www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EN LA FRONTERA

Un diplomático en Añastro

sábado 26 de noviembre de 2022, 18:16h

Añastro es la calle madrileña donde se encuentra la sede de la Conferencia Episcopal Española y en ese edificio blanco los obispos españoles han elegido esta semana a Cesar García Magán como Secretario General de la Institución con una mayoría de votos muy importante y con el pensamiento seguro, en el buen hacer de este hombre, que en su día volvió a la diócesis donde fue ordenado, Toledo, tras estudiar en la Pontificia Académica Pontificia Eclesiástica- la Escuela Diplomática vaticana- y prestar servicios como secretario y consejero en las Nunciaturas Apostólicas en Colombia, Nicaragua, Francia y Serbia.

Pero, ¿qué hace que un sacerdote con un brillante carrera diplomática vuelva a Toledo?. Esa fue la pregunta que le hice durante una comida en la ciudad imperial y la respuesta que me dio fue de las que gustan: “la necesidad de ser pastor cercano y estar en la diócesis donde se me ordenó”.

Por todo esto creo que es el hombre idóneo en estos momentos, para gobernar el difícil barco de Añastro, pues un diplomático y un pastor que fue nombrado obispo auxiliar de Toledo hace un año, hará que, con habilidad, maneje los hilos de las futuras negociaciones en complicados temas con el gobierno de nuestro país, pues, por ejemplo, es íntimo amigo del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, y que, como decíamos, ha tenido el apoyo mayoritario de sus compañeros, sin olvidar que, por primera vez, se introdujo en la terna a un laico, Fernando Giménez Barrionanal, que obtuvo 14 votos, y que seguirá, seguro, con sus funciones de Vicesecretario General para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal. Una buena noticia también, la de que un laico fuera candidato a tan complicada tarea.

El nuevo Secretario General, que por cierto tiene como primer nombre el de Francisco, en su comparecencia ante los medios de comunicación ya exhibió sus cualidades diplomáticas pues manifestó que llegaba al puesto para “aprender, a escuchar y a colaborar”, además de pedir “ perdón de antemano por los errores que sin duda voy a tener porque además soy nuevo en estas lindes”.

Por todo ello mi aplauso, pues sigue en la línea de sus antecesores, José María Gil Tamayo y Luís Argüello, ya que abordó el difícil tema de los abusos en la Iglesia :un solo abuso ya sería reprobable y execrable para la Iglesia, que también se ha visto contaminada, afectada y manchada por ese problema social. Estamos trabajando sobre este tema, en la línea marcada por el Papa Francisco. Hay que estar siempre, siempre, de parte de la víctima, de la parte del que ha sufrido, porque Jesucristo estuvo siempre de la parte del sufriente. Él fue un inocente que sufrió, un inocente que murió. Y como derivación de eso está todo el trabajo de prevención, formación y acompañamiento que se ha hecho y que se va a incrementar”.

Mi aplauso pues, para el nuevo Secretario General, y habrá que esperar y desear que ciertos pajarracos vuelen hacia otros y falsos campanarios. Suerte, Francisco Cesar García Magán, un diplomático en Añastro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+
0 comentarios