www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

a dos semanas de las presidenciales

El régimen argelino acusa a la oposición de traición por llamar al boicot

viernes 27 de marzo de 2009, 14:06h
La campaña para las Elecciones presidenciales en Argelia se está transformando en una prueba de fuerza entre el régimen de Abdelaziz Buteflika y la oposición que llama a boicotear las urnas y propicia una regeneración del sistema político e institucional.
Al pronunciamiento directo e indirecto hecho por importantes personalidades argelinas a desertar las urnas el 9 de abril próximo, como el general Rachid Benyelles, los berberistas Said Saadi y Hocin Ait Ahmed, los antiguos primeros ministros Sid Ahmed Ghozali y Ahmed Benbitur, el presidente de la Liga de Derechos Humanos Ali Yahya Abdenur o el antiguo Secretario general del FLN Abdelhamid Mehri, se sumó el 9 de marzo una proclama hecha por una docena de intelectuales no sólo al boicot electoral sino a un cambio de régimen.

Los firmantes del “Llamamiento al pueblo argelino” se inspiraban en el manifiesto del 1º de noviembre de 1954 que inició la guerra anticolonialista contra Francia y culminó con la independencia del país en 1962, y exhortaban al Ejército argelino a sumarse a a la rebelión cívica contra el régimen con el fin de instaurar un Estado de derecho basado en las plenas libertades democráticas.

La reacción del gobierno argelino no se hizo esperar, y el primer Ministro Ahmed Ouyahia, acusó en un mitin público a los partidarios del boicot como “traidores a la patria” y “criminales”. Lo que ha sido intetrpretado como la expresión del temor del régimen al fantasma de la abstención.

El candidato oficial Abdelaziz Buteflika, seguro de su propia reelección, multiplica sus actos electorales por todo el país prometiendo trabajo, inversiones, infraestructuras, y exhortando a los ciudadanos a acudir a las urnas. En cada ciudad anuncia lo que la gente quiere oir: en la Cabilia, Buteflika afirma que “todos los argelinos somos berebéres (amazigues)”; en Uargla, a las puertas del gran desierto del Sahara, proclamó que “todos somos salafistas”; en Tremecén, que “todos venimos de Al Andalus”.

El ministro del Interior, Nuredin Yazid Zerhuni, uno de los hombres fuertes del régimen, que controla todo el aparato de seguridad interior, se ha distanciado de las desmesuradas acusaciones hechas por el Jefe de gobierno contra los “traidores a la patria”, y ha reafirmado que “los partidarios del boicot podrán realizar actos electorales”, como los demás. “El Frente de Fuerzas Socialistas (formación berberista que dirige Hocin Ait Ahmed, que predica la abstención en múltiples mitines populares) es libre de hablar”, afirmó Zerhuni, retractándose de sus primeras declaraciones en las que afirmaba que a los partidarios de la abstención “se les prohibiría intervenir en la campaña”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.