www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

María Isabel e Ignacio

Juan José Vijuesca
miércoles 08 de diciembre de 2021, 19:35h

Hay lugares en Madrid que enternecen. ”El Madrileño” es uno de ellos. Un rincón que sobrepone el buen gusto con solo contemplar su escaparate. Una vez dentro, María Isabel e Ignacio, ella sommelier y él chef, nos maridan su oficio a través de una tienda llena de especialidades para el delicatesen. Un lujo que los paladares necesitan para reponer el equilibrio de los adentros.

“El Madrileño Gourmet” no es el clásico establecimiento de la estética sin más, aquí los productos se vuelven mártires para el placer gustativo. Todo está dispuesto para que el cliente pase por la prueba de los cinco sentidos capitales sin reproche. El regusto de lo auténtico tiene marcado acento por lo elegante, tanto por la calidad de sus géneros como por los refinados consejos que esta pareja de profesionales vierten sobre la genealogía de cada artículo allí expuesto. Es como entrar en el claustro de la gula con toda impureza y salir de la tienda con renovados votos de castidad. Es el apetito por todo lo que María Isabel e Ignacio han expuesto para el bienestar de los honestos comensales.

Comprendo que si la bolsa no rezuma oro y los ánimos no están para el dispendio quizás sean estos argumentos para lo poco, más que para lo mucho; pero estos válidos profesionales son capaces de ordenar ingenios para convertir las tentaciones en entendimiento y cada cual salga de la tienda con sus ideales resueltos. No teman, hay fragua para domar los gustos y precios y la presión del bolsillo, que si bien puede amenazar, no es menos cierto que más valen pocas cosas que eviten la desdicha del comensal, que ciento de viandas disfrazadas de bochorno. Honren sus templanzas gustativas, coman en buena hora sin trabucar el orden digestivo. Háganlo sin fatigas. Liben vino que María Isabel les diga y eviten el contrapeso de comer con la mandíbula descosida. Sean generosos con Ignacio que de él parten los buenos consejos que para nada perturban las inquietudes del paladar.

María Isabel e Ignacio han creado un mundo paralelo dentro de lo no olvidado. Me refiero a los placeres de lo ancestral. Aquí todos los productos que comercializan obedecen al arraigo, o sea, creatividad artesanal que es esa especie de eslabón perdido y que gracias a quienes se sienten aliados con un planeta más saludable y equilibrado se encargan de elaborar productos de garantía. Les aseguro que en “El Madrileño Gourmet” el tiempo parece haberse detenido ante el despertar de los sabores terrenales olvidados.

Estos dos paladines del emprendimiento no son inéditos ni acaban de debutar en horas de establecimiento abierto al público, sí en cuanto a la nueva sede, más no por ello se gastan en altanería de su renombrado éxito, sino más bien se guardan en modestia del triunfo, cosa que revierte en la calidad como personas y en todo lo que “El Madrileño Gourmet” lo conforma. Tomen nota e incluyan en su ruta de compras a este nuevo templo de los deleites: calle Sánchez Barcaiztegui núm. 29, de Madrid. Hagan de la vanidad un sabor agradable al paladar y consuman felicidad al precio de la honestidad y el buen trato.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (26)    No(0)

+
0 comentarios