www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SONDEOS ELECTORALES

Todas las encuestas independientes vaticinan la victoria del PP en unas elecciones generales

El nuevo presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, este sábado en el Congreso Nacional del partido.
Ampliar
El nuevo presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, este sábado en el Congreso Nacional del partido. (Foto: EFE)
EL IMPARCIAL
sábado 28 de mayo de 2022, 09:02h

Según la mayoría de sondeos, necesitaría el apoyo de Vox para gobernar.

El Partido Popular ha vivido un mes de mayo de dulce en lo que se refiere al cálculo demoscópico. Todas las encuestas vaticinan una victoria de Alberto Núñez Feijóo en unas elecciones generales, aunque la mayoría muestra también que necesitaría el apoyo de vox para gobernar.

Comenzaba el mes de mayo con una encuesta de 40db para El País y la Cadena SER, publicada en este diario el día 3. Las conclusiones del sondeo eran que el Partido Popular igualaba al PSOE y se frenaba el crecimiento de Vox. La suma de PP, Vox y los regionalistas navarros reuniría 174 escaños, según el cálculo promedio del trabajo de la casa demoscópica, a los que se le podrían sumar otros dos de Ciudadanos. Si se toma la parte alta de las horquillas de reparto de diputados, los dos partidos de la derecha conquistarían una confortable mayoría absoluta.

El sondeo mostraba un empate técnico, con los socialistas ligeramente por delante en votos (26,2% frente a 25,8%), aunque los populares de Alberto Núñez Feijóo los aventajarían en diputados (108 a 106). Por su parte, Unidas Podemos se dejaba dos puntos en estimación de voto, según esta encuesta y apenas rebasaría el 10% de los sufragios. Vox recibiría el 18% de los votos, cuatro puntos más que en 2019, y escalaría de 52 a 66 escaños.

Con posterioridad, el 9 de mayo publicaba El Español una encuesta realizada por Sociométrica, que daba un sorpasso de Feijóo a Sánchez en escaños. En concreto, daba al PSOE el 25,3% de los votos, con 101 escaños, mientras que al PP le daba el 25% de los sufragios y 102 escaños, uno más que los socialistas.

A continuación se situaba Vox, con 19,1% de los votos y 68 escaños, y Unidas Podemos con el 11,3% del voto y 29 escaños.

El 19 de mayo, el diario 20 minutos publicaba una encuesta de DYM que mostraba que el PP ganaría las elecciones generales con un 28,4% de los votos y entre 118 y 121 escaños, lo cual, sumado a los entre 53 y 57 que obtendría Vox (con un 16% de las papeletas), le permitiría alcanzar 178 actas, dos por encima de la mayoría absoluta.

El PSOE sería la segunda fuerza con un 26,3% de los sufragios y de 103 a 108 diputados, mientras Unidas Podemos quedaría en cuarto lugar con el 11,5% de los votos y entre 24 y 27 parlamentarios.

El CIS de Tezanos

El 21 de mayo se confirmaban los augurios, incluso en el muy polémico barómetro del CIS, cuya credibilidad ha quedo en entre dicho desde que preside la casa de análisis José Félix Tezanos, un puesto de confianza del Gobierno de Sánchez.

El barómetro indicaba que la fidelidad de voto del PSOE se tambalea y ha caído casi diez puntos en solo tres meses, según el CIS. Si en marzo el 73 por ciento de los que votaron a los socialistas en las últimas elecciones aseguró que volvería a elegir la papeleta del PSOE, en mayo ese porcentaje había caído al 63,8 por ciento.

Las últimas encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) arrojan una fuga sostenida de los antiguos votantes socialistas en un contexto político de desgaste del Gobierno de Pedro Sánchez que coincide además con la llegada de Alberto Núñez Feijóo al liderazgo del PP.

De hecho, la estimación de voto del barómetro de mayo es prácticamente de empate técnico entre el PSOE y el PP. El CIS calcula un 30,3 por ciento de los votos para el PSOE y un 28,7 por ciento para el PP.

Una diferencia que, si se tiene en cuenta el margen teórico de error que reconoce el propio instituto que dirige José Félix Tezanos del más/menos 1,5 por ciento, refleja una igualdad de facto entre los dos principales partidos.

Empate que se confirma en el voto directo, es decir, sin la "cocina" del CIS, con un 20,8 por ciento para ambas formaciones.

Es aquí, en el voto directo, es decir cuando se pregunta a los ciudadanos por qué partido votarían si hoy se celebraran elecciones, cuando la huida del votante socialista y el retorno al PP es aún más patente.

Mientras en el PSOE ven cómo pierden diez puntos de sus antiguos votantes, en el PP observan justamente la contrario, el regreso de quienes le fueron abandonando en los últimos años.

De hecho, el PP ya es el partido con mayor fidelidad de voto de todo el espectro político, incluso por delante de Vox, que solía estar en cabeza.

En la encuesta de marzo, un 71,8 por ciento de los votantes que votó a Pablo Casado en noviembre de 2019 aseguró que repetiría por el PP, porcentaje que ha subido al 80 por ciento en mayo, ya con Feijóo ocupando despacho en la sede Génova.

Pese a la amenaza de Vox a su derecha, solo un 8 por ciento de sus votantes optaría ahora por el partido de Santiago Abascal, y apenas un 0,8 por ciento por el PSOE.

Por contra, sí se observa un importante trasvase de votos desde Vox al PP, del 14,8 por ciento e, incluso del PSOE hacia los 'populares' del 5,6 por ciento.

Todo ello sin contar con la fuga masiva desde Ciudadanos. Casi la mitad de los antiguos votantes del partido de Inés Arrimadas votarían ahora por Feijóo y solo un 13,3 por ciento repetirían por el partido naranja, confirmando así su imparable declive.

A pesar de la importante fuga desde Vox al PP, el partido de Abascal mantiene un votante fiel -un 77,7 por ciento repetirá papeleta- y con el mayor número de seguidores con el voto ya decidido.

Vox tiene el porcentaje más bajo de indecisos entre las principales formaciones, de solo el 3,7 por ciento.

Justo lo contrario de lo que le ocurre a Unidas Podemos, que recibe malos presagios en este último barómetro en medio del proceso de "escucha" de la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, para articular una nueva propuesta política a la izquierda del PSOE.

Apenas la mitad de sus antiguos votantes, un 53 por ciento, dice que repetirá la papeleta morada y un 16,8 por ciento optará por la del PSOE. Un nada despreciable 10,7 por ciento no lo tiene decidido todavía.

Más allá de las preferencias de voto, la opinión que tienen los ciudadanos de los diferentes líderes políticos también refleja un cierto cambio de ciclo.

Pedro Sánchez obtiene un 4,28 y solo aprueba entre los votantes del Gobierno de coalición, con una nota de 6,29 entre los socialistas y un 5,67 para los de Unidas Podemos.

Feijóo tampoco aprueba entre el conjunto de votantes, aunque saca mejor nota que Sánchez, con un 4,66 sobre diez.

Entre los votantes del PP, Feijóo saca mucha mejor nota que Sánchez entre los socialistas, un 7,02, y también obtiene un aprobado entre los votantes de Vox, con un 5,66 sobre diez.

Yolanda Díaz es la única que llega al aprobado entre el conjunto de los ciudadanos, con un cinco raspado, un 5,05 sobre diez, nota que se dispara al 7,45 para los que eligieron la papeleta de Unidas Podemos en las pasadas elecciones generales.

Encuestas recientes

Las encuestas más recientes confirman la tendencia. La llegada de Alberto Núñez Feijóo a la Presidencia del PP sigue sumando apoyos hasta situar al partido al borde del 30 por ciento de los votos, con lo que aumenta en 3,5 puntos su ventaja con respecto al PSOE, que se deja cinco puntos en dos meses.

Así lo recogía la encuesta de Simple Lógica para elDiario.es, elaborada entre el 3 y el 11 de mayo con una muestra de 1.049 entrevistas, que indica que si ahora se celebrasen elecciones generales, el PP obtendría el 29,2 % de los votos, por encima del 21,2 % que cosechó Pablo Casado como cabeza de lista de los populares en noviembre de 2019.

El PSOE se quedaría con un 25,7 % de los votos, por debajo del resultado de los comicios del 10N, que fue del 28 por ciento, un caída que también afecta a los socios de coalición.

Podemos vuelve a bajar hasta el 10,4 %, después de haber subido un punto en abril que ahora ha perdido de nuevo y a más de dos puntos de su resultado de noviembre de 2019, cuando sumó el 12,8 % de los votos.

Por su parte, Vox consigue recuperarse en este último sondeo con una estimación de voto del 18,3 %, después de dos meses de bajada, mientras que Ciudadanos sigue incapaz de superar la barrera del 3 % al situarse en una intención de voto del 2,8 % y Más País se queda con un 2,4 %.

También daba la vitoria al PP la encuesta de Celeste-Tel que ofrecía Onda Cero y que mostraba que, de celebrarse unas elecciones generales, el Partido Popular sería el partido más votado con el 26,9% de los votos y 109 escaños en el Congreso de los Diputados, por delante del PSOE, que llegaría hasta los 104 diputados y el 26,3% de los votos.

Vox seguría creciendo, consolidada como tercera fuerza política en España, y alcanzaría 63 diputados frente a los 52 actuales. En cuanto a Podemos, se quedaría en los 24 diputados.

El sondeo más reciente es el elaborado por IMOP para El Confidencial. Muestra que el PP ganaría las elecciones con el 26% del voto y 106 diputados, uno más que en el sondeo publicado por el mismo medio y elaborado por la misma casa demoscópica apenas dos semanas antes.

El partido de Feijóo se beneficia así de la caída del PSOE, que mantiene la misma trayectoria descendente que muestran la mayoría de las encuestas. Se queda en el 25,5% y obtendría 103 escaños.

En tercera posición estaría Vox, que gana cinco décimas con respecto al pasado sondeo de IMOP y está ya en el 20,3%, con 71 escaños, por lo que la suma entre PP y Vox lograría una holgada mayoría absoluta con 177 diputados, que ascenderían a 178 con el que la encuesta le otorga a Navarra Suma.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
2 comentarios