www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Guti y Raúl claves

El Real Madrid arrolla al Valladolid con una espectacular goleada

domingo 10 de febrero de 2008, 20:52h
La baja de Van Nistelrooy la suplió el R. Madrid como lo debe hacer un equipo ganador, con goles. Hasta cinco antes del descanso. La clave llegó en el minuto ocho. Guti enlazó con el hoy titular Robben y este asistió para que Baptista abriera la lata. A pesar del comienzo dubitativo de los blancos la eficacia apareció para que los goles hicieran valer la condición de favorito.

Cumplida la media hora de partido, Raúl se reivindicaba de nuevo. La conexión entre Guti y el "7" madridista ocasionaron un mano a mano que el capitán resolvió con un sensacional quiebro. La avalancha madridista no había hecho nada más que empezar. Dos minutos después Robben culminaba un contra golpe enhebrado por un nuevo genial pase del "14" blanco.

Raúl y Guti protagonistas
El Valladolid saltó al Bernabéu sin nada que perder y lo evidenció desde el arranque del partido. Las órdenes en defensa de Mendilibar iban encaminadas a jugar con la defensa adelantada. Esto, teniendo en cuenta que el arma utilizada por el Real Madrid fue la velocidad, ocasionó que los de Chamartín desarbolaran a los pucelanos. Cuando corría el minuto 38, otro gran pase de Gutiérrez dejó solo a Baptista que fue derribado por el portero Asenjo y el colegiado pitó penalti. Raúl fue el encargado de ejecutar y consiguió su segunda diana.

La velocidad, arma blanca
Sin tiempo para digerir los cuatro goles anteriores, la manita llegó. Los papeles cambiaron y Drenthe elaboró un espectacular pase que dejó a Guti sólo y no perdonó. El 5-0 iluminaba el marcador antes del descanso. En esta primera mitad se pudo ver uno de los mejores partidos de los Schuster. La mano del alemán parece surtir efecto, y el juego vistoso y efectivo que se le pedía al Real Madrid se muestra poco a poco en el césped.

La segunda parte, puro trámite
El segundo periodo fue un paseo para los dos equipos. Ni blancos ni vallisoletanos arriesgaron lo más mínimo y el encuentro se convirtió en un monólogo blanco. A pesar de la relajación hubo tiempo para ver dos goles más. De nuevo un genial, aunque afortunado, Guti disparó con fortuna y consiguió el 6 - 0. A partir de ahí los locales se gustaron y Drenthe anotó el septimo y último gol de la noche.

Con esta victoria el equipo madridista deja al Barcelona a ocho puntos de distancia y la Liga vuelve a coger color blanco. El Valladolid por su parte sigue en zona tranquila aunque con este marcador tan adverso, la defensa comienza a cuestionarse.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios