www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

5-1

El Getafe le endosa una "manita" al Sporting con Soldado y Uche de protagonistas

domingo 25 de enero de 2009, 18:57h
Hacía tiempo que la localidad madrileña no disfrutaba un poco con el fútbol. El equipo dirigido por Víctor Muñoz necesitaba ganar o ganar. Una derrota habría dejado al aragonés con la soga al cuello. Un equipo como el Getafe, con una plantilla que aspira a estar por encima de la clase media de la Liga, no podía permitirse el lujo de rozar los puestos de descenso a mitad de temporada.

Por eso, Víctor Muñoz decidió hacer un cambio en la alineación que revolucionó la línea de ataque madrileña, inexistente en las últimas jornadas. Juan Albín cedió su puesto a Ikechukwu Uche y el nigeriano no decepcionó. Fue una pesadilla constante para el conjunto asturiano.

En el otro lado, Manolo Preciado colocó a Kike Mateo en la banda izquierda y dejó fuera de la convocatoria a Diego Castro. El técnico cántabro reservó al extremo para la vuelta de cuartos de final de la Copa del Rey que tiene que jugar ante el Athletic.

La oportunidad de regresar a los años 80, con dos finales consecutivas en esa competición, está al alcance de la mano del Sporting. Tal vez por eso, saltó al terreno de juego con la cabeza en otro sitio.

Pese a que pudo inaugurar el marcador con un cabezazo de Sergio Matabuena, el equipo asturiano condenó su existencia con un fallo garrafal de su defensa y con un golpe de suerte de Esteban Granero. Primero, Roberto Soldado, que sustituyó a Manu del Moral por lesión, marcó gracias a una mala cesión de Jorge García a Iñaki Lafuente. El ex delantero del Real Madrid sólo tuvo que evitar al portero y rematar a placer.

Un minuto después, en el 16, un disparo lejano de Granero dio en la espalda de un defensa y entró en la portería defendida por el nuevo guardameta rojiblanco. La mala suerte y la falta de concentración inicial marcó a los hombres de Preciado para el resto del partido.

Entonces, el Getafe agarró la batuta del juego y no la soltó nunca. Pudo sentenciar el choque con alguna ocasión, pero esta temporada el club presidido por Ángel Torres parece que quiere complicarse la vida.

De nuevo, cuando todo estaba a favor para llevarse una placida victoria, el Getafe dio vida a su rival en una acción aislada. Esta vez fue David Barral, en el tiempo añadido del primer tiempo, quien redujo distancias. El gaditano hizo de las suyas dentro del área pequeña, y en la segunda ocasión de su equipo en la primera parte, batió a Jacobo y puso el 2-1 en el marcador.

La incertidumbre creada por el tanto visitante a punto estuvo de convertirse en auténtica preocupación para los locales. En el primer minuto de la reanudación, Barral desaprovechó un mano a mano con Jacobo. Fue el último susto que vivió el Coliseum. No hubo más porque Roberto Soldado se encargó de apagar un posible incendio con el tercer gol del Getafe. El madrileño aprovechó una gran jugada de Uche para rematar a placer a la red.

Todo había terminado para el Sporting. Sólo quedaba esperar el final y aplacar el chaparrón. El primer objetivo llegó a buen puerto, siempre hay un final. Con el segundo, no cumplió. Uche se encargó de convertir una victoria plana en una goleada. El nigeriano marcó, se llevó un justo premio con su gol, dio oxígeno al Getafe y ya de paso un respiro a Víctor Muñoz. El tercero de Soldado, de penalti, redondeó la actuación del ariete, necesitado de moral esta temporada.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.