www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ensayo

Orlando Figes: Los europeos

domingo 31 de julio de 2022, 19:58h
Orlando Figes: Los europeos

Durante el mes de agosto, Los Lunes de El Imparcial recuperan algunas recientes críticas más leídas de libros destacados.

Traducción de María Serrano. Taurus. Barcelona, 2021. 672 páginas. 27, 90 €. Libro electrónico:12, 99 €. El historiador británico nos ofrece un monumental y ambicioso ensayo sobre la Europa decimonónica que se lee como una apasionante novela. Por Adrián Sanmartín

Colaborador de The New York Review of Books y profesor de Birkbeck College de la Universidad de Londres, el británico nacionalizado alemán por su rechazo al Brexit Orlando Figes (Londres, 1959) es uno de los historiadores y ensayistas más prestigiosos y brillantes de la actualidad y que ha conseguido atraer al gran público a la Historia. Autor de numerosos trabajos sobre la historia de Rusia, que se convirtieron en best sellers y cosecharon numerosos premios, nos ofrece en Los europeos. Tres vidas y el nacimiento de la cultura cosmopolita, quizá su obra más ambiciosa, que se nos brinda en una cuidada edición con espléndidas ilustraciones y un utilísimo índice de nombres y asuntos

El eje de este monumental ensayo viene dado por la investigación sobre la mezzosoprano y compositora Pauline Viardot (París, 1821-1910), de origen español, pues su padre fue el tenor Manuel García. Pauline Viardot fue de las cantantes de ópera más famosas, y valedora de su arte –exigía emolumentos de primera-, encarnando con una refinada técnica y un estilo propio a numerosos personajes del bel canto. Junto a Pauline, nos encontramos con su marido, Louis Vierdot, hispanista francés, experto en arte y traductor -entre otras obras vertió al francés Don Quijote-, y con el escritor ruso Iván Turguénev, quienes formaron un largo y complejo ménage à trois, que fue pasto de los cotilleos de la época, dada la relevancia de sus protagonistas, y que hoy alimentaría las revistas y programas del cuore. A estas tres figuras se refiere el subtítulo del libro, pero no son únicamente estas las que desfilan por sus páginas. Pintores, escritores, músicos…, como Dickens, Victor Hugo, Delacroix, Flaubert, Chopin, Schumann, y Dostoievski –con el que mantuvieron un duro enfrentamiento-, entre otros, son “secundarios” de lujo que contribuyen al magnífico fresco sobre el Viejo Continente decimonónico y su fascinante cultura.

Y fascinante es la manera en la que Figes nos sumerge en ese privilegiado momento de Europa. Ha manejado una profusa documentación, pero logra que ese riguroso apoyo en fuentes primarias y secundarias no entorpezca una muy ágil, y con un toque de buen periodismo, narración. Así, Los europeos se lee como una apasionante novela. Figes borda el ambiente en el que se mueven las gigantescas y carismáticas personalidades que aparecen en el libro, dibujando significativos detalles, escenarios y retratos con mano maestra.

Numerosas y diversas son las cuestiones que se abordan, entrelazadas con el estudio de la alta cultura europea, como la revolución industrial, el ferrocarril que impulso los viajes –los tres fueron grandes viajeros-, el capitalismo, la incipiente teconología…, y la lucha de los artistas por su profesionalización: “La burguesía se identificaba con los intentos del artista de lograr la autonomía profesional y la independencia con respecto tanto del Estado como de la aristocracia”. Y, sobre todo, examina el cosmopolitismo, un factor capital para la potencia cultural europea y el desarrollo en todos los órdenes del Viejo Continente: “Esta cultura internacional desaparecía con el estallido de la Primera Guerra Mundial. Turguénev y los Viardot eran cosmopolitas, miembros de una élite cultural, capaces de vivir en cualquier parte del territorio europeo, siempre que esto no comprometiera sus principios democráticos, sin perder por otra parte ni un ápice de su nacionalidad. En la “civilización europea” encontraron su hogar. La famosa frase de Burke –“Ningún europeo puede ser enteramente un exiliado en ninguna parte de Europa”-, parece hecha a su medida”.

Ahora, cuando Europa se enfrenta a enormes retos, y no solo el de la pandemia, este trabajo de Orlando Figes nos muestra un continente del que sentirnos legítimamente orgullosos. También nos avisa de los peligros de los nacionalismos excluyentes –no es extraña su decidida oposición al Brexit-, y de no valorar como se merece la alta cultura, inmersos en un mundo muchas veces inane y donde parece que todo encierra la misma categoría.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios