www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

¿A que ya sabe quién pagará el plan de contingencia energético?

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
martes 30 de agosto de 2022, 20:01h

Como nos tiene acostumbrados desde que comenzó la legislatura, el Gobierno aprobó recientemente de forma angustiosa en el Congreso otro real decreto de medidas para el ahorro energético. Contó para ello con sus socios de investidura, ignorando en la manera que viene haciéndolo desde que arrancara la coalición PSOE-Unidas Podemos con las propuestas de la oposición, especialmente PP, Vox y Ciudadanos.

Pero ya nos advertían de que nos fuéramos preparando porque limitar las temperaturas, tanto de los aires acondicionados ahora, como de las calefacciones dentro de pocos meses, es decir, pasar calor en verano y frío en invierno, era solo el principio de otra serie de restricciones. El Ejecutivo prepara ya un nuevo Plan de Contingencia que, dicen desde Moncloa, quiere contar con las aportaciones de todos. ¿Ustedes se lo creen?

Se hará el paripé, es decir, muchas fotos y muchas declaraciones para radio y televisión en las que se expresará lo abierto que está el Gobierno a escuchar a todas las partes, incluidas otras fuerzas políticas y a las empresas, pero al final, como usted y yo ya sabemos, Pedro Sánchez hará lo que le digan. Marioneta de los que le mantienen en la poltrona, a nadie sorprenderá que salga a la luz un plan a medida para contentar a medias a la UE y por completo a los socios independentistas, nacionalistas, populistas y amigos de ETA.

Esta es nuestra triste realidad. Da igual de qué se trate. Tanto si nos jugamos medidas que afecten a los ahorros de todos los españoles, como de la política y diplomacia exterior, como de la dignidad e imagen del país, Sánchez tiene poco que decir y todo por firmar.

El presidente del Gobierno de coalición nos dirá con cara de alta preocupación que ha tenido muy mala suerte porque ha tenido que enfrentarse a unos años ‘casi apocalípticos’ con una pandemia bestial y una crisis energética sin precedentes. Nos dirá que tiene que preparar a España, lo que significa rascar aún más en el bolsillo de los ciudadanos y en la caja de las empresas, ante la amenaza de un corte de suministro de Rusia. Ya asustan con las “cartillas de racionamiento energético” y nos hablan del “chantaje de Putin”, de “invierno duro” y de “arrimar el hombro”, que es precisamente eso de tragar con lo que las cabezas pensantes de Moncloa impongan.

Es verdad que el problema no es solo nuestro. Desde la Comisión Europea, Ursula von der Leyen propone reformar el mercado eléctrico europeo, diseñado “para otras circunstancias”, y por eso hay que trabajar ahora en una intervención de emergencia para intentar reducir al máximo la dependencia del gas ruso y en “una reforma estructural” y no coyuntural, como hablaba en España el presidente Sánchez.

El PP pide “medidas de ahorro creíbles para disminuir el consumo energético del sector público”. El equipo de Alberto Núñez Feijóo arguye que, como grandes consumidores de energía, el Ejecutivo debe recortar el gasto público en ministerios, secretarías de Estado y asesores porque, está demostrado, este es “el Gobierno más caro de la democracia”.

Además de insistir en que promover el cierre de centrales nucleares, como hace el Gobierno, no va en la línea de lo que se necesita en España y en nuestros países vecinos, los populares han recordado que la normativa europea establece que se hagan “recomendaciones” y no “imposiciones”. Las multas establecidas para los que no cumplan con horarios de encendido de escaparates y temperaturas en sus establecimientos demuestran que no se quiere recomendar sino obligar, castigar y escarmentar.

Lo que parece claro es que nadie querría, ni usted ni yo al menos, aceptar una imposición desde el Gobierno sin que se nos haya escuchado lo que tenemos que decir. No se ha hecho caso a las reuniones de propuestas a modo de brainstorming. Quizá prestara más atención el Ejecutivo si las demandas se plantearan en la calle, pero… ¡ay, la calle! La izquierda piensa que la calle solo es suya y la vicepresidenta Yolanda Díaz ya anima a los sindicatos y trabajadores a tomarla, pero para protestar contra las patronales.

La duda es si Yolanda Díaz quiere movilizar a las clases trabajadoras porque lo necesita España o porque ya está en campaña electoral y así se distancia aún más de Pedro Sánchez. Pero es que la vice está en campaña también contra Podemos, que dice sin embargo que cuenta con ella y que es su líder más fuerte.

Y mientras el PSOE se prepara contra la una y contra los otros, ¿a que ya sabe usted a quién le tocará rascarse el bolsillo y pagar el plan de contingencia energético?

Javier Cámara

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+
0 comentarios