www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LIGAS INTERNACIONALES

El Bayern y el PSG sacan el rodillo, el City salva un punto y el Leeds golea al Chelsea

El Bayern y el PSG sacan el rodillo, el City salva un punto y el Leeds golea al Chelsea
Ampliar
(Foto: E.I.)
EL IMPARCIAL/Efe
domingo 21 de agosto de 2022, 23:01h
El cuadro bávaro y el parisino aplastan al Bochum (0-7) y Lille (1-7), el cuadro de Guardiola empata 3-3 ante el Newcastle y el conjunto de Bielsa sorprende al de Tuchel por 3-0.

El Bayern ha seguido sumando sus partidos por victorias en la Bundesliga tras pasar la apisonadora sobre el Bochum en un compromiso que se ha saldado con una contundente goleada por 0-7.

El entrenador del Bayern, Julian Nagelsmann, hizo tres cambios en la alineación titular con respecto a los dos partidos anteriores. Los tres nuevos titulares, Leroy Sané, Mattjis De Ligth y Kingsley Coman, marcaron los tres primeros goles.

La victoria, por lo demás, deja al Bayern como líder solitario después de que el Borussia Dortmund perdiera el sábado por 2-3 ante el Werder Bremen.

El Bochum salió al campo en plan atrevido, procuró jugarle al equipo bávaro de igual a igual presionando alto y buscando llegadas rápidas al área por las bandas. Pero en el primer ataque del Bayern Leroy Sané, tras recibir un pase dentro del área de Kingsley Coman al final de una buena combinación, clavó el balón en la escuadra con un remate de pierna derecha.

Se jugaba el tercer minuto del partido y el gol de Sané anticipaba en buena parte lo que iba a ser el partido en la primera parte. Un Bochum generoso, tratando de jugar al ataque, y un Bayern absolutamente implacable en el área contraria.

El Bochum tuvo llegadas, tuvo buenas jugadas de área, mostró una alta moral y no mostró síntomas de bajar la guardia tras el gol de Sané pero no obtuvo premio y, mientras tanto, los goles del Bayern fueron cayendo como fruta madura.

En el 25 Matthis De Light marcó el segundo de cabeza en el segundo poste a saque de esquina lanzado por Joshua Kimmich desde la banda izquierda.

En el 33 llegó el tercero, con la firma de Coman. La jugada se inició con un balón que Kimmich metió al área y que Cristian Gamboa intento devolver de cabeza al meta Manuel Riemman. Thomas Müller se atravesó, Riemann logró parar su remate pero el rebote le quedó a Coman que marcó con un remate raso de primera.

El partido siguió siendo de ida de vuelta y otra vez fue el Bayern el equipo que llevó la mejor parte en el intercambio de golpes. Sadio Mané, en el 42, anotó el cuarto con un remate de zurda dentro del área tras un regate y tras recibir un pase de Coman.

En la segunda parte el Bayern salió buscando el quinto que llegaría en el minuto 59, con un penalti convertido por Mané y que se produjo por una falta contra Coman dentro del área. Antes había habido ya ocasiones para Kimmch, Coman y Sané.

Lo dos equipos movieron el banquillo, la intensidad bajó algo pero el Bayern siguió marcando goles. En el 69 vino el sexto gol en propia puerta de Gamboa y en el 76 Serge Gnabry cerró la cuenta con un remate cruzado dentro del área.

La MNM teledirigen el tercer paseo del PSG

Sin rivales de peso en la Ligue 1, el París Saint-Germain se ha dado su tercer paseo del curso frente al Lille (1-7), incapaz de frenar el vendaval del equipo dirigido por Chritophe Galtier impulsado la buena salud del tridente Messi-Mbappé-Neymar, autor de seis de los siete tantos del cuadro parisino. Achraf también se apuntó a la fiesta con su diana.

El City rescata un punto

El talento y el acierto del noruego Erling Haaland y el portugués Bernardo Silva, que sigue sonando para el Barcelona, han frenado la euforia del Newcastle en St. James Park y han evitado la primera derrota de la temporada del Manchester City, contra las cuerdas hasta la irrupción definitiva de Kevin De Bruyne.

El Newcastle demostró que va en serio en la presente Premier League. Ya dio síntomas el pasado curso, con la llegada de los nuevos propietarios que dieron un volantazo a su crisis y su situación. Puede que no le de para disputar el título pero es evidente que va a ser un gran animador de la competición.

Sostenido por la inspiración de su portero, Nick Pope, imbatido hasta la visita del Manchester City, y por el alto ritmo que impuso en el juego, tuteó al campeón, al que metió el miedo en el cuerpo. A la hora de partido 'las urracas' ganaban por 3-1; hasta que tomó el timón De Bruyne y puso en órbita a su equipo, hasta ese momento inferior. Aún así, se dejó sus primeros puntos en la Premier el Manchester City.

Se sostuvo en pie como pudo el Newcastle ante el buen arranque del City. Es habitual. El equipo de Pep Guardiola somete al rival. Así fue al principio con una avalancha ofensiva visitante que mostró la mejor versión del meta Nick Pope, decisivo para los suyos durante todo el partido.

El carácter de la nueva versión de las 'urracas' salió a relucir en cuanto se vio con el marcador en contra. No tardó en llegar el tanto 'citizen', a los cinco minutos. Con un gran pase de Bernardo Silva al área que recogió Ilkay Gundogan solo ante el meta. El alemán tuvo tiempo para bajar el balón, controlar y disparar para llevar el balón a la red.

Pudo hacer el segundo Kevin De Bruyne pero Pope desvió el disparo con el pie. Para entonces ya había un cambio de talante de los locales que se habían sacudido el dominio del cuadro de Guardiola. Aceptaron el reto e impusieron un alto ritmo e incomodó al campeón.

Allan Saint Maximin pudo empatar en el 24 y después Callum Wilson. El Newcastle había empezado a mirar a la cara al City. Se lo creyó. En pleno alboroto de un juego sin control logró la igualada. Lo marcó el paraguayo Miguel Almirón, con la barriga, en un pase certero de Saint Maximin que creaba un problema tras otro a la defensa visitante.

No es común ver al equipo de Guardiola pasar un mal rato. Pero lo padeció. Estaba en manos de un rival inspirado que se puso por delante en una contra perfecta. Una rápida transición. Saint Maximin encontró el desmarque de Callum Willson que se hizo un espacio y batió a Ederson en medio de un correcalles de juego y un ritmo altísimo.

Lejos de cambiar el panorama tras el intermedio se afeó para el campeón que no veía la manera de hacerse con el control del partido. Erling Haaland, hasta entonces desaparecido, empezó a dejarse ver. Pudo empatar al recibir un buen pase de Rubén Dias pero su tiro propició una de las mejores intervenciones de Pope y el balón dio en el palo.

Sin embargo, una falta de John Stones al borde del área permitió mostrar la habilidad en el golpeo de Kieran Trippier. El exjugador del Atlético de Madrid, ejecutó un golpe franco perfecto. Imposible para Ederson. Se situó con 3-1 el Newcastle.

Pero el City no necesita mucho. Rebosa talento. Y en un visto y no visto enmendó la situación. Empató en tres minutos. Acortó la diferencia en el 61, en un balón colgado al área de De Bruyne que tocó Rodri antes de que se marchara por el fondo. Haaland lo recogió y batió a Pope. El noruego, ya en órbita, pudo empatar en un mano a mano pero el portero del Newcastle volvió a crecer.

Pero De Bruyne había asumido ya la responsabilidad. El partido era para él. Se inventó un pase filtrado, en el 63, que encontró a Bernardo Silva que no falló. Consiguió el empate.

Después todo pudo pasar. El City se volcó sobre el área local ante un adversario al que ya le pesaban las piernas. Eddie Howe refrescó su ataque para recuperar velocidad. Pero el cuadro de Guardiola ya era dueño del partido. Pope creció y frustró cada intento visitante. El Manchester City fue incapaz de desnivelar el choque. El Newcastle resistió y consiguió su premio.

El Leeds golea al Chelsea

De repente, una cesión atrás, un mal control, demasiada duda y un regate temerario del portero Edouard Mendy fueron el principio del fin para el Chelsea en Ellan Road, depresivo y doblegado por sí mismo; por el entusiasmo del Leeds, subido al podio; por los goles de Brenden Aaronson y Rodrigo Moreno en un tramo de cinco minutos más allá de la media hora, desde el regalo del guardameta al testarazo incontestable del ariete español; y por las paradas de Illan Meslier, tan decisivo como los goleadores.

Una derrota preocupante para el grupo de Thomas Tuchel -en el banquillo porque su partido de sanción aún está en suspenso pendiente de la finalización del proceso-, pero también inimaginable tal y como era el desarrollo del partido con 0-0, cuando el conjunto londinense se había hecho con el control de cada sector, sin alardes, con alguna ocasión y dominador, aunque no contaba con el tremendo fallo del cancerbero que transformó todo.

Sus cuatro puntos en tres jornadas encienden una alerta que se agranda por el ritmo que impone el Arsenal en la cima de la clasificación, con nueve de nueve, ya cinco más que el Chelsea; un equipo de ráfagas, que demuestra más talento individual que funcionamiento colectivo, inconsistente en su portería, en su área, e inconstante en la otra, por más que su inicio prometió otro desenlace.

No fue suficiente su puesta en escena, con una oportunidad del desbordante Raheem Sterling a los 37 segundos; un gol anulado al atacante al borde del cuarto de hora, por el fuera de juego que invalidó la acción que inició Marc Cucurella, titular en el carril izquierdo, activo y poco decisivo; o, sobre todo, la ocasión que propuso Mason Mount, que aparentó el gol hasta la estirada magnífica de Meslier.

El Leeds apenas había tirado. Pero, de pronto, surgió la pifia de Mendy para el 1-0 de Aaronson, superada la media hora. Y después, sin aún haberlo asumido, el testarazo de Rodrigo Moreno, que remató el 2-0 en una jugada de estrategia botada desde el lado izquierdo por Jack Harrison. El cuarto gol en tres jornadas del delantero internacional español, el mejor goleador de este inicio de la competición que reaviva la llama de la selección, con la que no juega desde noviembre, cuando se acerca el Mundial de Qatar 2022. Todo en cinco minutos, del 32 al 37, entre la zozobra y la incredulidad del Chelsea, doblegado sin intuirlo.

No volvió a tirar el conjunto londinense en todo el primer tiempo. Sí algo en el comienzo del segundo, cuando retocó su sistema y renovó su ofensiva. No le quedaba otra. No acertó Marc Cucurella, con un remate fallido, ni tampoco Conor Gallagher, debutante como titular en los 'blues', al que se cruzó de nuevo, sensacional, el portero Meslier, como lo había hecho en el primer acto a Mason Mount y como lo hizo otra vez un rato después, frente al derechazo de Reece James que tocó lo justo para sostener el 2-0 para su equipo...

Antes del golpe definitivo del Leeds, que sentenció el choque con el gol de Jack Harrison, esta vez asistido, con los papeles cambiados respecto al 2-0, por Rodrigo Moreno para demostrarle a Thomas Tuchel que la derrota no fue una simple cuestión del error de Mendy, sino una combinación de despropósitos de la que no fue capaz de reponerse jamás en Ellan Road. Son sólo cuatro puntos en tres jornadas, sin un solo gol de ninguno de sus delanteros. Y con Koulibaly, decepcionante, expulsado al final. César Azpiilicueta jugó los últimos cinco minutos. Siete puntos suma el Leeds, capitaneado por Rodrigo, en el podio e invicto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios