www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Fraude electoral en Argelia

sábado 11 de abril de 2009, 22:14h
La reelección de Abdelaziz Buteflika al frente de la presidencia de la República de Argelia con más del 90 por ciento de apoyo popular no ha sido una sorpresa. En todo caso, llama la atención el abultado porcentaje de electores que han otorgado su confianza a Buteflika y es que una cifra tan alta suele ser sinónimo de fraude. Eso es precisamente lo que denuncia la oposición, que amen de relatar una larga retahíla de irregularidades y manipulaciones, va más allá rebajando el índice de participación del 74 por ciento oficial a apenas un 18. Una cifra de abstención significativa: porque es también sabido, en la larga lista de fraudes electorales que se han producido en todos los países desde principios de ochocientos, que la manipulación se hace con y desde una fuerte abstención.

Pero desde la oposición no sólo se quejan de las presuntas anomalías electorales. Dirigen sus críticas contra Occidente, a quien acusan de mirar hacia otro lado mientras Buteflika se perpetúa en el poder. Y puede que tengan parte de razón. Conviene recordar que Argelia tiene aún abiertas muchas de las heridas que provocó el enfrentamiento civil originado por la victoria electoral del Frente Islámico de Salvación (FIS) en 1991. El enrome número de víctimas mortales provocado por la barbarie terrorista del FIS y posteriormente del Grupo Islámico Armado (GIA) produjo una conmoción en el país del que sus ciudadanos aún no se han recuperado.

Pero los terribles excesos del fundamentalismo islámico no pueden ser una patente de corso a la hora de gobernar. Además, es preciso recordar que la sociedad argelina votó masivamente al FIS no tanto por su ideario político-religioso, como por dar un voto de castigo a unos gobernantes corruptos e incapaces. Algo parecido sucedió en la franja de Gaza con el advenimiento de Hamas, fruto de la herencia de corrupción y nepotismo dejada por Arafat, y en Venezuela -aunque sin el condicionante religioso-, donde Chávez llegó al poder aupado por una sociedad hastiada de la ineptitud de sus anteriores representantes. El hecho de que Buteflika combata al terrorismo islámico no puede cerrar la boca la Occidente. Argelia necesita una serie de mejoras democráticas sustanciales. En el momento en el que se produzcan habrá desaparecido el principal caldo de cultivo del terrorismo. Debería tenerse en cuenta.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios