www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

¿Y si para calentar la guerra fría hubiéramos mandado a Marilyn Monroe a Taiwán en vez de a Nancy Pelosi?

jueves 11 de agosto de 2022, 19:39h

“¡Contemplad el rostro de la mujer que hizo zarpar mil barcos!”.

Nos referimos a que esta semana Nancy Pelosi, cuerpo menudo, ojos de búfalo como encastrados en la cara, una luz de malicia iluminando su rostro, pelo perfecto, manos equivocadas y los hombros también en desacuerdo, ella, la Presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU, 82 años largos y lentos como un blues, ella, ella… Ha abierto todas las puertas con pasador de la vida política americana, y (¡qué daño ha hecho Helena de Troya a la inteligencia militar), ha salido de su país así, como enviada por correo por los halcones de la guerra yanqui, rumbo a ese grano en el culo de China que es Taiwán.

¡Qué peligro! ¡Qué cosa!

En efecto Nancy Pelosi, fémina con ganas de guerra como una recién llegada a la discoteca, labios pintados de suficiencia y de poder, se ha ido de paseo por la Isla de Taiwán. Y, claro, ha provocado aún más revuelo bélico que si Marilyn Monroe en persona (Marilyn con toda su rubiez carnal, traumada, sensual y desde luego muy dotada para expresar con credibilidad ante la cámara tanta belleza como vulnerabilidad) pasara allí guardia a la tropa...

Sí, como una Helena de Troya que jugara con fuego a pesar de su artrosis, esta semana Nancy Belosi se ha dado un paseo inoportuno e irresponsable por Formosa, y, para gusto de Charlton Heston, ha desatado los vientos de la guerra.

¿Que por qué esa reacción furibundamente militarizada por parte de la otrora sosegada y budista, confucionista y taoista China?

¿Que por qué de pronto China ha dejado de ser ese exótico y elevado país del que hablan las novelas grandiosas del primer Jesús Ferrero tales como Bélver Yin?

La respuesta hay que buscarla en las visionarias novelas de ciencia ficción prospectiva.

Y es que como para darle la razón a George Orwell y su 1984 y aún más a Philip K. Dick y su ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, el mundo moderno hipertecnificado funciona con microchips.

¡Y los microchips de última generación se hacen en exclusiva en Taiwán!

China a tal efecto dice que Taiwan es suyo, y suyo todo lo que allí se fabrica. Pero Estados Unidos se batiría en duelo por esos microchips, sacrificaría la Estatua de la Libertad por esos microchips, haría presidente a Toro Sentado por esos microchips, nacionalizaría a Mao Tse-Tung por esos microchips, aplicaría forzosamente a Julia Roberts la ley trans por esos microchips. Y es que los microchips lo son todo como bien dicen las novelas cyberpunk de William Gibson (no se pierdan la genial Neuromante). y si no tenemos pan comeremos microchips, moriremos unos tras otros en fila india por esos microchips y todo lo que haga falta para que se diga por fin que desde luego que las novelas distópicas clásicas aciertan tanto como el profeta Jeremías.

Está el mundo coqueteando con la III Guerra Mundial, pero Leticia Savater ha sacado nuevo disco todo entero cantado con voz de imperdible para escroto, así que viva el humor. ¡Camarero, otra caipiriña!

Feliz verano.

http://www.luisartigueescritor.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (15)    No(0)

+
0 comentarios