www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿Qué nos deberían enseñar en el colegio y no nos enseñan?

jueves 20 de noviembre de 2008, 22:38h
Con este artículo, EL IMPARCIAL mantiene la participación de los jóvenes que habitualmente no tienen cabida en los medios de comunicación y, sin embargo, tienen mucho que aportar para la comprensión de la sociedad contemporánea.
-----------------------------------------
Sobre esta pregunta hay como en casi todas las cuestiones que nos podemos plantear, diferentes y muy contrapuestos puntos de vista. Encontramos colectivos que opinan que no se debería enseñar por ejemplo tanta historia del siglo XIX si no que lo apropiado sería enseñar ‘’cosas prácticas’’ para la vida cotidiana y argumentan, en el ejemplo de la historia, que no es útil para los jóvenes saber qué pasó hace un siglo ya que de eso no se vive ni se aprende a vivir. Otros, como es comprensible, dicen que sí es importante saber que ocurrió en el pasado; a modo de concienciación y que de esta manera no vuelvan a ocurrir ciertas cosas. Aunque aceptan que también son importantes materias en las que se enseña economía, nuevas tecnologías, dietas alimentarias, como es evidente…

DEMASIADAS ASIGNATURAS
Vamos a ver… organicemos un poco nuestro tintero de ideas sobre este tema. Para empezar, ¿cómo se nos enseñan las cosas? Tranquilos, ya contesto yo. A través de asignaturas; de las cuales hay un número demasiado elevado según mi opinión. Para haceros una idea, los estudiantes de secundaria y bachiller tienen, o más bien dicho, tenemos, una media de once a doce asignaturas. Es una locura! Luego se nos quejarán desde más arriba diciendo que no estamos bien preparados en según qué materias o habilidades como por ejemplo la retórica, es decir, el saber expresarse delante de un público, o saber escribir correctamente. Entonces nos deberán enseñar a escribir bien y a ser buenos oradores.

ENCONTRAR EL EQUILIBRIO
Por eso hay que saber buscar un punto medio, un equilibrio. Volviendo al ejemplo del principio, el de la historia; no es bueno, no saber cosas del pasado, pero tampoco lo es, saber en exceso o conocer detalles superfluos y más vale enterarse un poco más de cómo se mueve la vida a tu alrededor. Por otra parte, a aquellos que dicen que se nos deberían enseñar más cosas prácticas para la vida, yo les digo que mejor que no nos lo den todo masticadito y hecho papilla porque creo que aprender estas cosas depende de uno mismo y que se aprenden a medida que te vas haciendo mayor.

VIVIR TU PROPIA VIDA
En el colegio que te enseñen conceptos básicos para tirar hacia adelante en las diversas asignaturas, dependiendo si estudias ciencias o letras. Pero las cosas que vayas a aprender más tarde, por tu propio pie, las que te van a servir para poder vivir ‘’tu propia vida’’ opino que deben correr a cuenta de uno mismo. De esta manera te espabilas un poquito más y aprendes a vivir. Y es que creo que es así como se forja una persona. Como dice aquel conocido poema de Antonio Machado: caminante, no hay camino, se hace camino al andar. No hay unas pautas para vivir tu camino, este lo vas a ir creando tu solito cuando aprendas a andar. ¿Y cómo se aprende a andar? Pues es una capacidad innata, aprendes por ti mismo, por pura necesidad, nadie te puede enseñar, lo que si puedes hacer es ver como otros lo han hecho antes y hacerte una idea. En muchas ocasiones según tengo entendido el momento en el que por fin empieza alguien a andar por si solo en su camino se produce una especie de choque con la realidad, ya que salimos muchos de nosotros, los jóvenes de hoy en día, de un lugar muy acogedor como lo es la república independiente de nuestra casa y pasamos a vivir por nosotros mismos, ya nadie nos va detrás a ver como estamos si nos falta algo…

HASTA QUE NO PODAMOS SEGUIR LEYENDO
Es aquí cuando uno debe despertar del largo letargo del protectorado parental y hacer frente a su vida. Que como siempre digo yo, la vida es como un libro con páginas en blanco, cada uno de nosotros lo va a ir escribiendo como quiera y es importante que lo hagamos respetando a otros autores y con buena letra, porque ese libro lo vamos a tener siempre en nuestra estantería hasta que llegue el momento que no podamos seguir leyendo…
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios