www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FERIA DE MÁLAGA

Crónica taurina. Málaga: el ganado desafía a los diestros

Crónica taurina. Málaga: el ganado desafía a los diestros
Ampliar
(Foto: Efe)
martes 16 de agosto de 2022, 18:53h

La tercera tarde de la feria en la Malagueta fue anunciada como un desafío ganadero para los diestros Paco Ureña, Daniel Luque y Ángel Téllez. Lo que no sabían la terna ni el público es que los marrajos se compincharon entre ellos, allá en los chiqueros, para ver quién plantearía más complicaciones durante la lidia. El ganado de Pallarés, de encaste Santa Coloma, y los de Fuente Ymbro, de encaste Domecq, no se prestaron a los adornos. Salieron exigiendo la lidia y el toreo.

Paco Ureña abrió la plaza con Bonarillo (1º) de Pallarés, cercano a cumplir seis años. El astado lució trapío. Ureña le paró los pies con unas verónicas limpias, que no admitían enganches. Un broche de media trazada por un pincel. Puesto en suerte por chicuelinas de paso, el toro luce tomando la vara a larga distancia. Se lo piensa antes del segundo encuentro. Luque salió a hacer el quite, pero desistió. El brindis fue dirigido a Saúl Fortes. Ureña demostró magnífico toreo por bajo y comienza a construir una faena. El toro no se hacía esperar, acudía a un toque de la muñeca. Mas su voluntad se acabó en las dos primeras tandas. La tercera serie, al natural, se llenó de cabezazos y protestas. El torero aguanta las miradas y parones, alarga la embestida hasta sacar un par de circulares. Al final, dobló de un hondo pinchazo. Descabelló a la primera. Su segundo, Impagado (4º), procedía de Fuente Ymbro. Saltó de los chiqueros con fuerza y nervio, con la cara alta. No se deja en el capote, derrota y se desentiende del engaño. Brindis al público y comienzo con pases estatuarios. El morlaco es de mucho cuidado, se ciñe y, pronto, se pone a la defensiva. La embestida irregular resultó imposible abordar, pero Ureña se expuso de verdad. Un gran mérito. El acero, aunque cayó bajo, hace doblar al toro.

Daniel Luque venía de indultar en Dax y abrir una puerta grande en El Espinar. Tamboril (2º) de Fuente Ymbro salió galopando, sin fijarse en el capote. En la suerte de varas, se empeña en liberarse de la puya. Al tomar la segunda el picador y el torete se enzarzan en una pelea. Ángel Téllez se animó a hacer el quite por chicuelinas ceñidas. Se desmonteró el banderillero Raúl Caricol. Una gran firmeza del toreo de Luque con la mano baja obliga al contrario a seguir la muleta. Sin embargo, al sentirse dominado, el toro se decanta por huida hacia las tablas. Costó fijarlo para la suerte suprema, que acabó en una estocada honda y descabelló fulminante. Molesto (5º) de Pallarés no remedió la situación: frenaba en los lances de capote y echando la cara arriba. A lo largo de la lidia se picardea más, da patadas. El cárdeno complica la suerte de banderillas, espera y arrima a las tablas. Juan Contreras pone unos pares de gran valor. Nada más avistado el torero, Molesto va hacia él. Nada de engaños. Un toro de sentido. Pero Luque, firme y decidido, le roba al astado unas series que parecían imposibles. Alarga la embestida, aguanta sus parones, y obliga. Desiste el toro. La estocada quedó caída, pero el morlaco rodó sin puntilla.

Ángel Téllez se presentaba en la plaza. Le ha tocado Decantado (3º) de Pallarés y con mucho peso. Téllez lo saca al centro de la plaza. El fortachón del bicho descabalgó al jinete dos veces. La labor del monosabio mereció aplausos. El toro no acusó la lucha, ni perdió las manos. Dificultoso el tercio de banderillas. Al ponerse el diestro por delante del “santa Coloma”, éste arrancó a perseguirle. Recuperaba la posición, Ángel Téllez logra una serie de buenos pases con la derecha y, luego, al natural, desplegando despacio los vuelos de la muleta, rematando la obra con uno de pecho. Téllez, erguido y con las zapatillas clavadas en el suelo, sufrió un derrote y fue zarandeado. Mas no se inmuta, persiste y pone lo que le falta al toro: fijeza y continuidad. Suena el aviso. La espada entra desprendida, caída. Una ovación y vuelta al ruedo. Su segundo, Escribiente de Fuente Ymbro, destrozó el capote que Téllez dejó en el suelo. No se empleó mucho en el caballo. Luque estuvo acertado en el quite. Se alargó el tercio de banderillas por faltar un palo reglamentario. Jesús Aguado saluda por el par puesto. Ángel brindó al público. El toro enganchaba la muleta a cada pase. No se encontraron las distancias ni alturas necesarias, el astado pierde el poco brío que tenía. Crecen sus protestas, se decanta por acercarse a las tablas. Al natural, la colocación resultó mejor, pero llegó un desarme. La estocada al toro distraído. Entera y situada impecablemente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios