www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

¿Plantará cara Lastra a Sánchez?

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
martes 19 de julio de 2022, 19:33h

La pregunta es muy sencilla: ¿A cuántas mujeres conocen ustedes que hayan dejado su trabajo o dimitido de su cargo porque se han quedado embarazadas? Lo normal es coger una baja maternal y después reincorporarse al puesto. Es lo que hacen todos los días los miles de mujeres que, como consecuencia del ritmo de vida actual y la costumbre social de retrasar la maternidad, se ven en la necesidad de conciliar durante unos meses el estado de gestación, incluso si es de riesgo, con su profesión.

Suena, pues, a excusa de mal pagador argumentar un embarazo complicado que requiere reposo para dimitir, nada menos, que del cargo de vicesecretaria general de un partido tan importante en España como es el PSOE. No se lo han creído ni en el propio partido, que, por otra parte, son los que mejor saben lo que se cuece internamente en la calle Ferraz de Madrid.

Éstos mismos son los que se han encargado de hacer saber -habría que ver si por orden de alguno- que el puesto de Adriana Lastra estaba muy cuestionado después del desastre en Andalucía, pero, especialmente, por sus continuos “enganchones” con el responsable de Organización Santos Cerdán, muy afín al jefe del Ejecutivo.

En la vida, y en la Política más, necesitamos siempre echar la culpa a alguien cuando algo sale mal o peor de lo esperado. Aunque su misión de cara a la opinión pública siempre fuera ofrecer ruedas de prensa en la que no dejaba de insultar a la oposición, sobre todo al PP, internamente Lastra le ha servido a Pedro Sánchez como cabeza de turco en la debacle electoral andaluza. ¡Qué mala suerte tiene el presidente del Gobierno que con lo eficiente, noble, honesto, trabajador y sincero que es, no le acompaña el equipo!, pensarán uno o dos en el PSOE.

Por eso los cronistas apuntan a que Sánchez aprovechará esta “dimisión inesperada” de Adriana Lastra para hacer cambios… nuevos cambios… más cambios… Y es que, como quien dice, las elecciones de 2023 están a la vuelta de la esquina. Este sí es realmente el problema que tiene el presidente del Gobierno sobre la mesa. Le importa menos cómo suavizar el precio de la cesta de la compra, una inflación que ahoga al ciudadano, cómo bajar el precio de carburantes y energías y demás asuntos que hagan la vida más fácil a los españoles, lo importante es cómo arreglar la cúpula del PSOE para poder presentarse -o no- a unos comicios con las mínimas garantías.

La foto con los incendios, otra pose. Si arde Zamora, qué mala gestión del PP en Castilla y León, pero si arde Extremadura hay que luchar contra el cambio climático. Ahora le toca a Pere Aragonés. El presidente catalán sabe perfectamente que solo se reunirá con Sánchez para hacerse la foto. Si puede ser con un fondo más bonito que la última y con una sonrisa más perfecta, que en la anterior estaba muy serio, mejor.

¿Resultado? Ninguno, ya lo saben. Uno pedirá la independencia y el otro le dirá que sí, que otro día. De esta forma ha sido desde el principio, desde los agradecimientos por los apoyos en la moción de censura que le llevó a la Moncloa. Y así, en modo electoral, contra la oposición y contra sus propios socios de coalición estamos pasando y sufriendo toda la legislatura.

Si hace un año no le tembló el pulso para “deshacerse” de pesos pesados como Carmen Calvo, José Luis Ábalos o Iván Redondo, Adriana Lastra no iba a ser un problema y todos lo sabían. Estaba sentenciada. Nadie hace sombra al líder, nadie discute al líder, nadie pone en duda lo que quiere el líder, que ha ido prescindiendo de todos los que le ayudaron a llegar a donde está. Tan clara estaba la salida de la vicesecretaria general del PSOE que se habla ya de los sustitutos incluso antes de que el embarazo de riesgo obligara a su dimisión irrenunciable. ¿Otra mujer, Antonio Hernando?

Lo que está claro es que hay que ser amigo de Pedro Sánchez para medrar en el PSOE y si no, ya saben todos dónde está la puerta. La dimisión de Adriana Lastra es el último ejemplo de esto. Veremos ahora si la “dimitida” vuelve a su Asturias natal para optar a encabezar las listas de cara a las próximas autonómicas. O si apunta más alto y se ve con fuerzas y capacidad para recoger el sentimiento de decepción de una buena parte de la militancia socialista y planta cara al secretario general del partido presidente del Gobierno.

Javier Cámara

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(0)

+
4 comentarios