www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

IDA DE 1/16 DE FINAL

La mejora del Barcelona es insuficiente ante el Nápoles |1-1

La mejora del Barcelona es insuficiente ante el Nápoles |1-1
Ampliar
(Foto: Efe)
Javier Nuez
x
javiernuezelimparciales/11/6/11/23
jueves 17 de febrero de 2022, 20:40h
El debut del FC Barcelona en la segunda competición europea se saldó con un empate a uno ante el Nápoles en el Camp Nou. Los azulgrana dominaron y acosaron a los italianos pero volvieron a exhibir síntomas de los problemas congénitos de esta temporada: flacidez defensiva para permitir el 0-1 en la primera mitad y abulia ofensiva para logar el definitivo 1-1 de penalti por mano tras generar y llegar pero con serias dificultades en la definición.

Tomar como referencia un triunfo ante el Atlético de Madrid como partido clave de una temporada puede considerarse de riesgo en este tramo de 2022. El Espanyol dio fe de ello poco después pero este jueves, en el debut en Liga Europa, el FC Barcelona confirmó la mejoría aunque siguió dejando patente la falta de acierto como uno de los grandes hándicaps pendientes de repasar.

El FC Barcelona firmó un gran partido ante el Nápoles, que ve en el empate a uno final un agradecido regalo. Hasta 21 ocasiones, con un tramo final de completo acoso, se tradujeron en un sólo gol a favor. Y de penalti po mano a un centro de Adama. El Nápoles, por su parte, logró el 0-1 poco antes de la media hora gracias a una espectacular pared entre Elmas y Zielinski con el polaco remachando en segunda instancia ante la pasividad de la zaga azulgrana.

Ferran Torres, encargado de transformar la pena máxima, fue la viva imagen del Barcelona esta noche. Protagonista de las ocasiones más claras, acabó entre lágrimas tras el pitido final consciente de todo lo que pudo ser... y no fue.

Porque este jueves, el Nápoles de Spaletti fue un muñeco en manos del Barcelona de Xavi. Los locales se lanzaron a presionar la salida de balón de los italianos con éxito. Las pérdidas se generaban no ya en campo contrario sino casi dentro del área misma.

Así lo atestiguó Aubameyang, en su primera titularidad como culé, cuando robó casi en el córner y asistió a Pedri para que el canario mandara el balón por encima del larguero ya en el minuto cinco de partido.

Los de Campania hacían algún amago de asomo por campo contrario gracias a un Fabían inspirado, pero enseguida aparecían Nico o unos adelantados Eric y Piqué para abortar cualquier situación.

Pero la salida de balón del Nápoles bien podría calificarse de terrorífica. Y más aún cuando Spaletti desde banda animaba a seguir en el empeño. El Barcelona, que aprovechaba cada regalo y recuperación como una inyección de autoestima, sumaba oportunidades, pero sin acierto. Nico, Ferran, Adama... los nombres se multiplicaban pero el destino era similar: los chuts ni siquieran encontraban portería. Koulibaly y Rrahmani, zagueros del Nápoles, achicaban agua con esmero y con inusitada frialdad.

Para el Barcelona, todo estaba funcionando a falta del gol. Pero este acabó llegando desde el lado más inesperado. Poco antes del media hora, Elmas, en banda derecha, dejó en evidencia a Alba para colarse en el área con una pared con Zielinski, que se adentró para recibir de su compañero la pelota y reventarla con un testarazo que blocó Ter Stegen. Sin embargo, en segunda instancia, ante cuatro defensas que actuaron de testigos de excepción, el polaco dispuso de un segundo reventón que esta vez sí, acabó en el fondo de la red.

El 0-1, si bien otras veces sentaba como un jarro de agua fría, no sólo no amilanó al Barcelona sino que lo reafirmó en su idea. Control, posesión y dominación. Pero Ferran, foco ofensivo, seguia errando ocasiones.

El panorama tras el descanso fue similar a lo vivido en la primera parte. La salida del Nápoles, una sangría. El acierto azulgrana, una quimera.

La falta de goles parecía ir acrecentando la ansiedad de los locales, con Ferran como máximo exponente queriendo ser la solución con cada balón que recibía en lugar de calmarse. El ambiente parecía más de minuto 90 que de tener todavía media hora por delante.

Xavi lo notó y dispuso un triple cambio para enfriar espíritus. Pero la providencia se cruzó y en el enésimo centro de Adama, una mano inocente de Jesús se cruzó en el camino para que el VAR entrara a reclamar penalti. Ferran asumió la tarea y disipó fantasmas transformando el 1-1 en el minuto 58.

Los relevos, retrasados por el empate, acabaron llegando cinco minutos después: Busquets, Gavi y Dembelé entraban por Nico, De Jong y Adama. El público del Camp Nou dejó su impronta con la salida del francés otorgándole una sonora pitada.

Un sonido de viento que se repetiría con cada balón que tocara Dembelé en los sucesivos minutos. "Dembo", cual Pantoja paseando por Marbella, dedicó su mejor sonrisa a esa afición desafiante con una actuación que la acabó conquistando. No ya para levantarles de los asientos, pero sí al menos para acallarlos y recibir hasta algún aplauso.

Porque si el Barcelona adolecía de cierta garra en los metros finales, el francés llegó y se la dio. Dembelé, en cuanto entró en calor, subió la temperatura. Regates, desbordes y asistencias. Como si estuviera grabando el vídeo de mejores "skills" que enseñar a los directores deportivos de aquí a junio.

El francés, desatado, abrió un jugadón que continuó con un taconazo de Pedri... y un remate fuera de Ferran con todo a favor. Poco después, un centro suyo lo culminaba Luuk de Jong con una chilena que estuvo a punto de echar abajo el vetusto Camp Nou.

Acoso y derribo en los úlitmos minutos de descuento en busca de una merecida victoria ante un Nápoles, que aún así, dispuso de una ocasión en el 91 para marcharse con victoria después de Mertens pudiera chutar de primeras dentro del área sin oposición tras un resbalón de Busquets. Un ligero susto que no disminuyó la sensación de algarabía de la parroquia local. La imagen fue de las mejores que se recuerdan en meses. Pero en siete días, el pasivo Nápoles de hoy buscará que sea un espejismo en una vuelta abierta que se cerrará en el Estadio Diego Armando Maradona.

. Ficha técnica:

1 - Barcelona: Ter Stegen; Mingueza (Dest, min.81), Piqué, Eric Garcia, Jordi Alba; Nico (Gavi, min.65), Frenkie de Jong (Busquets, min.65), Pedri; Adama (Dembélé, min.65), Aubameyang (Luuk de Jong, min.85) y Ferran Torres.

1 - Nápoles: Meret; Di Lorenzo, Rrahmani, Koulibaly, Juan Jesús; Anguissa (Malcuit, min.85), Fabián Ruiz, Elmas (Mario Rui, min.85), Zielinski (Demme, min.79); Insigne (Ounas, min.72) y Osimhen (Mertens, min.79).

Goles: 0-1, min.29: Zielinski. 1-1, min.59: Ferran Torres, de penalti

Árbitro: Istvan Kovacs (Rumanía). Amonestó a Anguissa (min.39), Fabián Ruiz (min.70) por parte del Nápoles; a Dembélé (min.90), por parte del Barcelona. .

Incidencias: partido de los dieciseisavos de final de la Liga Europa disputado en el Camp Nou ante 73.525 espectadores. Antes del partido se desplegó un ‘tifo’ en una de las gradas del Camp Nou con el mensaje ‘Juntos somos imparables’.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios