www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Sufrirá por los desequilibrios económicos

Faes prevé un estancamiento del crecimiento durante una década

miércoles 15 de octubre de 2008, 17:11h
Nos enfrentamos, decía Luis de Guindos, uno de los economistas convocados por Faes, no ante una crisis "en V", es decir, con un rápido rebote; puede que ni una crisis "en U", es decir, con un doloroso paseo por la recesión, sino ante una crisis "en L", esto es, que lo que nos espera son varios años de estancamiento económico. A unos años de recesión, a los que se encamina sin remedio nuestra sociedad, seguirán otros con crecimientos muy moderados, durante un período de tiempo que bien podría prolongarse diez años. Es una crisis "a la japonesa". De ser cierto el análisis, España perdería el tren de la globalización, que otros países no están dispuestos a dejar atrás.

El acto fue presidido, como siempre, por el catedrático de Economía y Premio Príncipe de Asturias Juan Velarde. Jaime Requeijo fue el primero en tomar la palabra tras Velarde, para repasar las causas de la depresión mundial. El catedrático de Economía aplicada ha recordado que la política de dinero barato impulsada por la Reserva Federal tras los ataques del 11 de septiembre le siguió, en Estados Unidos, "un aumento enorme de las compras de viviendas", de modo que "se comenzaron a dar créditos a personas que no estaban en disposición de devolverlos". Eran los conocidos como "Ninja", acrónimo de "No income, no jobs, no assets" (Sin ingresos ni trabajo ni activos).

Son las famosas hipotecas subprime, que luego se convirtieron en títulos, mezcladas con otro tipo de activos. Esos títulos, recuerda Requeijo, "tenían muy buena valoración por las agencias de rating". En cuanto subieron los tipos de interés para controlar la inflación creada por la propia Reserva Federal, los deudores de los bancos comenzaron a dejar de pagar. "Esos títulos perdieron su valor", y constituían una parte de los activos de ciertos bancos, que comenzaron a quebrar uno tras otro. Esa caída de ciertos bancos, más que la situación aquejaba en cierta medida a todos, ha llevado a la desconfianza del público en sus entidades y de éstas entre sí. España no sufre más que marginalmente el problema generado por las hipotecas subprime, continúa Requeijo. Pero tiene sus propios problemas, derivados de que también se han concedido demasiadas hipotecas. Se trata, en suma, de "un fallo de Estado, no de mercado", según Luis de Guindos, pues, como luego señalaría Alberto Recarte, el origen está en los Bancos Centrales.

Luis de Guindos, ex secretario de Estado de Economía, ha incidido en que hasta el momento se han presentado varios tipos de planes. El Plan Paulson consiste en la compra de esos títulos que constituyen los activos bancarios y que se han revelado mucho menos valiosos de lo que se creía. De este modo "se evita una carrera de venta de activos a la desesperada" para obtener la liquidez necesaria. Luego está el Plan Brown, que pasa directamente por la recapitalización de los bancos con dinero público. Pero esos planes "han convergido al final", como es el caso del español, con garantías sobre los depósitos, la creación para la compra de títulos bancarios, avales y llegado el caso, incluso la entrada con dinero público en el accionariado de los bancos.

De Guindos defendió este plan, aludiendo a la situación actual como si tuviésemos una pierna gangrenada. "Tenemos dos opciones: o nos cortamos la pierna o nos morimos". Hemos hecho lo primero, pero "claro, ahora no podemos bailar la yenka". Fernando Fernández, rector de la Universidad Antonio de Nebrija, es el que más ha incidido en la situación que vivirá España en los próximos años. Siguiendo con el análisis de Luis de Guindos de la depresión "en U" o "en L", Fernández ha declarado que la crisis "durará al menos seis años" y que "el sistema financiero estará tocado durante mucho tiempo".

La crisis tiene tres aspectos. Una crisis de liquidez "que es la más fácil de abordar", una crisis de solvencia de los bancos en línea con lo explicado por Requeijo y, por fin, "una crisis real", de la que, advierte, "todavía no hemos visto nada". El "consenso de los economistas españoles" apunta a que en 2009 la economía española decrecerá medio punto del PIB. "Pero la cuestión es si podremos volver a crecer a partir de 2009". Él apuesta por "una crisis en L durante diez años", como ha ocurrido con Japón o con nuestro vecino Portugal. Ello se produce por los conocidos desequilibrios de la economía española.

España acumula un déficit exterior que nos lleva a tener que pedir al exterior, para financiarnos, un 10 por ciento de nuestro PIB. Y dadas las dificultades de nuestra economía y la crisis del crédito, cada vez nos costará más que nos confíen ese crédito, lo que pagaremos con mayores tipos de interés o con un ahogamiento de nuestra economía por falta de oxígeno. Además, "hemos acumulado más de 20 puntos de inflación" respecto de nuestros socios europeos desde la entrada del euro, "y tenemos un verdadero problema de productividad y competitividad". Por tanto, "España necesita no sólo un plan de rescate, sino un plan económico, que no está planteado en los Presupuestos".

Fernández sugiere que hay que cambiar la política de empleo. Acabar con "los impuestos al empleo" que son las cotizaciones a la Seguridad Social, rebajar el coste del despido "que en España es libre, pero muy caro". Un reciente informe del IESE, sacado a colación por el economista, calculaba que de rebajarse el coste del despido "la tasa de desempleo se rebajaría del once y medio por ciento al siete y medio". Ese mercado daña la movilidad funcional y geográfica. Y hay que acabar con el diferencial de inflación, con una verdadera liberalización de nuestra economía.

Alberto Recarte ha incidido en las fortalezas y debilidades de nuestro sistema financiero. Si por un lado el Banco de España ha sido "cuidadoso" en el control de los balances de los bancos y aquí predomina la banca de "retail" que "se ha erigido como un baluarte frente a la crisis", por otro el peso del inmobiliario y la burbuja en España ha sido mucho mayor que en Estados Unidos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.