www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Europa League. El Eintracht Frankfurt se proclama campeón en Sevilla

Europa League. El Eintracht Frankfurt se proclama campeón en Sevilla
Ampliar
miércoles 18 de mayo de 2022, 23:54h
La tanda de penaltis protagonizó una final peleada pero poco brillante. El Rangers supo sobrevivir pero le faltó remate. Santos Borré, el mejor.

El Eintracht de Fráncfort se coronó este miércoles en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán de Sevilla. Se proclamó campeón de la Europa League, el segundo título continental de su historia -tras la consecución de la Copa de la UEFA en 1980. Derrotó al Rangers en una final muy sudada e igualada, que se resolvió en la tanda de penaltis tras el 1-1 con el que se cerró el tiempo reglamentario. Rafael Santos Borré se subrayó como el gran protagonista, al haber marcado la igualada y anotado el lanzamiento decisivo.

El equipo entrenado por Oliver Glasner hizo bueno el favoritismo con el que se presentó en este evento. Tras dar la sorpresa de la competición al eliminar al Barcelona de Xavi en el Camp Nou, los germanos tumbaron al West Ham en semifinales y quisieron asumir el control en el encuentro de esta fecha. Con su gusto por la pelota, la elaboración eléctrica y el juego combinativo veloz, trataton de hacerse con la posesión de inmediato. Y salieron al partido mejor que el esquema de Glasgow, dirigido por Gio Van Bronckhorst.

Con celeridad amenazaron al meta Allan McGregor, casi siempre apoyados en el desequilibrio que aportan sus extremos Filip Kostic y Knauff. Antes del cuarto de hora Kamada, Knauff y Sow ya habían probado al arquero escocés. En ese lapso mostraron los alemanes toda su fluidez en el juego asociativo y le tocó aguantar el ímpetu ajeno a los británicos, que tardaron en ganar sensaciones y que sufrieron un rendimiento por debajo de lo esperado de su gran referente, el carrilero James Tavernier. Pero sobrevivieron.

A los 26 minutos el Rangers avisó por vez primera al portero Kevin Trapp, con un buen chut del delantero nigeriano Joe Aribo. Poco a poco fueron empatando el derroche físico y la intensidad de sus contrincantes, para discutir algo más un mandato del Eintracht que perdió ardor ofensivo. Antes del descanso no se registrarían más intentos peligrosos que el de Kostic, demasiado cruzado, y el testarazo de John Lundstram que Trapp envió a saque de esquina.

Volvió a acelerar el sistema de Glasner en la reanudación, sabedor de su superioridad técnica. De nuevo se multiplicaría el trabajo de McGregor, con el mejor ejemplo en el tiro de Jesper Lindstrom que casi se cuela, de no ser por el despeje providencial de un zaguero escocés. Sin embargo, en esa ocasión duró menos el acoso germano y la delegación de Glasgow se desató, con garra y orgullo, para imponer el pelaje físico. Y marcar en el minuto 57, al embocar Aribo un fallo garrafal del central Tuta, que se resbaló en el peor momento y regaló al atacante africano un mano a mano con Trapp que no fallaría.

Comenzó entonces una contrarreloj para el Eintracht. Elevaría como reacción su ambición, con Kostic, Kamada y compañía afilando más sus pases. Y en esas el extremo balcánico emitió un centro tenso y raso desde el córner, dudó la zaga escocesa y Rafael Santos Borré exhibió inteligencia para adelantarse y empatar -minuto 69-. Y con 1-1 los técnicos movieron sus piezas, aunque le faltaría a todos claridad en la construcción y precisión en los metros finales. En un ajedrez de gran exigencia física sólo el regateador Kent y Kostic se rebelaron. No fue suficiente: hubo prórroga.

En el tiempo extra se vivieron dos partes diferenciadas. En la primera brotaron las ocasiones, con Santos Borré, Hrustic, Jakic y Barisic probando suerte sin éxito; en la segunda se acabó la valentía y los intentos se redujeron y apuntaron al área de Trapp, quien salvó a los suyos al repeler un remate de Kent desde el área pequeña. Tavernier bajó el telón con un lanzamiento de falta desde la frontal que detuvo el meta alemán, así que se declaró necesaria la tanda de penaltis. Y ahí, todos fueron aciertos salvo en el caso de Aaron Ramsey. Santos Borré marcaría el suyo y dio la gloria sevillana a su equipo. Tras 42 años de espera.

- Ficha técnica:

1 - Eintracht Fráncfort: Trapp; Tuta (Hasebe, m.58), Touré, N'Dicka (Lenz, m.100); Knauff, Sow (Hrustic, m.105), Rode (Jakic, m.89), Kostic; Lindström (Hauge, m.71), Kamada; Borré.

1 - Rangers: McGregor; Tavernier, Goldson, Bassey, Barisic (Roofe, m.117); Jack (Davis, m.74), Lundstram; Wright (Sakala, m.74) (Ramsey, m.117), Kamara (Arfield, m.91), Kent; Aribo (Sands, m.101).

Goles: 0-1, M.57: Aribo. 1-1, M.69: Borré.

Tanda de penaltis: 0-1, Tavernier. 1-1, Lenz. 1-2, Davis. 2-2, Hrustic. 2-3, Arfield. 3-3, Kamada. 3-3, Ramsey (para Trapp). 4-3, Kostic. 4-4, Roofe. 5-4, Rafael Borré.

Árbitro: Slavko Vincic (Eslovenia). Amonestó por parte del Rangers a Aribo (m.62) y Wright (m.73).

Estadio: final de la Liga Europa disputada en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán de Sevilla ante 40.000 espectadores, que llenaron los graderíos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios