www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

tras la orden de arresto de su presidente

Sudán expulsa a diez ONG que ya advierten de las consecuencias

jueves 05 de marzo de 2009, 09:35h
Sudán ha anunciado que no entregará al presidente, Omar Hasan al Bachir, a la Corte Penal Internacional (CPI), tras la orden de arresto en su contra, y ha expusado a diez ONG de Darfur. Oxfam y Save the Children ya han advertido del impacto que tendrá su expulsión.
El Gobierno de Sudán anunció que no entregará al presidente, Omar Hasan al Bachir, a la Corte Penal Internacional (CPI), que este miércoles emitió una orden de arresto en su contra, tras lo que, en represalia, Jartum expulsó a diez organizaciones extranjeras de Darfur.

El ministro de Justicia sudanés, Abdel Baset Sedrat, rechazó la resolución de la CPI, que calificó de "decisión política" e insistió en que su país no tratará con la CPI, ni la va a reconocer, porque este tribunal "no tiene competencia ni poderes en Sudán" y añadió que "el presidente Al Bachir continuará sus labores de forma habitual".

Jartum no se limitó a meras palabras, ya que también decidió expulsar a diez organizaciones de asistencia extranjeras de Darfur -estadounidenses, británicas, francesas y noruegas- e inhabilitar a dos sudanesas.

Entre las organizaciones afectadas se encuentran Médicos Sin Fronteras (que ya ha confirmado la evacuación de su personal internacional en Darfur), Oxfam, el Consejo Noruego para los Refugiados, Care International, Asistencia Internacional y Save the Childrem.

Según un comunicado del Ministerio de Asuntos Sociales sudanés, esta medida se tomó por la existencia de pruebas que "indican que esas organizaciones han colaborado con la CPI, mediante acuerdos de cooperación".

Nefastas repercusiones
Oxfam y Save the Children, dos de las diez organizaciones humanitarias expulsadas, han advertido de que esa acción del Gobierno de Jartum pone en peligro cientos de miles de vidas en el país africano.

Oxfam anunció que recurrirá esa decisión de Jartum. "Si se revoca la licencia de Oxfam, se verán afectados más de 600.000 sudaneses a los que proveemos diariamente de ayuda humanitaria y al desarrollo vitales, incluida agua limpia", advirtió Penny Lawrence, directora internacional de esa ONG.

"Cuatrocientas mil de esas personas están afectadas por el conflicto de Darfur. La gente sigue huyendo de la violencia (en esa región) y las necesidades humanitarias son enormes", dijo Lawrence, según la cual también se verán afectados otros 200.000 pobres del este del país y de la región del estado de Jartum.

Un portavoz de Oxfam dijo que esa organización "es independiente e imparcial y no tiene relación alguna con la Corte Penal Internacional ni opina sobre sus actividades, sino que se dedica exclusivamente a atender las necesidades humanitarias y de desarrollo de Sudán".

Por su parte, el director de operaciones internacionales de la sección británica de "Save the Children", Ken Calwell, dijo que "esto tiene implicaciones muy preocupantes para los 50.000 niños a los que prestamos actualmente apoyo en Jartum y el noreste del país". Explicó que muchos de ellos, obligados a huir de sus casas por el conflicto de Darfur, son muy vulnerables.

"No sabemos cómo va a terminar todo esto, pero lo que sí sabemos es que si se nos obliga a suspender nuestra labor allí, peligrarán las vidas de miles de niños", agregó. Save the Children lleva más de cuatro años sin trabajar en la región de Darfur, desde que murieron cuatro de sus colaboradores víctimas de un ataque, pero ha seguido haciéndolo en el noroeste del país y en los campamentos en torno a Jartum.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios