www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Foto fija en San José

viernes 14 de noviembre de 2008, 22:27h
Ni el dictador venezolano Hugo Chaves ni el no menos dictador de tierras calientes idel Castro, fueron de los pocos autócratas iberoamericanos que rehusaron asistir a la muy reciente cumbre iberoamericana celebrada en San José de Costa Rica. Temerosos de que el Departamento de Estado intenta meter la cuchara o que las oscuras fuerzas de la CIA, el capitalismo occidental y hasta el kukuxklán estaban decidas para acabar con Castro y Chaves, las caras más famosas de la cumbre por aquello de las dudas.

Lo mismo hizo otro de números tragicómicos del continente, Fidel Castro que por las mismas razones que el venezolano, prefirió no asistir tampoco a la cumbre de eso que ha venido en llamarse “comunidad iberoamericana de naciones”, una broma para uso de gringos y europeos pánfilos , que hay muchos.

En compensación con su siempre esperada presencia en Costa Rica de Castro prefirió sustituirla con la presencia muy ilustre presencia sustituida con una foto acompañado por el segundo jefe de la iglesia ortodoxo rusa que n tiene precisamente multitud de seguidores.
Algunos han querido ver en estas dos ausencias el síntoma más seguro de que al fin en América Latina están ocurriendo algunas cosas y que el hasta “artista exclusiva” de estos espectáculos circenses estaba cambiando.

Si las cosas siguen igual y Castro se abstiene de viajar a lejanos lugares acompañado de tiranuelos, se probará que el dictador prefiere las espesuras de antaño cuando La Habana era el lugar de todas las conspiraciones continentales y todas las charranadas. Sólo la mala salud de hierro de que según parece goza Castro parece que evitarán en el pasado estas peregrinaciones, máxime cuando en la Casa Blanca habrá un nuevo inquilino y éste, mal que le venga a Castro ya no será lo mismo.

Esto de las cumbres iberoamericanas que comenzaron hace varios años en Guadalajara /México) había terminado para convertirse e un espectáculo de variedades donde algunos países pagaban el pato de esta boda, en primer lugar España- para después hinchar pecho y despilfarrar dinero. Con Obama en el poder y sus nuevos colaboradores del Departamento de Estado, las cosas llevan trazas de cambiar de sentido. Los Kirchner, Lula y demás santurrones de guardarropía deberán en el futuro ocuparse de asuntos de mayor enjundia e importancia para sus países. En el mejor de los casos Chávez y Castro seguirán de apuntadores de esta comedia faba pero la etapa en que sustituían los discursos por la foto fija parece haber terminado definitivamente. Iberoamérica entra, ay, en una nueva etapa con nuevos dirigentes. Ya era hora.

Alberto Míguez

Periodista

ALBERTO MÍGUEZ es periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios