www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

El escandaloso sectarismo de la Presidencia del Congreso

EL IMPARCIAL
jueves 01 de diciembre de 2022, 09:42h

La degradación de las Instituciones promovida por Pedro Sánchez ha llegado al Congreso de los Diputados. El patrón siempre es el mismo. El Gobierno y los partidos que lo apoyan pueden calumniar e insultar a los de la Oposición, pero no admiten la menor crítica. Esta semana, se ha comprobado el autoritarismo sectario de la Presidencia de la Cámara. La diputada de Vox, Patricia Rueda, acusó a Bildu de ser un partido “filoetarra” y el vicepresidente socialista que dirigía el debate, Gómez de Celis, terminó expulsándola del Hemiciclo por no retractarse. Ocurre, sin embargo, que Arnaldo Otegui, el líder del partido abertzale fue condenado y encarcelado por su pertenencia a Eta y la portavoz en la Cámara Baja, Mertxe Aizpurua, condenada por enaltecimiento del terrorismo. Calificar de “filoetarra” a Bildu, por tanto, no es más que una descripción que se ajusta a la realidad.

Irene Montero, sin embargo, para desviar la atención de su estrepitoso fracaso con la ley de “solo sí es sí”, acusó al PP de “promover la cultura de la violación”. Ante este calumnioso insulto, Meritxell Batet se limitó a reprender a la ministra de Igualdad que hizo oídos sordos a las invectivas de la presidenta del Congreso. Una actitud que ha provocado que el PP se manifieste a las puertas del Congreso para denunciar la descomunal injusticia. El principal partido de la Oposición se ve obligado a convocar una concentración fuera del Hemiciclo, porque dentro no tiene la oportunidad de poder expresarse.

Aunque sea el partido del Gobierno el que designa a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet está obligada a ser imparcial al aplicar las normas de la Cámara. Tan desproporcionado es expulsar a Rueda por definir con tino a Bildu como permitir que Irene Montero tilde al PP de ser un partido “que promueve la cultura de la violación”. Resulta arbitrario y sectario proteger a los diputados del Gobierno y de los grupos que lo apoyan aunque llamen “fascistas, nazis o promotores de la violación” a los partidos de la Oposición, pero éstos son expulsados cuando hieren la sensibilidad de sus aliados. Aunque, probablemente en este caso, a los diputados de Bildu les debió parecer un elogio que les calificaran de “filoetarras”. Porque lo son.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (33)    No(2)

+
0 comentarios