www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

El Gobierno de Francia asume su culpa en el caos de la final de Champions...un mes después

El Gobierno de Francia asume su culpa en el caos de la final de Champions...un mes después
Ampliar
martes 28 de junio de 2022, 18:07h
Ante la violencia y los robos denunciados por aficionados en Saint Denis.

El pasado 28 de mayo el Real Madrid ganó la Decimocuarta en París. Lo hizo ante un gran Liverpool y coronando una edición de la Liga de Campeones irrepetible. Pero, también, lo consiguió en medio de un ambiente sobrevenido en el estadio Stade France. Un contexto que provocó que la final de la Copa de Europa se tuviera que retrasar más de media hora porque algunos aficionados (del club inglés) estaban retenidos en los tornos de acceso al descubrirse que sus entradas eran falsas. La Policía de Francia se empleó con dureza contra masas de hinchas ingleses, llegando a usar gases que provocaron problemas visuales y respiratorios en los ciudadanos allí agolpados.

Esa es la versión del problema que difundió la UEFA. Una versión que fue secundada por las autoridades galas y parisinas. Esa información llegó también a los vestuarios, pues los futbolistas padecieron una preocupación creciente por los familiares y amigos que iban a ver el partido en las tribunas. En esa atmósfera se jugó un encuentro que dio lustre al equipo español y puso en valor su capacidad de sufrimiento sobre el césped. Thibaut Courtois, Vinicius, Karim Benzema o Carlo Ancelotti salieron aclamados del evento.

Sin embargo, la felicidad de la delegación madridista no era completa. Dani Carvajal, que cuajó una actuación excepcional, aportó luz ante el sabor agridulce visto en la celebración del triunfo. Habló claro y explicó que sus familiares habían pasado verdadero miedo a la hora de entrar al estadio. Eso mismo aseguró el bando perdedor. El lateral izquierdo del Liverpool, Andy Robertson, afirmó ante la prensa que algunos de seres queridos desplazados al estadio habían sido atacados por delincuentes en los aledaños del recinto.

En ese momento, UEFA decidió calmar los ánimos mientras que las autoridades francesas acusaron directamente de todo a los hinchas del Liverpool. Y el Gobierno de Emmanuel Macron ha mantenido ese argumentario hasta la cerrazón, a pesar de las evidencias que señalan que del barrio de Saint Denis, donde está sito el estadio, emanaron bandas de atracadores que se fueron sin piedad contra los aficionados que sacaron una entrada para vivir un día de fiesta en París. Los testimonios de esos 'turistas deportivos' que fueron víctimas de robos o agresiones se han amontonado desde entonces.

Y este martes, un mes después de la final, el Elíseo ha dado su brazo a torcer. Ha sido la última corporación en reconocer los hechos, cuando Real Madrid, Liverpool y el Ejecutivo británico ya habían presentado quejas formales ante las reclamaciones que le trasladaban sus socios. En esta fecha ha tomado la palabra el portavoz del Gobierno galo en este entuerto. El ministro de Interior, Gérald Darmanin, ha tomado la palabra y ha admitido que el protocolo policial no casó con la exigencia de seguridad que demandaba el evento.

Ha pedido perdón a "todos los que sufrieron esa mala gestión”. Ante las cámaras de la RTL ha tildado de "fracaso" lo ocurrido esa noche. Incluso la Policía de París se les ha adelantado en la petición de disculpas, así que el que ministro ha remarcado esto: "¿Se podría haber gestionado mejor el Stade de France? La respuesta es sí. ¿Tengo una parte de responsabilidad? La respuesta es sí". Él mismo ha sido el que más ha hecho hincapié estas semanas en culpas a los hooligans de Liverpool del desbarajuste en Sant Denis. Y ha reconocido que esa noche falló "esencialmente" la lucha contra la delincuencia en ese barrio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios