www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Yolanda Díaz destroza la imagen de Pedro Sánchez

sábado 04 de diciembre de 2021, 09:13h

Nunca se había visto una guerra interna tan descarnada en un Gobierno. La actitud de Yolanda Díaz, además de desleal, es rastrera e interesada. Se ha enfrentado, con luz y taquígrafos, con Nadia Calviño y José Luis Escrivá para erigirse en la protagonista de la derogación de la reforma laboral de Rajoy, que está por ver cómo acaba. Y ahora lanza toda su artillería contra Pedro Sánchez. Desde el principio, El Imparcial y otros medios de comunicación independientes denunciamos el aberrante error del presidente del Gobierno al ocultar la gravedad de la expansión del coronavirus en España con tal de celebrar la manifestación del 8-M. Pero resulta inaudito que lo haga una vicepresidenta del Ejecutivo con el propósito de arruinar el cansino y falso relato de Sánchez sobre su éxito en la gestión de la pandemia.

Yolanda Díaz se ha convertido en la gran rival del presidente dentro y fuera del Gobierno. La ministra de Trabajo solo busca lanzar a los cuatro vientos su "plataforma" para ganar al PSOE y enterrar a Podemos en las próximas elecciones generales. Porque la vicepresidenta, como ha declarado, no quiere quedarse en un "rincón" de la extrema izquierda. Aspira a crear un "partido transversal" que acapare tanto los votos socialistas como los comunistas.

Pedro Sánchez, arrugado y acobardado, no es capaz de dar un puñetazo en la mesa del Consejo de Ministros y limitar el omnímodo poder que acapara Yolanda Díaz; menos aún, de destituirla por desleal. Porque la vicepresidenta no solo está arruinando la imagen del presidente. También son nefastas sus propuestas económicas que asume sumisamente el Ejecutivo aunque perjudiquen el crecimiento económico y la creación de empleo. Hace y deshace a su antojo por el pánico de Sánchez ante el riesgo de que se rompa la coalición y pierda el poder.

No deja de ser sarcástico que el Ejército mediático de la izquierda se cebe con la crisis interna del PP, mientras el Gobierno de España se desguaza en una virulenta guerra por el poder entre el PSOE, la famosa plataforma de Díaz y Podemos. Pero Pedro Sánchez no se atreve a tomar la solución más digna y coherente de un Ejecutivo hecho trizas: disolver las Cortes y convocar elecciones generales. Porque solo le interesa ganar tiempo para no quedarse fuera de La Moncloa, lo que probablemente ocurriría si los españoles fueran ahora a las urnas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (34)    No(1)

+

4 comentarios