www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El nuevo presidente de EEUU dependerá de una decena de Estados indecisos

A un día de las elecciones, Obama aventaja en diez puntos a McCain

domingo 02 de noviembre de 2008, 19:00h
A falta de un día para las elecciones presidenciales en Estados Unidos, los sondeos mantienen la ventaja para Obama. Las últimas encuestas realizadas la semana pasada dan la victoria al Partido Demócrata, aunque la horquilla de diferencia entre ambos candidatos oscila entre los cinco y los dieciséis puntos.

El Centro de Investigaciones Pew sigue siendo el que mayor diferencia registra. Según sus últimos sondeos, Barack Obama obtendría el 52 por ciento de los votos, es decir, 16 puntos por encima del 36 por ciento de McCain.

Según Wall Street Journal / NBC, ambos candidatos han trazado líneas opuestas: mientras que el demócrata ha ascendido de forma imparable en los últimos dos meses, alcanzando el 52 por ciento, el republicano ha caído hasta el 42 por ciento. Son las mismas cifras que maneja Gallup.

Si se cumplen estas previsiones, sería la primera vez que el Partido Demócrata obtendría más de la mitad de los sufragios desde 1976, con Jimmy Carter.

New York Times / CBS News otorga a Barack Obama una ventaja de diez puntos sobre John McCain (50 – 40%). También diez puntos de diferencia le otorga el sondeo de Fox News, que registra un 48 por ciento de votantes con inclinación demócrata y un 38 de tendencia republicana.

No obstante, los expertos advierten de que la horquilla puede reducirse conforme se acerque el día de las elecciones. Según el Centro de Investigaciones Pew, entre un 8 y un 10 por ciento de los electores aún no ha decidido su voto. Además, en los últimos días ha salido a la palestra el llamado "efecto Bradley", que toma su nombre de otro popular afroamericano, el alcalde de Los Ángeles, Tom Bradley, que en 1982 se presentó como candidato a gobernador de California y, a pesar de que todas las encuestas le daban como ganador, al final perdió las elecciones.

En este sentido, Ipsos rebaja la ventaja de Obama a seis puntos con respecto a McCain, con el 48 por ciento para el senador por Illinois frente al 42 por ciento para el senador de Arizona.

CNN ha registrado una caída en la intención de voto demócrata desde octubre, y sitúa actualmente esta cifra en el 50 por ciento. En este mes, el voto republicano parece haberse estabilizado en el 44 por ciento. El 6 por ciento restante dice seguir indeciso.

Por su parte, según Real Clear Politics (RCP), que realiza un promedio diario de los sondeos, el candidato demócrata disponía este sábado por la mañana de una ventaja de más de seis puntos sobre su adversario (49,9% contra 43,6%).

El director de campaña de Obama, David Plouffe, aseguró en declaraciones a The Washington Post que siempre han tenido en mente que los resultados se ajustarían en la recta final, pero "no pensamos que estemos en peligro en ninguno de los Estados de Kerry (candidato demócrata en 2004), y hay una docena de Estados de Bush en los que somos potencialmente ganadores".

El equipo de McCain insiste en que aún están en posición para ganar, aunque su margen de error es muy pequeño. Por ello, están invirtiendo tiempo y recursos en Pensilvania, un gran Estado que piensan que pueden recuperar. El encargado de los sondeos del Partido Republicano, Bill McInturff, considera que "la carrera está cambiando rápidamente".

Por Estados, Indiana y Missouri se mantienen en la cuerda floja en los sondeos más recientes, con una diferencia inferior a los dos puntos, si bien en ambos la intención de voto demócrata ha experimentado una tendencia alcista desde principios de año, según los datos publicados por USA Today.

Sin embargo, lo más importante en el complejo sistema electoral estadounidense es obtener al menos 270 de los 538 grandes electores que componen el Colegio Electoral. La elección se juega en una decena de Estados indecisos, los “swing States”: Florida, Pensilvania, Ohio, Virginia, Colorado, Nevada, New Hampshire, Nuevo México y Carolina del Norte, capaces de inclinarse hacia uno u otro partido en el último minuto.

De hecho, en 2000, George W. Bush ganó las elecciones presidenciales con menos votos que su adversario demócrata, Al Gore. En 2004, la elección se decidió en el Estado de Ohio, ganado por Bush con poco menos de 120.000 votos de ventaja, entre más de 5,6 millones de sufragios.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.