www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESTRICCIONES AL USO DEL AGUA

La reserva hídrica, al 39,2 %, veinte puntos menos que hace diez años

Vista del nivel del agua en el embalse de Búbal, en el Pirineo de la provincia de Huesca, este domingo cuando la cuenca del Aragón, con el embalse de Yesa como principal almacenamiento, acaba de entrar en estado de emergencia. Y es que el último trimestre (mayo, junio y julio) ha sido el más seco de toda la serie histórica.
Ampliar
Vista del nivel del agua en el embalse de Búbal, en el Pirineo de la provincia de Huesca, este domingo cuando la cuenca del Aragón, con el embalse de Yesa como principal almacenamiento, acaba de entrar en estado de emergencia. Y es que el último trimestre (mayo, junio y julio) ha sido el más seco de toda la serie histórica. (Foto: Efe / Javier Blasco)
jueves 11 de agosto de 2022, 19:12h
Las altas temperaturas, el incremento de demanda y la falta de lluvias abundantes hasta octubre provocará que la situación vaya a peor.

Los embalses españoles se están secando. Así lo demuestra el boletín semanal del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, que sitúa la reserva hídrica en España en su entrada en agosto al 39,2 por ciento de su capacidad y que lleva bajando desde que comenzó el verano a un ritmo que ha llegado al 1,5 % por semana.

Los datos de este agosto reflejan los peores números desde 1995. La variación porcentual mirando atrás da pie al alarmismo: en la misma fecha, hace un año, la reserva era del 47 %; hace 5, del 52,2 % y hace diez, del 58,7 %. Casi veinte puntos más de diferencia en una década.

Una situación de emergencia en la que se encuentran cuencas como la del Duero y del Ebro. La primera, en un 42,2 % de su capacidad cuando hace un año estaba en el 69,7 %. La segunda ha bajado casi 13 puntos hasta el 51,7. Las cuencas internas de Cataluña, que hace un año contaban con el 79,2 % de su capacidad, están hoy al 42,1 %.

En cuanto a las cifras absolutas más bajas: la cuenca del Guadalquivir se encuentra al 24,2 por ciento de su capacidad; la del Guadiana, al 25,8 %; y la de Guadalete-Barbate, al 27,1.

A la situación, además, solo le queda empeorar. Las altas temperaturas seguirán provocando evaporación y evapotranspiración, la demanda seguirá disparada en plena temporada turística y con aumento de las plantanciones de regadío. Además, la AEMET no espera lluvias abundantes hasta bien entrado octubre.

El pasado invierno llovió menos de lo habitual, un 17 % menos, pero el espejismo de la primavera húmeda, un 12 % de lluvia por encima de la media, llevó al optimismo. Un mayo y junio secos dio el primer aviso de lo que iba a suponer el verano.

La sombra de la pertinaz sequía crece en lugares poco acostumbradas a ella, como Galicia, Navarra y País Vasco, que no están teniendo tantos problemas en embalses como sí en ríos y acuíferos. Medio centenar de municipios gallegos ya están con restricciones de uso horario del agua al estar secándose esas opciones. En Euskadi, la comarca de Busturialdea, de unos 45.000 habitantes, se dispone a recibir el agua a través de un barco cisterna.

Los cortes de suministro por horas se extienden por toda España. Zonas de Andalucía, Extremadura, Castilla y León, Cataluña, Aragón, Navarra, País Vasco, Galicia y Baleares ya los ejercen.

Limitar el uso de agua a nivel agrícola e industrial ya está sobre la mesa en varias comunidades, como Cataluña, que ha anunciado que estudia la medida. En otras, como Andalucía, se toma de manera unilteral: arrancando aguacateros y mangos porque directamente no hay agua con la que regarlos.

Una situación agrícola que llama la atención de Ecologistas en Acción, que considera que la sequía no es tanto una falta de lluvia como sí un exceso de consumo y pone en el punto de mira a los cultivos de regadío.

Según la organización ecologista, el regadío "supone actualmente entre el 85 % y el 93 % del consumo total de agua en nuestro país".

“Ya se riega durante todo el año. Actualmente, en España, el agua se deriva al regadío tan pronto llega a los embalses, que cada vez funcionan menos como almacenes de agua y más como estaciones de transferencia de este recurso”, declara Santiago Martín Barajas, portavoz de Ecologistas en Acción.

Para justificar su postura, la organización pone de ejemplo la Comunidad de Madrid: "Al comparar el nivel de los embalses situados en la Comunidad de Madrid con los del resto del Estado, el nivel de estos se encuentra al 63 %, nada menos que 23 puntos porcentuales por encima de la media del conjunto del país. Ello es debido a que estos embalses, operados por el Canal de Isabel II, se dedican casi exclusivamente al abastecimiento urbano, sin derivar apenas nada de agua al regadío. Sin embargo, en Andalucía, donde la mayor parte del agua se destina al regadío, se encuentran de media ahora por debajo del 30 %".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios