www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EXPLORACIÓN ESPACIAL

Detectan una nueva candidata a luna extrasolar a 5.500 años luz de la Tierra

Detectan una nueva candidata a luna extrasolar a 5.500 años luz de la Tierra
Ampliar
(Foto: Helena Valenzuela Widerström)
viernes 14 de enero de 2022, 17:23h

Un equipo de astrónomos ha hallado lo que parece ser una segunda luna de gran tamaño que orbita un planeta del tamaño de Júpiter más allá de nuestro sistema solar. Si se confirma, el avistamiento podría significar que las exolunas son tan comunes en el universo como los exoplanetas, y que, grandes o pequeñas, tales lunas son una característica de los sistemas planetarios. Pero podría ser una larga espera. El primer avistamiento de una exoluna hace cuatro años aún está pendiente de confirmación, y la verificación de este nuevo candidato podría ser igualmente larga y polémica.

El descubrimiento, publicado en Nature Astronomy, fue dirigido por David Kipping, de la Universidad de Columbia, quien ya informó sobre otra posible exoluna, la primera jamás descubierta, en 2018. “Los astrónomos han encontrado hasta ahora más de 10.000 candidatos a exoplanetas, pero las exolunas son mucho más desafiantes”, indica Kipping, quien ha pasado la última década buscando exolunas. “Son terra incógnita”.

La nueva candidata orbita el planeta Kepler 1708b, un mundo a 5.500 años luz de la Tierra en dirección a las constelaciones de Cygnus y Lyra. Esta exoluna es aproximadamente un tercio más pequeña que la luna del tamaño de Neptuno que Kipping y sus colegas encontraron anteriormente orbitando un planeta similar a Júpiter, Kepler 1625b.

Ambos candidatos a superluna probablemente estén hechos de gas que se ha acumulado bajo la atracción gravitacional causada por su enorme tamaño. Si su hipótesis es correcta, las lunas pueden incluso haber comenzado la vida como planetas, solo para ser arrastradas a la órbita de un planeta aún más grande como Kepler 1625b o 1708b.

Estas lunas están ubicadas lejos de su estrella anfitriona, donde hay menos gravedad para que sean atraídas por otros planetas. De hecho, los investigadores buscaron planetas gaseosos gigantes y fríos en órbitas amplias en su búsqueda de exolunas precisamente porque el análogo en nuestro propio sistema solar, Júpiter y Saturno, tienen más de cien lunas entre ellos. Si hay otras lunas, probablemente serán menos monstruosas, pero también más difíciles de detectar.

Las exolunas fascinan a los astrónomos por las mismas razones que los exoplanetas. Tienen el potencial de revelar cómo y dónde pudo haber surgido la vida en el universo. También son curiosidades por derecho propio, y los astrónomos quieren saber cómo se forman, si pueden sustentar la vida y qué papel, si es que tienen alguno, juegan para hacer que sus planetas anfitriones sean habitables.

En el estudio actual, los investigadores observaron la muestra de los planetas gigantes gaseosos más fríos capturados por la nave espacial de caza de planetas de la NASA, Kepler. Después de escanear 70 planetas en profundidad, encontraron solo un candidato, Kepler 1708b, con una señal similar a la luna.

Se necesitarán observaciones de otros telescopios espaciales, como el Hubble, para verificar el descubrimiento, un proceso que podría llevar años. Cuatro años después, el primer descubrimiento de la exoluna de Kipping sigue siendo objeto de acalorados debates. En un artículo reciente, él y sus colegas mostraron cómo un grupo de escépticos pudo haber pasado por alto la luna de Kepler 1625b en sus cálculos.

Detectar una luna o incluso un planeta a cientos o miles de años luz de la Tierra es todo menos sencillo. Las lunas y los planetas solo se pueden observar indirectamente cuando pasan frente a sus estrellas anfitrionas, lo que hace que la luz de la estrella se atenúe de forma intermitente. Captar una de estas fugaces señales de tránsito con un telescopio es complicado, al igual que interpretar los datos de la curva de luz. Las lunas son aún más difíciles de detectar porque son más pequeñas y bloquean menos luz.

Pero la búsqueda vale la pena, según Kipping, que recuerda cómo la existencia de exoplanetas fue recibida con el mismo escepticismo que las exolunas en la actualidad. “Esos planetas son extraños en comparación con nuestro sistema de origen, pero han revolucionado nuestra comprensión de cómo se forman los sistemas planetarios”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

1 comentarios