www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Jornada 23

El Sevilla perdonó la vida a un Barcelona sin pegada

viernes 08 de febrero de 2008, 15:06h
Sin poder en ataque y con lo justo en defensa. Así se resume el partido del F. C Barcelona en el Sánchez Pizjuán, que terminó con un empate que sirve de poco a los dos conjuntos.

El partido comenzó del lado culé. Su centro del campo movía el balón con criterio y con cierta profundidad pero la delantera no supo aprovechar el buen hacer de los Xavi, Iniesta y Messi. Los sevillistas por su parte saltaron al campo con todo para conseguir una victoria que les acercara a los puestos de Europa. Kanouté y Keita volvían al equipo después de su participación en la Copa África.

Capel, lideró al Sevilla
A pesar de que los de Rijkaard comenzaron con el dominio del balón, las ocasiones vinieron del lado sevillista. Los de Manolo Jiménez aprovecharon el filón en que se convirtió la banda derecha azulgrana para crear todo su peligro por esa zona. Un activo Adriano, pero sobre todo un inspiradísimo Diego Capel amargaron la noche a un desbordado Oleguer.

El tramo final del primer tiempo fueron los mejores minutos de los locales. El Pizjuán parecía tener pendiente y estar volcado sobre el área culé. Víctor Valdés evito en dos ocasiones el gol de los de Nervión pero, fue en el minuto 34 cuando el canterano Capel abrió el marcador tras una gran jugada colectiva. El Sevilla concluyó la primera mitad recordando a aquel equipo que maravilló a Europa en los dos años anteriores.

Gol del Xavi y expulsión de Keita
Tras la reanudación, el Barça salió más firme. Rijkaard dio entrada a Ronaldinho y los culés ganaron profundidad. El brasileño, que parece condenado a la suplencia, saltó al césped con energía pero ya no es el jugador desequilibrante que fue.

El Sevilla se echó atrás. Desde el banquillo Jiménez no puso remedio y al final el Barça empató. Xavi, que volvió a marcar, puso el 1-1 en el marcador después de una internada en el área.

Tan sólo un minuto después, el arbitro Teixeira Vitienes, sancionó con tarjeta amarilla una falta de Keita que le costó la expulsión. Esta segunda amonestación marcó el devenir del partido. Los culés se volcaron para intentar conseguir la victoria pero, la pólvora blaugrana estuvo mojada.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios