www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

'TRANSICIÓN ECOLÓGICA'

Europa reabre el debate sobre la energía nuclear en plena crisis energética

Europa reabre el debate sobre la energía nuclear en plena crisis energética
Ampliar
(Foto: EFE/EPA/FOCKE STRANGMANN)
EL IMPARCIAL
lunes 03 de enero de 2022, 09:55h
España se posiciona junto al mundo germánico mientras Francia se erige como gran valuarte de las centrales nucleares.

Gran polémica en el inicio del año después de que el Ejecutivo de la Unión Europea haya propuesto incluir la energía nuclear y el gas natural entre las "energías verdes", lo que ha abierto una brecha entre los socios europeos. De un lado queda Francia, con una decidida apuesta por la energía nuclear. Del otro, Alemania y Austria, ambos países con los verdes en el Ejecutivo, y España.

La Comisión Europea propuso este fin de semana que las inversiones en energía nuclear y gas natural se consideren sostenibles en la transición ecológica, tras anunciar que ayer comenzó las consultas al respecto con los países de la UE y los expertos de la Plataforma de Finanzas Sostenibles.

Francia, que estrena la presidencia francesa en el Consejo de la UE, lidera el grupo de países que quieren que la energía nuclear se considere sostenible, mientras que Alemania se opone a ello, aunque Berlín sí es favorable a que las inversiones en gas natural reciban la etiqueta verde durante la transición.

España, sin embargo, se opone a que las inversiones en cualquiera de las dos fuentes en liza sean calificadas como inversiones sostenibles.

"Teniendo en cuenta el asesoramiento científico y el actual progreso tecnológico, así como los diferentes retos hacia la transición entre los Estados miembros, la Comisión considera que existe un papel para el gas natural y la nuclear como medio para facilitar la transición hacia un futuro basado predominantemente en las renovables", dijo el Ejecutivo comunitario.

Bruselas pretende aprobar el acto delegado este mes de enero tras consultar con los gobiernos europeos y los expertos, pero para que entre en vigor, la propuesta tendrá que recibir el visto bueno del Parlamento Europeo y del Consejo de la UE.

Los Estados miembros y los expertos de la Plataforma de Finanzas Sostenibles tendrán hasta el 12 de enero para enviar sus contribuciones a Bruselas.

Después, el texto deberá aprobarse por mayoría simple en la Eurocámara y por mayoría cualificada en el Consejo, es decir, que lo aprueben al menos 20 países de la UE y que representen al 65 % de la población de la UE.

España: "No son energías verdes ni sostenibles"

España ha reiterado este domingo su rechazo a la propuesta de la Comisión Europea (CE) de incluir a la energía nuclear y la generación por gas natural en la tabla de clasificación de opciones verdes en el marco comunitario, algo que supondría "un paso atrás" y "una señal errónea" para los mercados financieros.

En respuesta al borrador de propuesta de taxonomía verde de la CE, la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha recalcado que "independientemente de que puedan seguir acometiéndose inversiones en una u otra, consideramos que no son energías verdes ni sostenibles”.

España "es firme defensora de la taxonomía verde como instrumento clave para contar con referencias comunes que puedan ser usadas por inversores para lograr la descarbonización de la economía y alcanzar la neutralidad climática en 2050", pero admitir la nuclear y el gas natural como su parte "supondría un paso atrás".

La ministra ha advertido de que "no tiene sentido y manda señales erróneas para la transición energética del conjunto de la UE".

España admite que tanto la energía nuclear como el gas natural tienen un papel en la transición, pero "limitado en el tiempo", por lo que deben tratarse aparte y no como verdes, donde están otras energías clave para la descarbonización y sin riesgo ni daño ambiental, ha explicado el ministerio en un comunicado.

Según el marco regulatorio dispuesto en el pacto verde europeo, el reglamento de la taxonomía verde tiene como propósito guiar a las empresas e inversores nacionales e internacionales en sus planes de descarbonización, identificando actividades y sectores económicos ambientalmente sostenibles y que contribuyan a la reducción de CO2, metano y otros gases causantes del cambio climático.

Igualmente pretende ayudar a encauzar esas inversiones hacia aquellos sectores esenciales para lograr la meta de la neutralidad climática en 2050.

España considera que para cumplir dichos objetivos la taxonomía debe ser "creíble, útil y basada en la evidencia científica".

La clave para considerar 'verde' una actividad económica, sector o tecnología es su 'contribución sustancial' a las principales metas ambientales de la UE, añade, como mitigar el cambio climático, entre otras, respetando además el principio de no causar daño ambiental significativo.

Las emisiones de metano de la generación por gas natural y la cuestión de los residuos de la energía nuclear ponen en cuestión la inclusión de ambas tecnologías dentro de la taxonomía verde de la UE, según la fuente.

Incluir ambas "supone una señal errónea para los mercados financieros y no aporta la necesaria claridad para enfocar los flujos de capital hacia la economía descarbonizada, resiliente y sostenible prevista en el pacto verde europeo", ha insistido el ministerio.

Alemania y Austria se cierran en banda

El Gobierno alemán criticó hoy la decisión de la Comisión Europea (CE) de plantear que las inversiones en energía nuclear se consideren sostenibles en la transición ecológica.

"Me parece un error absoluto que la Comisión Europea tenga la intención de incluir la energía nuclear en la taxonomía de actividades económicas sostenibles de la UE", dijo la titular alemana de Medio Ambiente, Steffi Lemke, en declaraciones al grupo de medios Funke.

Según la ministra, "una forma energética que por un lado puede llevar a catástrofes medioambientales devastadoras -en caso de un grave accidente en un reactor- y por otro, deja grandes cantidades de residuos peligrosos altamente radiactivos, no puede ser sostenible".

"Estudiaremos ahora los criterios que nos presentó anoche la Comisión Europea en el borrador y nos pondremos de acuerdo al respecto dentro del Gobierno", señaló, al tiempo que calificó de "extremadamente problemático" que la CE "quiera renunciar a una consulta pública en una cuestión tan sensible".

La organización medioambiental y de protección del consumidor Deutsche Umwelthilfe (DUH) criticó "enérgicamente" que conferir el estatus de actividad sostenible a proyectos de energía nuclear y gas natural "permite bajo un manto verde inversiones perjudiciales para el medio ambiente".

En un comunicado, la DUH exigió de los estados miembros y el Parlamento Europeo que se posicionen claramente en contra de esta propuesta de la CE.

"Catalogar de sostenibles la energía nuclear y el gas natural resta a la taxonomía toda credibilidad", dijo el director ejecutivo de DUH, Sascha Müller-Kraenner, quien agregó que con su aprobación, el canciller, Olaf Scholz, "pone en riesgo la reputación del Gobierno alemán en materia de política climática".

De esta manera, Scholz rompe nada más comenzar su legislatura su promesa electoral de desempeñarse como "canciller climático", criticó. El Gobierno austríaco de conservadores y ecologistas rechazó la propuesta de la Comisión Europea de declarar las inversiones en energía nuclear y gas natural necesarias para la transición verde y amenazó con tomar medidas legales.

La ministra de Medio Ambiente y Energía, la ecologista Leonore Gewessler, acusó a la Comisión de hacer "un lavado de cara verde" a la energía atómica y el gas natural, que, a su juicio, "son dañinas para el clima y destruyen el futuro de nuestros hijos".

Gewessler aseguró en su cuenta de Twitter que el Gobierno austríaco estudiará de forma detallada el borrador y que de aplicarse la propuesta de la Comisión llevará el asunto al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

El ministro de Finanzas, el conservador Magnus Brunner, insistió en que la nuclear no es una fuente de energía sostenible y que no debería ser incluida por la Comisión Europea en sus planes de transición ecológica.

El país centroeuropeo fijó con una ley de rango constitucional la prohibición del uso de la energía nuclear después de que un referendo rechazase en 1978 la apertura de una central atómica.

Austria es uno de los países europeos con los sentimientos antiatómicos más arraigados y ninguna de las formaciones con representación parlamentaria defiende su empleo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios