www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

¿Por qué Haaland y el Real Madrid no han querido juntar sus caminos?

¿Por qué Haaland y el Real Madrid no han querido juntar sus caminos?
Ampliar
lunes 16 de mayo de 2022, 12:19h
El delantero noruego se ha convertido en el fichaje estrella de Guardiola en el City.

Erling Haaland se ha despedido este fin de semana de la afición de Borussia Dortmund. Lo ha hecho anotando su último gol con el club renano, al que ya había colocado en la próxima edición de la Liga de Campeones. Dio su último adiós al Signal Iduna Park como tercer máximo gol de la Bundesliga -22 dianas, por detrás de Patrick Schick y de Robert Lewandowski- y como fenómeno absoluto del fútbol europeo. En su estancia en Alemania ha marcado 86 goles y repartido 23 asistencias en los 88 partidos que ha disputado.

Esa es su espectacular hoja de servicios y la carta de presentación que ha terminado de convencer a un Manchester City que le seguía desde que diera el salto a la élite del balompié noruego, cuando recaló en Molde. Allí firmó 20 tantos en temporada y media, irrupción que le llevó al Salzburgo. Los británicos le tomaron la matrícula también en Austria, lugar en el que confirmó los presagios que lanzaba su padre, Alf-Inge Haaland, exjugador 'Citizen'. Acumuló un total de 29 goles y siete asistencias en 27 partidos. Una barbaridad que le catapultó hacia la Bundesliga y constató su potencial a los ojos de, entre otros, el agente Mino Raiola.

Tras años de complicadas negociaciones, el club alimentado por los petrodólares le ha convencido para que compita del lado de Pep Guardiola. El técnico catalán al fin ha encontrado el delantero centro goleador que trató de conseguir a toda costa con Harry Kane el pasado verano. Ahora le queda el arduo trabajo de amoldarse a jugar con un futbolista que necesita de centros para lucir, tras años diseñando y perfeccionando esquemas sin atacantes posicionales que premiasen la movilidad de su pléyade de mediapuntas -Kevin De Bruyne, Ryad Mahrez, Phil Foden, Jack Grealish, Bernardo Silva...-.

Ese es el desafío que le queda a Guardiola y a Erling, en su caso, se le presenta el intento de reivindicación en la Premier League, la competición de ritmo más rápido del planeta. Sus grandes actuaciones en la Liga de Campeones (23 dianas en 19 partidos jugados) le avalan, pero necesitará de una estupenda capacidad de adaptación a la armoniosa paleta ofensiva del City para no desentonar. A sus 21 años y con 1,93 metros de altura, podría suponer un elemento extraño dentro de la afinada orquesta del coloso de Mánchester si no estudia de lo lindo. Bendito problema, en todo caso.

Ahora que han pasado días desde el anuncio oficial del pomposo fichaje, cabe revisar las informaciones que han ido destapándose sobre la ruptura final entre Haaland y el Real Madrid. Para comprender mejor qué les ha separado hasta el punto de que el noruego rompiese su reconocida preferencia por el club de Chamartín en favor de una aventura inglesa que le ha costado a la directiva de Abu Dhabi en torno a 60 millones de euros en concepto de cláusula de rescisión, 30 millones en comisiones -a su padre y a la empresa de Raiola- y 100 millones de euros netos en el salario del futbolista.

Desde el punto de vista del delantero, la negativa al Madrid ha venido cimentada en varios elementos. El primero, que no quería seguir otra temporada en Dortmund de ningún modo. El equipo español y el alemán veían con muy buenos ojos que el noruego siguiera otro año en la Bundesliga para recalar en 2023 en Concha Espina, así los germanos se beneficiaban otro curso de sus goles y los merengues se daban tiempo para realizar una despedida coherente con la dimensión de Benzema -de explosión futbolística presente-. No percibía sitio Erling en la delantera madridista si Karim sigue así y si llega Kylian Mbappé. Tampoco lo hacía el Madrid.

El goleador internacional con Noruega y sus agentes empujaron con fuerza en las negociaciones para que la entidad del Santiago Bernabéu incluyera en el nuevo contrato una cláusula que replicara lo firmado con el Borussia: en el tercer año del acuerdo su cláusula de recisión bajaría considerablemente el valor, facilitándole una salida a otro club. De esta manera, como ha ocurrido para que pudiera fichar por el City a pesar de que su contrato alemán finalizaba en 2024, se cubriría las espaldas si su estancia en España no fructificaba en éxitos, según lo esperado.

Estos dos argumentos, y su amistad personal con Foden, han influido en la negativa del jugador, que sí ha logrado que el City le asegure titularidad absoluta e incluya la mencionada cláusula en el contrato firmado. Esa victoria contractual representa, a su vez, uno de los principales problemas que veía el Madrid en la operación. Porque el campeón de LaLiga baraja más datos de Haaland amén de su currículo goleador.

El delantero por el que también han preguntado Bayern, Barcelona y PSG posee un colorido ramillete de virtudes, como se ve en sus cifras, pero también un defecto muy problemático. A pesar de llevar pocos años de carrera, Haaland se ha lesionado 14 veces. Los problemas musculares le han perseguido con rudeza al tiempo que su fútbol eclosionaba. Y ha sufrido dolencias en el flexor de la cadera, en la rodilla, en los ligamentos o en los músculos abdominales, y ha padecido una rotura de fibras. En esta temporada que termina ha estado 95 días lesionado y se ha perdido 16 encuentros, mientras que en 2020/21 cayó 40 días y no jugó 10 partidos por mala salud.

Semejante inversión conlleva calcular los riesgos y en la cúpula merengue se tienen algunas malas experiencias en este sentido últimamente -Eden Hazard, Gareth Bale o 'Kaka' con algunos ejemplos recientes-. Los informes que ha manejado el club no daban tranquilidad a este respecto y se ha optado por priorizar el momento de Benzema y seguir apostando por el desarrollo de un talento juvenil que les ha llevado a la próxima final de la Champions. Han optado los españoles por no ir a por todas a por Haaland y en cuanto el noruego se ha cerciorado de ello ha firmado por el club británico.

Asimismo, en una liga que sí se toma en serio el Fair Play Financiero le iba a suponer un quebradero de cabeza considerable a los contable madridistas cuadrar las cuentas si el club afrontaba un gasto de esta magnitud además de poner el lazo a Mbappè y a los nombres que están sonando -Antonio Rüdiger ya habría pasado reconocimiento médico y la puja por Aurelien Tchouameni se está acelerando en Mónaco-. Eso y las desorbitadas comisiones que exigen los representantes del noruego han terminado por decantar la negociación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios