www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

11 DE SEPTIEMBRE

Descafeinada manifestación de la Diada por la división de los separatistas

Descafeinada manifestación de la Diada por la división de los separatistas
Ampliar
(Foto: Efe)
EL IMPARCIAL/Efe
domingo 11 de septiembre de 2022, 11:42h
Pitos y abucheos a la comitiva de ERC en la ofrenda floral a Rafael Casanova.

Cataluña celebra este domingo la Diada del 11 de septiembre en un clima de división del independentismo, con tensiones entre los dos socios del Govern y con un divorcio público entre ERC y ANC, la entidad soberanista que ha sido pieza clave desde el inicio del procés en 2012.

La traducción gráfica de esta división ha sido la decisión del presidente Pere Aragonès y los consejeros de ERC de no acudir a la manifestación que organiza cada año, desde 2012, la ANC, molestos con su enfoque crítico con el Govern.

Miles de personas se han sumado a la marcha, que ha partido a las 17.14 horas de la avenida Paral·lel hacia la Estación de Francia, y ha servido para poner a prueba la fuerza movilizadora del independentismo, en su momento de mayor división, tras el choque entre la ANC y una ERC que, en una decisión inédita, se ha desmarcado.

Justo antes de iniciarse la marcha, la presidenta de la ANC, Dolors Feliu, ha asegurado que la ausencia de Aragonès "no ha tenido el efecto de desmovilizar a la gente". Quienes sí han acudido a la manifestación han sido los miembros de la plana mayor de JxCat, incluidos el secretario general, Jordi Turull; la presidenta, Laura Borràs; y consellers como Jordi Puigneró o Jaume Giró; además de Xavier Trias, exalcalde de Barcelona, recibido por sus compañeros con gritos de "alcalde".

Además de banderas 'estelades', entre los manifestantes había carteles y pancartas críticos con el Govern y con ERC por su estrategia de diálogo con el Estado, con lemas como "Traidores, no os volveremos a votar", "Los partidos nos habéis traicionado", "Botifler, yo no te votaré" o "Govern: DUI o dimisión".

La movilización -que este año tiene como lema "Tornem-hi per vèncer. Independència" (Volvamos para vencer. Independencia)- ya ha ido perdiendo fuelle en los últimos años: en 2019, la Guardia Urbana cifró en 600.000 los asistentes y en 2021, saliendo de la pandemia, cayeron a 108.000, lejos de los récords previos al 1-O.

Las celebraciones de la Diada han arrancado en Barcelona con las tradicionales ofrendas florales al monumento a Rafael Casanova, un homenaje en el que se han podido escuchar abucheos a los representantes de Esquerra, que han tenido que escuchar pitos y comentarios de decenas de independentistas concentrados en los aledaños, que han centrado sus ataques en la comitiva de ERC, encabezada por Oriol Junqueras y Marta Vilalta, junto a Ernest Maragall y consejeros como Josep Gonzàlez-Cambray o Teresa Jordà.

Las críticas a la estrategia de la mesa de diálogo impulsada por el Govern de Pere Aragonès han predominado en el acto independentista en el Fossar de les Moreres, en Barcelona, lugar icónico para los partidarios de la independencia. "No nos hemos rendido y no queremos que el Govern se rinda", ha explicado Montserrat Corrons, representante del Consejo por la República, que ha tildado de "mesa de renuncias" el espacio de diálogo entre gobiernos y ha asegurado que Cataluña "no está en venta".

El presidente de Òmnium Cultural, Xavier Antich, ha hecho, por su parte, un llamamiento a "abrir un nuevo ciclo" que permita abordar al resolución del conflicto catalán y ha defendido públicamente incorporar a "nuevos agentes" al debate sobre la estrategia independentista.

Aragonès ni buena parte de los cabezas visibles de ERC -con algunas excepciones, como la expresidenta del Parlament Carme Forcadell- no se encuentran participando a esta hora en la manifestación de la ANC, que este año parte de la avenida Paral·lel y termina frente a la Estación de Francia, donde la presidenta de la entidad, Dolors Feliu, ofrecerá un discurso que se prevé plagado de reproches a la estrategia de diálogo con el Gobierno de Pedro Sánchez.

Aragonès insiste en votar

El presidente de la Generalidad ha mostrado su deseo de que, en la celebración de la Diada Nacional de Cataluña, la ciudadanía "se exprese con toda su pluralidad y convicciones" y que "se enfoque claramente las reivindicaciones" a favor de un referéndum de autodeterminación.

Tras encabezar la primera ofrenda floral por parte del Ejecutivo catalán, Aragonès se ha dirigido a los medios para animar a la ciudadanía a que sea "un día de reivindicación, de mostrarnos orgullosos de la nación que somos, una nación diversa, plural, pero determinada a decidir con absoluta libertad su futuro".

"Lo que deseo es que la ciudadanía se exprese con toda su pluralidad, con todas sus convicciones y que enfoquemos claramente las reivindicaciones de esta Diada a favor del derecho de Cataluña a elegir libremente su futuro", ha aseverado, en una intervención sin preguntas de los periodistas.

El president, que no ha hecho referencia directa a su ausencia en la manifestación independentista de la Asamblea Nacional Catalana de esta tarde en Barcelona, se ha mostrado "absolutamente convencido y comprometido" de que Cataluña "volverá a votar su futuro". "Y lo haremos en función de la fuerza que tengamos", ha advertido.

Por ello, ha considerado que el día de hoy es "un día para acumular esta fuerza, avanzar en la resolución del conflicto con el Estado y dejar en manos de la ciudadanía la decisión sobre su futuro colectivo en un referéndum".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(1)

+
1 comentarios