www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La Constitución desgastada

jueves 15 de enero de 2009, 22:56h
En la cultura jurídica de nuestros tiempos se encuentra sólidamente afirmada la idea de la supremacía de la Constitución, según la cual ninguna otra norma, o decisión, sea cual fuera su origen, puede contradecirla. Esta idea es algo así como un axioma que no cabe poner en cuestión, bueno al menos abiertamente, así a nadie se le ocurre que un estatuto de autonomía, por ejemplo, pueda establecer algo contrario a la Constitución o que una autoridad pública, así, un Presidente autonómico o un ministro, puedan actuar invadiendo competencias que el orden constitucional reserva para otra autoridad.

Pero el cuestionamiento constitucional no suele intentarse directamente, enfrentando abiertamente la Norma Fundamental, sino de modo indirecto, proponiéndose no la infracción de la Ley Suprema, sino su deterioro.

El deterioro o el desgaste constitucional se produce cuando se objeta el diseño de algunas instituciones características del sistema político, así por ejemplo, la Justicia constitucional, la organización territorial del Estado o la monarquía, proponiéndose no modificaciones concretas de estos elementos constitucionales, lo que sería perfectamente lícito y aun necesario, sino su rectificación sustancial. No tengo que aducir ejemplos, en nuestra reciente práctica política, de denuncias de deficiencias estructurales en los ámbitos a que acabo de hacer referencia, y que se formulan desde parámetros, se pretenda la instrumentalización regional del Tribunal Constitucional, o la instauración de la Confederación o la República como formas políticas, que rebasan el marco de nuestro sistema político . Sin duda las propuestas de reforma en cuestión apuntan más allá del objetivo reconocido para las mismas y se dirigen hacia la totalidad del sistema con un efecto erosionador del mismo innegable.

Otras veces el efecto erosionador se alcanza, además de inadvertidamente, de modo indirecto. Por ejemplo una lectura revaluadora del estatuto de autonomía como “constitución” de la Comunidad Autónoma, perfectamente admisible pues el estatuto lleva a cabo una labor de configuración política pareja a la realizada en la comunidad nacional por la Constitución, si no acierta a distinguir claramente la diferencia entre el poder constituyente que expresa la Constitución , de modo libre y originario, y la potestad estatuyente del estatuto, limitada y derivada, necesariamente subordinada a la Constitución, puede tener un claro efecto de desgaste constitucional. Un significado de este tipo cabría atribuir, asimismo, a la sugerencia que con la mejor voluntad y aparente justificación técnica se ha podido hacer proponiendo que la reforma estatutaria se lleve a cabo mediante ley aprobada por la mayoría exigida para la reforma constitucional, y no bastase por tanto la actual mayoría absoluta requerida para la aprobación de la ley orgánica. Esta propuesta equipararía políticamente a la reforma estatutaria con la reforma constitucional y conllevaría la degradación constitucional, incitando a la modificación constitucional a través de la reforma estatutaria.

Pero el deterioro constitucional es consecuencia especialmente de la equiparación entre Constitución y reforma constitucional. Algunos tienden a creer que la Constitución es reformable absolutamente, a condición que se sigan los pasos establecidos para su modificación en la propia Norma Fundamental, de manera que no hay diferencia alguna entre lo que puede hacer la Constitución y lo que puede deshacer la reforma constitucional. O dicho de modo que hubiese gustado a Hannah Arendt algunos equiparan la actividad de fundación a la de la modificación de la Constitución. Pero de los términos de esta confusión y de sus efectos inconvenientes mejor hablamos otro día.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.