www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Certamen "La Oportunidad"

Gómez del Pilar sorprende con dos faenas de gran altura

lunes 18 de febrero de 2008, 19:41h
Gómez del Pilar cortó la primera oreja de la mañana al novillo que abrió plaza, un enclasado animal de Daniel Ruiz, que tuvo movilidad y transmisión. El madrileño supo entenderlo desde los primeros compases, y, dándole distancia y templando a la perfección las embestidas, consiguió hilvanar varias series con la mano diestra de mucha enjundia.

Pero lo mejor llegó en el cuarto, el mejor astado del encierro, de la divisa de "Zalduendo", premiado con la vuelta al ruedo. En éste, Gómez del Pilar embrujó al respetable con un toreo al natural de especial sabor, con templados muletazos de largo trazo, con empaque y bajando mucho la mano. El madrileño gustó y se gustó en la labor de mayor peso y carga artística de todo el certamen. Lástima de la espada, pues cuatro pinchazos previos a la estocada, le privaron de una puerta grande que había ganado a pulso.

La otra oreja del festejo la paseó Daniel Sotillo, gracias a un voluntarioso trasteo ante su primer oponente, un novillo con genio que llegó a prender al novillero hasta en tres ocasiones. En el quinto, un noble ejemplar de "Zalduendo", a Sotillo le faltó reposo y acople, en una labor que no llegó a coger altura.

Tulio Salguero dejó pinceladas de su personal concepto, de quietud y verticalidad, con su primero, al que consiguió recetar varios naturales sueltos de bello trazo, aunque, al igual que le ocurriría después en el sexto, le faltó decisión, y, sobre todo, andar más acertado con los aceros.

Un cuarto extraordinario
Se lidiaron tres erales de "Zalduendo", cuarto, quinto y sexto, dos de Daniel Ruiz, primero y segundo, y un remiendo, el tercero, de "Montalvo", bien presentados, cuajados, nobles y manejables. El mejor, el extraordinario cuarto, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

Gómez del Pilar, de la Escuela de Madrid: estocada (una oreja con petición de la segunda); y cuatro pinchazos y estocada (vuelta al ruedo).

Daniel Sotillo, de la Escuela de Écija (Sevilla): estocada (una oreja); y estocada (silencio).

Tulio Salguero, de la Escuela de Badajoz: metisaca, tres pinchazos y un descabello (silencio tras un aviso); y estocada algo atravesada y seis descabellos (silencio tras un aviso).

La plaza tuvo un cuarto de entrada con un clima agradable dentro del recinto cerrado del Palacio Vistalegre.