www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CEUTA Y MELILLA SIN LA DEBIDA PROTECCIÓN

viernes 01 de julio de 2022, 13:06h
La cumbre de la OTAN no ha querido pronunciarse sobre la realidad de dos ciudades, españolas desde hace 500 años...

La cumbre de la OTAN no ha querido pronunciarse sobre la realidad de dos ciudades, españolas desde hace 500 años, situadas en el entorno marroquí. Una lástima. Se hubiera redondeado el éxito de la cumbre celebrada en Madrid. El secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, ha sido claro: en caso de conflicto, la respuesta de la OTAN podría producirse, pero “sería una decisión política”.

En alianza con Estados Unidos, que influye decisivamente sobre Marruecos, España puede permanecer tranquila, pero no está de más el refuerzo militar de ambas ciudades y la vigilancia experta para que las propiedades de todo tipo de Ceuta y Melilla no puedan ser compradas por agentes del Gobierno marroquí. Buena vecindad, sí. Pero actuar como pardillos constituiría un deleznable error.

Ceuta y Melilla son España, tres siglos largos antes de que Marruecos se constituyera en Estado independiente. Esa es la realidad histórica que debió reconocer la OTAN y que no lo ha hecho. Anticipé yo en esta sección el recuerdo a los artículos 5º y 6º del Tratado de la Alianza Atlántica de 4 de abril de 1949. En el segundo de esos dos artículos se especifican las islas y territorios a defender por la OTAN. Y Ceuta y Melilla no figuran en ellos. Esta circunstancia no empobrece el éxito de la cumbre otánica en Madrid. Desde hace 73 años, los países que integran la OTAN han mantenido la misma posición. Y no será fácil cambiarla, lo que significa que España debe establecer una política muy seria sobre Ceuta y Melilla, dedicando a su españolidad los presupuestos que se consideren convenientes. Se trata de prever, no de curar; de garantizar la paz, para alejar las sombras de la ocupación y la guerra.