www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ensayo

Mason W. Watson: El conflicto con el ISIS

domingo 19 de junio de 2022, 22:31h
Mason W. Watson: El conflicto con el ISIS

HRM Ediciones. Zaragoza, 2022. 103 páginas. 12,95 €.

Por Alfredo Crespo Alcázar

En El conflicto con el ISIS. Operación Inherent Resolve. Junio 2014-Enero 2020, Mason Watson relata de forma pormenorizada la derrota militar sufrida por el ISIS (Estado Islámico), diseccionando la participación destacada de Estados Unidos en esta compleja empresa. Daesh se convirtió en la gran amenaza para la estabilidad regional de Oriente Medio y para la seguridad global a partir de 2012, por ello cobra valor la caracterización que de aquél hace el autor en las primeras páginas del libro, diseccionando las razones y el contexto en el que irrumpió.

Con relación a las primeras, la retirada de Estados Unidos de Irak durante la presidencia de Barack Obama, influyó a la hora de impulsar a una organización terrorista que venía actuando desde tiempo atrás con el nombre de Al Qaeda en Irak (AQI): “para la administración Obama, la retirada en 2011 había sido un logro clave en política exterior, que marcaba el final de una guerra larga, sangrienta e impopular” (págs. 24-25). En efecto, desde la perspectiva norteamericana, compartida por el gobierno de al-Maliki, las fuerzas armadas iraquíes se hallaban suficientemente preparadas para garantizar la seguridad del país.

Sin embargo, esta última apreciación no era refrendada por la realidad, como demostró la facilidad con la que el ISIS derrotó al ejército iraquí sucesivas veces a partir de 2011. Asimismo, el otro gran factor a tener en cuenta lo hallamos en el desarrollo de la guerra civil siria, que convirtió a este país en un Estado fallido o cuasi fallido que vio cómo gran parte de su territorio fue ocupado por el “Estado Islámico”, imponiendo su proyecto totalitario de organización político-religioso por la fuerza.

La estrategia seguida primero por Obama y posteriormente por Donald Trump para derrotar al ISIS partió de una premisa innegociable: el apoyo norteamericano en ningún caso consistiría en enviar tropas a los combates terrestres. La finalidad era clara: limitar las bajas propias y reducir el coste económico de las operaciones. Así, en 2014 se produjo el regreso de Estados Unidos a Irak con la meta de acabar con una organización, el ISIS, cuya ideología también inspiraba la comisión de atentados en el mundo occidental, como constataron los cometidos en París, Bruselas, San Bernardino o Barcelona.

Por tanto, aún con una cierta lentitud, Estados Unidos fue percibiendo la letalidad del ISIS, rasgo que también se puede aplicar a sus socios europeos. En lo relativo a la respuesta, la administración Obama fue consciente de que la derrota exigiría un esfuerzo mayúsculo, vertebrado alrededor de una serie de ejes: intensificar los ataques aéreos, aumentar el apoyo a la formación del ejército iraquí, incrementar la ayuda humanitaria y las operaciones antiterroristas.

Los bombardeos provocaron que el ISIS perdiera efectivos de forma cada vez más acelerada, sin olvidar otra repercusión de máxima trascendencia: la eliminación de sus rutas para el contrabando. Aún con ello, la destrucción del entramado económico del “califato” no fue total en un principio, puesto que aquél obtenía buena parte de sus ingresos a través de la extorsión. Pese a este hándicap, un hecho sí se reflejó: ISIS era vencible y la sucesión de victorias clave, como la recuperación de Tikrit o Mosul, se mantuvo.

En 2018 el control territorial del grupo terrorista era mínimo y con unos niveles de violencia menores a los que se observaban en Siria, pudiendo Irak celebrar elecciones, algo que no hacía desde 2014. Sin restar importancia a la expulsión del Daesh de Irak, el lector en ningún caso puede asociar la misma con una victoria total sobre el terrorismo, en tanto en cuanto muchos de los yihadistas que integraron el Estado Islámico se han ubicado en los últimos tiempos en enclaves regionales, como Sahel, llevando a cabo una reorganización estratégica con los riesgos que ello implica para la seguridad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios