www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

El gran fracaso de Sánchez en el Congreso de los Diputados

EL IMPARCIAL
jueves 26 de mayo de 2022, 12:32h

Pocas veces, el Congreso de los Diputados ha vivido un esperpento parecido. Pedro Sánchez comparecía por la petición de ERC y Bildu para explicar quién y por qué había espiado a los dirigentes de la Generalidad. Pero el presidente del Gobierno no ha aportado un solo dato. Ha despreciado su obligación parlamentaria y democrática de aclarar lo sucedido. En lugar de ello, ha dedicado la mitad de su discurso a denigrar al PP con un demagógico relato del listado prehistórico de sus casos de corrupción. Y buena parte del resto del tiempo, se ha centrado en pedir perdón e implorar a los separatistas catalanes volver al “diálogo”. Pero de Pegasus, ni palabra. Tampoco ha aportado un solo dato sobre el pinchazo a su teléfono y al de la ministra de Densa ni sobre el supuesto “origen externo”. Y el presidente estaba obligado a explicar quién y por qué quería espiarlo.

Pedro Sánchez está en una encrucijada y ha intentado salir a patadas. Porque no quiere reconocer que, supuestamente, espió a Aragonés y a otros dirigentes secesionistas por estar organizando el terrorismo callejero de los CDR y preparando otro intento de golpe de Estado. Dos razones más que suficientes para que la inteligencia española siguiera los pasos de los organizadores de otra declaración de independencia en el Parlamento catalán. Pero Pedro Sánchez no puede admitir su presunta participación en el espionaje. Porque, de hacerlo, sus socios salen despavoridos y no vuelven a votar a favor del Gobierno. Y si dijera, como parece intentar, que la única responsable es la exdirectora del CNI hace el ridículo y queda en evidencia por desconocer una operación de esta envergadura y haber sido burlado por sus propios servicios secretos.

De ahí la burda treta de Pedro Sánchez de lanzar espesas cortinas de humo en el Hemiciclo al dedicar más de la mitad de la intervención en descuartizar al PP y, luego, ofrecer cariño, diálogo y sumisión a sus siniestros socios. Pero le ha salido mal la jugada. Porque hasta ERC ha echado en cara a Sánchez su burda maniobra de desviar la atención. Rufián le ha exigido explicaciones, pues no ha dado una sola. Pero también se ha burlado del presidente por “espiar a ERC cuando estaba negociando con su partido un pacto de legislatura”.

Pedro Sánchez atraviesa su peor momento como presidente del Gobierno, lo que se refleja en las encuestas independientes, pues todas vaticinan una victoria del PP en unas hipotéticas elecciones generales. Y ni su maquinaria mediática puede disimular los fracasos del Gobierno en materia económica, la guerra abierta con su socio de coalición y, ahora, la indignación de los aliados separatistas por haber sido espiados y no recibir una sola explicación. Pues, ése y no otro, era el motivo de su comparecencia en el Congreso. Pedro Sánchez se ha burlado más que nunca del Parlamento. Lo utiliza como el escenario de un mitin para arrogarse unos inexistentes éxitos en su gestión, intentar aplacar la supuesta victoria del PP y, de paso, para estrechar lazos con sus aliados. Porque no quiere aguantar el resto de legislatura a la intemperie. Con sus socios de coalición en pié de guerra y con sus mejores socios de legislatura en debandada. Pero ha fracasado con su burda maniobra. No ha logrado recuperar el diálogo ni el cariño de ERC. Y menos, sus escaños. Ni siquiera después de que en el Parlament, el PSC votara a favor de los separatistas para arrinconar el castellano en las aulas catalanas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (12)    No(0)

+
0 comentarios