ajedrez llegarían los segundos clasificados a gustarse. Asensio y Vinicius marrarían manos a mano con Dimitrievski -el brasileño pintó un slalom de museo-, Benzema rozó el doblete en la guinda a la única lustrosa combinación de su escuadrón y Carvajal rindió, al fin, a sus anchas.

El problema que todavía no ha suturado Carletto reside en la falta de consistencia de su idea y en sus lentitud a la hora de meter piernas frescas. Se les hizo largo una vez más el minutaje a sus subordinados. Languidecieron en la frontera del desenlace y se despertaron en el 77, sin la pelota y con 1-2. El sistema de Iraola, que no baja los brazos nunca, mantuvo su esfuerzo y sacó tajada de la especulación del trece veces campeón de Europa. Comesaña, Nteka y Bebe -tiro al palo- evidenciaron asimetría en el derroche a esas alturas. Y Falcao recortó distancias con un testarazo. Suplencia, gol y lesión para el colombiano.

Sólo se acordaron los madridistas del valor de poseer el timón cuando se sorprendieron como ante el Elche o el Shakhtar, últimamente. Pidiendo la hora a pesar de haber encarrilado, por puntería, el reparto de puntos. La bipolaridad, que encierra a sus tres líneas y las obliga a convivir a merced del rival, no le costó un frenazo por poco -Kroos sacó sobre la línea el empate y Courtois reaccionó, providencial, de inmediato-. La reconquista de las sensaciones y la seducción siguen figurando entre las cuentas pendientes. El liderato liguero, no.

- Ficha técnica:

2- Real Madrid: Courtois; Mendy, Alaba, Militao, Carvajal (Nacho, min. 92); Casemiro, Kroos, Camavinga; Vinicius, Asensio (Lucas Vázquez, min. 82) y Benzema (Hazard, min. 82).

1- Rayo: Dimitrievski; Fran García, Catena, Saveljich (Jose Pozo, min. 80), Balliu; Comesaña, Martín; Isi (Bebe, min. 59), Trejo (Unai López, min. 59), Álvaro; y Nteka (Falcao, min. 68; ).

Goles: 1-0, min. 13: Kroos; 2-0, min. 37: Benzema; 2-1, min. 76: Falcao.

Árbitro: Pablo González Fuertes. Amonestó a Kroos (min. 28), Balliu (min. 45) y a Comesaña (min. 67).

Incidencias: partido disputado en el Santiago Bernaéu, correspondiente a la decimotercera jornada de LaLiga.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios