Ir a versión MÓVIL

www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿Hacia nuevo horizonte en Euskadi?

viernes 13 de marzo de 2009, 22:45h
Ayer viernes finalizaba la ronda de contactos que el Partido Socialista de Euskadi ha mantenido con las distintas fuerzas políticas vascas, a fin de recabar apoyos para que Patxi López sea investido lehendakari. Del resultado de estas conversaciones se desprende la posibilidad de que por primera vez el gobierno vasco esté en manos de un partido no nacionalista. Ante este panorama, el PNV ha reaccionado de forma desabrida, manifestando que ellos seguirán rigiendo los designios de la sociedad vasca “desde donde sea”. Olvida el PNV que Euskadi es algo más que su “batzoki” particular, donde llevan 30 años haciendo y deshaciendo a su antojo. Han sido, en efecto, la fuerza más votada, lo cual les confiere una cuota de representatividad en la vida política vasca que debe ser tenida en cuenta. Pero una parte esencial de la democracia se fundamenta en el juego de las mayorías y, en estos momentos, los nacionalistas son menos. No aceptarlo denota una pobreza democrática y moral acorde con la falta de libertades que hay actualmente en Euskadi. Se diría que el PNV quiere emular a Aguirre –pero esta vez por despecho que no persecución- y llevarse la lehendakaritza a Nueva York, que lo hagan. Y que se queden allí una temporada. A ver si es verdad aquello de que el nacionalismo se cura viajando.

Por su parte, los socialistas se ven ya en el poder y eso se nota. Rodolfo Ares, exultante, daba por sentado que UPyD y PP les brindarán su apoyo en la sesión de investidura. Por eso mismo no ha debido gustarle que Basagoiti y Rosa Díez le devolvieran a la cruda realidad al afirmar que disposición y buena voluntad hay de sobra. Ellos quieren favorecer la alternancia en Euskadi y en consecuencia apoyarán al PSE para que Patxi López sea elegido lehendakari. Pero saben cómo se las gastan los socialistas de la era Zapatero y hasta dónde se pueden fiar de ellos. Receptivos, sí; pánfilos, no. Cheques en blanco tampoco. Quieren tener por escrito un acuerdo de mínimos que garantice las líneas de actuación de Patxi López, una vez tenga el respaldo necesario para gobernar. Y no puede decirse que las exigencias planteadas sean leoninas, sino todo lo contrario. PP y UPyD han hecho un ejercicio de generosidad considerable, haciendo hincapié sobre todo en materias tan sensibles como no cometer tropelías lingüísticas, adelgazar la administración autonómica y mantener una posición clara y firme en materia antiterrorista. En definitiva, una buena dosis de sentido común: hablan de política que no de políticos; piden un programa de mínimos, en lugar de cargos. Y no parece una pretensión disparatada ni desmedida. Ahora le toca al PSE hacer un esfuerzo de sensatez. Es su turno.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.