www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MEDICINA

Un estudio apunta a la existencia de 'efecto nocebo' con las vacunas del coronavirus

Un estudio apunta a la existencia de 'efecto nocebo' con las vacunas del coronavirus
Ampliar
(Foto: EFE)
martes 18 de enero de 2022, 17:46h

El efecto placebo es el conocido fenómeno de la mejora de la salud física o mental de una persona después de tomar un tratamiento sin beneficio terapéutico farmacológico, por ejemplo, una pastilla de azúcar o una jeringa llena de solución salina. Si bien los fundamentos biológicos, psicológicos y genéticos exactos del efecto placebo no se comprenden bien, algunas teorías apuntan a las expectativas como la causa principal y otras argumentan que los factores no conscientes integrados en la relación médico-paciente reducen automáticamente el volumen de los síntomas. A veces, los efectos placebo también pueden causar daño: el llamado "efecto nocebo" ocurre cuando una persona experimenta efectos secundarios desagradables después de tomar un tratamiento sin efectos farmacológicos.

En un nuevo metanálisis de ensayos aleatorizados de vacunas contra el COVID-19 controlados con placebo, investigadores del Centro Médico Beth Israel Deaconess (BIDMC) compararon las tasas de eventos adversos informados por los participantes que recibieron las vacunas con las tasas de eventos adversos informados por aquellos que recibieron una inyección de placebo que no contenía vacuna. Si bien los científicos encontraron que significativamente más participantes del ensayo que recibieron la vacuna informaron eventos adversos, casi un tercio de los participantes que recibieron el placebo también informaron al menos un evento adverso, siendo el dolor de cabeza y la fatiga los más comunes. Los hallazgos del equipo se publican en JAMA Network Open.

"Los eventos adversos después del tratamiento con placebo son comunes en los ensayos controlados aleatorios", indica la autora principal, Julia W. Haas investigadora del Programa de Estudios de Placebo en BIDMC. "Recopilar evidencia sistemática con respecto a estas respuestas nocebo en los ensayos de vacunas es importante para la vacunación contra el COVID-19 en todo el mundo, especialmente porque se informa que la preocupación por los efectos secundarios es una razón para la vacilación de la vacuna".

Haas y sus colegas analizaron datos de una docena ensayos clínicos de vacunas COVID-19. Estos incluyeron informes de efectos adversos de 22 578 receptores de placebo y 22 802 receptores de vacunas. Después de la primera inyección, más del 35 % de los que recibieron el placebo experimentaron eventos adversos sistémicos (síntomas que afectan a todo el cuerpo, como fiebre), siendo el dolor de cabeza y la fatiga los más comunes con un 19,6 % y un 16,7 %, respectivamente. El 16% de los que recibieron placebo informaron al menos un evento local, como dolor en el lugar de la inyección, enrojecimiento o hinchazón.

En comparación, después de la primera inyección, el 46 % de los que recibieron la vacuna experimentaron al menos un evento adverso sistémico y dos tercios de ellos informaron al menos un evento local. Si bien este grupo recibió un tratamiento farmacológicamente activo, al menos algunos de sus eventos adversos son atribuibles al efecto placebo, o en este caso, nocebo, dado que muchos de estos efectos también ocurrieron en el grupo placebo. El análisis de Haas y sus colegas sugiere que el nocebo representó el 76 % de todos los eventos adversos en el grupo de la vacuna y casi una cuarta parte de todos los efectos locales informados.

Después de la segunda dosis, los eventos adversos entre el grupo de placebo se redujeron al 32 % que informó eventos sistémicos y al 12 % que informó efectos locales. En contraste, los participantes que recibieron la vacuna reportaron más efectos secundarios, con un 61 % reportando eventos adversos sistémicos y un 73 % reportando eventos adversos locales. Los investigadores calcularon que el nocebo representó casi el 52 % de los efectos secundarios informados después de la segunda dosis. Si bien no se puede confirmar la razón de esta disminución relativa de los efectos nocebo, los investigadores creen que la mayor tasa de eventos adversos en el grupo de la vacuna la primera vez puede haber llevado a los participantes a anticipar más la segunda vez.

"Síntomas inespecíficos como dolor de cabeza y fatiga, que hemos demostrado que son particularmente sensibles al nocebo, se enumeran entre las reacciones adversas más comunes después de la vacunación contra el COVID-19 en muchos folletos informativos", apunta el autor principal Ted J. Kaptchuk, director del Programa en Placebo Studies and the Therapeutic Encounter en BIDMC y profesor de medicina en Harvard Medical School. "La evidencia sugiere que este tipo de información puede hacer que las personas atribuyan erróneamente las sensaciones de fondo diarias comunes como derivadas de la vacuna o que causen ansiedad y preocupación que hagan que las personas estén muy alertas a los sentimientos corporales sobre los eventos adversos".

Kaptchuk y sus colegas son conocidos por un gran y creciente cuerpo de evidencia que muestra que la divulgación completa del tratamiento con placebo, lo que él llama "placebo de etiqueta abierta", en realidad puede mejorar las afecciones crónicas comunes sin ningún efecto nocebo. Si bien algunos investigadores creen que informar a los pacientes sobre los efectos adversos puede causar daño, Kaptchuk cree que es éticamente necesario informar completamente a los participantes sobre las posibles reacciones adversas de las vacunas. "La medicina se basa en la confianza", afirma Kaptchuk. "Nuestros hallazgos nos llevan a sugerir que informar al público sobre el potencial de respuestas nocebo podría ayudar a reducir las preocupaciones sobre la vacunación contra el COVID-19, lo que podría disminuir la vacilación ante la vacunación".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios