www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

"O SE ES LEAL A LA CONSTITUCIÓN O SE ES LEAL A BILDU"

miércoles 06 de julio de 2022, 13:09h
Felipe González es el gran hombre de Estado del siglo XX, como Cánovas del Castillo...

Felipe González es el gran hombre de Estado del siglo XX, como Cánovas del Castillo lo fue del XIX. Ascendió al poder de forma arrolladores con 202 diputados. Se mantuvo fiel a la Constitución. Mantuvo con el Rey Juan Carlos I una excelente relación. Modernizó varias instituciones españolas, protegió la Justicia social, se entendió con la Iglesia Católica y contribuyó a robustecer la imagen de España, situando a la nación en un primer plano internacional. Tuvo defectos, como los tenemos todos, y el principal se deriva del excesivo tiempo que se mantuvo en el poder. Si la Constitución española hubiera establecido, como estaba previsto, la limitación a ocho años de estancia en la presidencia del Gobierno y en las Comunidades Autónomas, el expresidente habría pasado a la historia sin las manchas de sus dos últimos años de gestión.

Y bien. Felipe González ha reaccionado ante la tropelía de Pedro Sánchez, que se ha entendido con Bildu para la ley de Memoria Democrática. El expresidente ha declarado, cruzando el rostro del presidente del Gobierno: “No me suena bien”. A lo que José María Aznar ha añadido: “O se es leal a la Constitución o se es leal a Bildu”. Pedro Sánchez solo es leal a su permanencia en el poder y si los herederos del terrorismo etarra le son necesarios, cae de hinojos ante ellos sin el menor remilgo. Entregar a los sucesores de ETA el relato histórico de la Transición es un inmenso error. Lo que socialistas, comunistas, liberales, conservadores y demócrata-cristianos hicieron entre 1975 y 1983 constituye una de las máximas proezas de la Historia de España. Se consiguió trasvasar a la nación, sin traumas ni violencias, desde una dictadura de 40 años a una democracia pluralista plena. Los autores del milagro político se enfrentaron con la desaforada actuación criminal del terrorismo de ETA.

Y resulta que ahora quienes han decidido que el franquismo se prolongó hasta 1983 -Felipe González incluido- y los que van a escribir el relato de la Transición son los herederos de los asesinos de ETA. Así lo ha decidido Pedro Sánchez para que Bildu le mantenga unos meses más en su poltrona monclovita.