www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El rey Simeón y Bulgaria

viernes 21 de noviembre de 2008, 22:32h
El día 18 de Octubre tuvo lugar en la ciudad de Gabrovo, en Bulgaria, el IV Congreso del Movimiento Nacional Simeón Segundo. Yo tuve la suerte de asistir en representación de mi Partido, el Centro Democrático Liberal y de dirigirme a su Asamblea que contaba con más de 1.200 delegados y 300 invitados de todo el mundo. Pese a ser el Partido que ha gobernado Bulgaria desde la caída del Comunismo y pese a que actualmente forma parte del tripartito que gobierna el país, yo fui el único representante de la política nacional que asistió a su Congreso.

El NMSS, liderado por Simeón de Sajonia-Coburgo-Gotha, gobernó Bulgaria con gran acierto. Luchó por su entrada en la OTAN, consiguiendo que se produjera en el año 2005 y apuntaló su adhesión a la UE que tuvo lugar el 1 de enero del año 2007. Se puede decir que es el Partido artífice de la transición en Bulgaria. Son muchas las similitudes con la transición española. De hecho estas similitudes fueron el objeto de gran parte de mi intervención. Incluso las figuras de Simeón y Suárez son parecidas. El NMSS aparece en un momento en el que Bulgaria se debatía entre dos sistemas: el comunista y el democrático occidental. Nace como elemento de consenso en la vida política búlgara y como vehiculo para las ideas liberales que tanto necesitaba el país. Como la UCD en su momento, surge como respuesta a las inquietudes de la mayoría, y a la necesidad de estabilidad y moderación política.

Tras varios años de gobierno liberal se puede decir que Bulgaria esta en el buen camino. Los datos macroeconómicos son impecables. Goza de un superávit presupuestario del 3%, una deuda pública que no alcanza el 20% del PIB y una tasa de crecimiento anual del 7%. Y eso en plena crisis económica internacional. Claro que estos datos no deberían sorprender a nadie porque son la consecuencia natural de varios años de iniciativas legislativas, económicas y fiscales de claro corte liberal. El impuesto de sociedades por ejemplo es del 15%. Son muchas las empresas que se están instalando en este país y ya no solo por la baja presión fiscal sino por los enormes esfuerzos que se están haciendo para facilitar la llegada de inversión extranjera. Y no se debe olvidar que se ha convertido en uno de los principales destinatarios de fondos comunitarios.

Sin embargo hay problemas que enturbian el panorama político y económico del país. No seria honesto omitir la mayor lacra a la que se enfrenta Bulgaria en estos momentos: la corrupción. Se trata de un mal que ha coexistido con la política búlgara desde hace mucho tiempo. Ha sido ahora, y precisamente gracias al crecimiento económico de la última década y a la llegada de capitales extranjeros, cuando ha adquirido dimensiones preocupantes. El gobierno que salga de las urnas en el año 2009 deberá abordar esta cuestión. Se puede decir en todo caso que los problemas de corrupción, como muchos otros a los que se enfrenta Bulgaria ,son infinitamente menores a las que tuvo que enfrentarse el NMSS cuando llegó al poder. La seguridad, integridad o supervivencia económica del país no se pone ya en duda. El NMSS supo solucionar la pésima situación que heredo del comunismo.

Al igual que en España, en Bulgaria se esta cuestionando la necesidad de un Partido de centro liberal. Los extremos se han posicionado claramente y parece que se repite la dicotomía izquierda-derecha que tanto daño ha hecho a la vida política en lugares como España o Francia. Y es que los partidos liberales parecen más necesarios en los momentos de crisis pero no debe olvidarse que la falta de estos es lo que se encuentra en el origen de todas ellas. Hace falta un partido de centro liberal que modere ciertas políticas, entienda ciertos sentimientos y proponga determinadas políticas. Hace falta en Bulgaria, igual que en España, un partido que entienda la diversidad de sus gentes, que respete la iniciativa privada, valore la libertad individual y luche por la igualdad de oportunidades. Que propugne una sociedad de meritos.

Hace falta en Bulgaria, al igual que en España, un partido abierto que represente a esa gran mayoría que desea que la política sea la expresión de la eficacia y la sensatez.

Manuel Muñiz Villa

Vicepresidente del Centro Democrático Liberal

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios