www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Pedro Sánchez, aterrado de perder su próximo examen parlamentario

EL IMPARCIAL
lunes 15 de agosto de 2022, 08:14h

Pedro Sánchez puede sufrir un duro batacazo si el Congreso tumba el polémico plan de ahorro energético que ha aplicado sin contemplaciones, sin un estudio de sus repercusiones económicas, sin el consenso de las Comunidades y en contra de buena parte de los comerciantes y hosteleros. Aprisa y corriendo, el Consejo de Ministros lo aprobó, el Gobierno lo aplicó y ahora debe pasar un espinoso examen parlamentario.

Los pocos ministros que no se han tomado vacaciones trabajan sin descanso para lograr el apoyo de ERC y el PNV, sus aliados más reacios al plan. Los nacionalistas vascos se burlaron de las "gracietas" del real decreto y los separatistas catalanes declararon que era un fiasco y "una pérdida de tiempo". Pero ya se sabe que, a menudo, el Congreso se convierte en un zoco donde se intercambian votos por prebendas políticas y económicas. Se desconoce todavía qué exigirán Junqueras y Urkullu para poner sus escaños en manos del Gobierno. No se trata, pues, de mejorar el plan energético. Si no, de obtener réditos para el País Vasco y Cataluña.

Ocurre, sin embargo, que en vísperas de las elecciones autonómicas y municipales y con las generales en un horizonte próximo, las exigencias suben. De ahí, que Pedro Sánchez esté dispuesto a todo con tal de no hacer el ridículo. Pues, el posible batacazo parlamentario puede ser el preámbulo de otro aún más contundente si el Tribunal Constitucional lo declara ilegal y "chapucero", según la opinión de los juristas más independientes.

Pedro Sánchez está aterrado de sufrir un duro golpe a la vuelta de sus largas vacaciones. Hasta ahora, ha ido sacando adelante sus decretazos con las vergonzantes cesiones a Bildu al trasladar a los presos etarras más criminales a las cárceles vascas o al eliminar el castellano en las aulas catalanas para complacer a los separatistas. Aún se desconoce, las prebendas que prepara para obtener el apoyo de los escaños de ERC y el PNV. Pero, seguro que en las negociaciones no se tratará ni de mejorar el plan de ahorro energético ni de compensar a los comerciantes y hosteleros por sus pérdidas económicas. El presidente del Gobierno solo busca salir airoso del trámite parlamentario y, a cambio, sus siniestros aliados intentarán sacar tajada. Y luego, el Tribunal Constitucional desguazará el decreto. Pero para entonces, el Gobierno, los nacionalistas vascos y los separatistas catalanes habrán logrado sus objetivos. El plan de ahorro energético es lo de menos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (15)    No(1)

+
0 comentarios