www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

El sobresueldo de los diputados y atacar al PP, único objetivo de las Comisiones de Investigación

EL IMPARCIAL
martes 14 de diciembre de 2021, 12:30h

Las Comisiones de Investigación son un mero invento de los políticos para que algunos diputados cobren suculentas dietas. De nada sirven legalmente y suelen convertirse en una prolongación de las broncas que se producen en el Hemiciclo. Pero desde que gobierna Pedro Sánchez, se han degradado aún más. La mesa del Congreso, controlada por el PSOE y Podemos, solo acepta las que pueden deteriorar la imagen del PP, mientras rechaza las que afectan a sus partidos.

En esta legislatura, por ejemplo, se han vetado las Comisiones presentadas por la Oposición sobre el inexplicable y prolongado encuentro en el aeropuerto de Barajas entre José Ábalos, entonces ministro de Transportes, con Delcy Rodríguez, la vicepresidenta de Venezuela; la presunta financiación chavista de Podemos; el sueldo como asesora de la niñera de Inés Montero. La Junta de Portavoces llegó a vetar la comparecencia de Illa, Simón y Darías sobre la vacunación. Más grave aún, Pedro Sánchez rechazó comparecer para explicar la gestión de la pandemia y por qué ocultó información sobre la gravedad de la enfermedad, como ha llegado a asegurar la mismísima vicepresidenta Yolanda Díaz, que fue tachada de “alarmista” por pedir que se cancelaran los festejos del 8-M ante la imparable expansión del virus que ya azotaba España.

Desde que gobierna Pedro Sánchez, la mesa del Congreso solo ha admitido las Comisiones de Investigación que podían perjudicar al PP. La última, en la que acaba de comparecer Rajoy, trataba sobre la llamada operación “Kitchen”, azuzada por Villarejo, un comisario corrupto, que acusa al Partido Popular de haber sido contratado para espiar a Bárcenas, el extesorero del partido que se enriqueció y fue condenado por cobrar comisiones, pero que en su defensa alega que iban a la caja B de Génova. Sus pintorescas pruebas se basan en unas notas manuscritas por él en un cuaderno. Los tribunales, en cambio, han demostrado que el que fuera tesorero del PP evadió millones de euros a sus cuentas en Suiza y, por ello, está encarcelado.

Tampoco Villarejo ha podido demostrar que se reuniera ni que se comunicara con Rajoy, al que acusa de ser el responsable de su contratación y con el que, según él, urdió la trama. El expresidente del Gobierno en su comparecencia en la Comisión de Investigación ha negado siquiera conocerle. Y ha toreado con su sarcástica dialéctica a los portavoces del PSOE, Podemos y ERC que buscaban ensañarse con él.

Los medios de comunicación “sanchistas” han difundido a los cuatro vientos los insultos a Rajoy de los socialistas y sus socios. Y para eso ha servido la cacareada Comisión de Investigación. Sin olvidar que algunos diputados se embolsaron una buena propina por asistir a la charlotada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(0)

+
2 comentarios