www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ínfimas condiciones laborales en el mundo del “anime”

lunes 08 de junio de 2009, 19:51h
Tuvo lugar hace unos quince días en la Universidad de Tokio el “Simposio 2009 de la JAniCA” (Japan Animation Creators Association), organismo que está formado por los profesionales del “anime” –la industria japonesa de los dibujos animados- para promover y fomentar la formación de nuevos artistas jóvenes y al mismo tiempo mejorar las condiciones laborales de los que se dedican a esta industria. En el curso de su debate se hizo público el resultado de la encuesta realizada por dicha asociación con los artistas y profesionales del “anime” acerca de sus condiciones laborales. Se había enviado el cuestionario hacia finales del año pasado a más de dos mil personas con más de un año de experiencia profesional, de los cuales han coseguido 728 respuestas.

Lamentablemente el resultado presenta un panorama bastante desolador de la actual situación laboral en que se encuentran los encuestados. Por ejemplo, a las preguntas de “¿Qué tipo de contrato laboral tiene usted con la empresa productora?, “¿Cuántas horas de trabajo tiene su jornada laboral? y “¿Cuánto gana al año?”, han contestado de la siguiente manera:

-El 80 % de los encuestados no tienen contrato laboral de un puesto fijo ni la mensualidad preestablecida y se ven obligados a trabajar sobre la base del contrato provisional a corto plazo como free-lance.

-Trabajan por término medio unas 10,5 horas al día y además se dedican a su trabajo unas 273 horas mensuales con escasos días de descanso semanal, prácticamente sin poder disfrutar de los fines de semana.

-Los ingresos son escasísimos sobre todo en los jóvenes que están en fase de comienzo de su carrera profesional.

Según la encuesta, los profesonales de veinte a veintinueve años, por ejemplo, ganan por promedio algo más de un millón de yenes al año (unos once mil dólares), cifra muy inferior al ingreso medio nacional de los trabajadores jóvenes de la misma generación que es de unos tres millones de yenes anuales o sea de unos 33 mil dólares anuales. Asimismo los de treinta a treinta y nueve años ganan anualmente unos dos millones de yenes (unos 22 mil dólares), cifra también muy inferior en comparación con la media nacional de ingreso anual de los trabajadores de la misma generación que es de unos cuatro millones de yenes, o sea de unos 44 mil dólares.

De esta manera el 70% de los encuestados manifiestan su descontento respecto a su situación económica. Sin embargo la mayoría de ellos, a pesar de su apretada situación económica, opinan que prefieren seguir con el mismo trabajo como hasta ahora porque les gusta dibujar y el trabajo constituye un gran aliciente para vivir.

Mientras tanto parece que sigue la bonanza para la industria del “anime” japonés en el mercado internacional. Después del lanzamiento de las series “Heidi” y “Marco” de los años 80 y con el reciente éxito de “El viaje de Chihiro”, da la sensación de que el “anime” japonés sigue cosechando triunfos en el mundo. De hecho, el año pasado se proyectaron semanalmente unas 100 películas de dibujos animados por la televisión dentro del país y entre todos los dibujos animados proyectados en los países extranjeros el 60% han sido japoneses. Todo eso está muy bien, pero ¿Cómo podemos entender este desnivel que existe entre el auge de la industria del anime japonés y la mísera situación económica de los profesionales que la apoyan?

El gobierno clasifica el “anime” como una “nueva rama de la idustria avanzada” y proyecta para el año fiscal próximo la fundación de un “Museo nacional de arte de anime” con un sustancioso presupuesto de once mil setecientos millones de yenes, o sea unos 120 millones de dólares. Ingeniosa ocurrencia del Primer Ministro Sr. Asô, desde luego.

Pero, antes que nada, con una pequeña parte de ese dineral que se planea invertir para un nuevo museo ¿no habría que hacer algo para mejorar las condiciones laborales de las jóvenes promesas que trabajan con ilusión y entusiasmo en esta rama del arte y que apoyan con gran espíritu de sacrificio la base de ese nuevo mecanismo industrial que es el “anime”?

Hidehito Higashitani

Catedrático de la Dokkyo University

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios