www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ALUD DE CRÍTICAS CONTRA PEDRO SÁNCHEZ

miércoles 30 de noviembre de 2022, 13:29h
El tsunami de las críticas desde la derecha, la izquierda y el centro ha arrasado...

El tsunami de las críticas desde la derecha, la izquierda y el centro ha arrasado el nombramiento sanchista de dos candidatos al Tribunal Constitucional. A las pocas horas de la decisión de Pedro Sánchez escribí un artículo en el que subrayé el error cometido. Cuando se proclama la independencia de la Justicia, cuando Europa ha adoptado una posición inequívoca, resulta descarado e incongruente que venga Pedro Sánchez y pretenda que la opinión pública española se trague como independientes a un exministro de Justicia de su Gobierno y a una mujer asesora del Ejecutivo y alto cargo monclovita.

En los periódicos impresos, hablados, audiovisuales y digitales se ha rechazado, con sorprendente y abrumadora mayoría, no que Pedro Sánchez haya decidido tirar por la calle de en medio y nombrar los dos magistrados que al Gobierno corresponde, sino que sus nombres están a las antípodas de la independencia. Parece mentira que un hombre, ya avezado en las tensiones políticas, cometa semejante error. Incluso la más lerda opinión pública se ha dado cuenta de la incongruencia. Ya fue un atropello imponer como fiscal general del Reino a una exministra, pero llevar al Tribunal Constitucional a dos cargos de su Administración, es un vaivén espectacular de las puertas giratorias. Ha provocado la estupefacción, incluso la hostilidad, de sus aliados gubernamentales. Estamos ya en campaña electoral, la situación se tensiona, Sánchez pretende recuperar el terreno perdido y vamos a asistir en el año próximo a muchos errores de todos los partidos derivados de las elecciones autonómicas y municipales y, sobre todo, de las generales en las que Pedro Sánchez se propone seguir disfrutando de su continuidad en la poltrona monclovita, su Falcon adorado, su imprescindible superpuma, sus viajes internacionales de lucimiento y la vida muelle en los palacios más suntuosos de España.

Difícil rectificar el error cometido. Son muchos los socialistas que se temen la permanencia de la crítica opositora, aireando la jugarreta para controlar el Tribunal Constitucional, hasta que las urnas pongan a cada uno en el lugar que les corresponde.