www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

las europeas han confirmado lo que ya destaparon autonómicas y generales

El Partido Popular, preparado para presidir Castilla-La Mancha en 2011

viernes 12 de junio de 2009, 11:42h
Más de quince puntos de ventaja en Toledo y Guadalajara, once en Cuenca, nueve en Ciudad Real y más de ocho en Albacete, una diferencia que "no es una casualidad", afirma María Dolores de Cospedal. Las elecciones europeas han dado la razón a quienes hablaban de un cambio de tendencia en Castilla- La Mancha, que ya asomó en las últimas autonómicas y en las generales del año pasado. El Gobierno de Barreda guarda silencio mientras De Cospedal y su equipo preparan el asalto a la Presidencia. El objetivo, más cercano de lo que cabía esperar: 2011.
Fuente: Ep

Al Partido Popular de Castilla- La Mancha le salen las cuentas. 2011 es el año. Los precedentes y las previsiones confirman una tendencia ascendente que, de mantenerse, conduciría a María Dolores de Cospedal a la Presidencia de la región en dos años. Los comicios europeos se saldaron en la Comunidad con la supremacía de los populares en las cinco provincias: más de quince puntos de ventaja en Toledo y Guadalajara, once en Cuenca, nueve en Ciudad Real y más de ocho en Albacete.

Los tres últimos resultados electorales de la filial -coincidentes con la llegada de Cospedal, en mayo de 2006- han vertido optimismo y una merma del poder socialista, vencedor intratable desde 1982, cuando tomó el relevo de UCD. La ahora secretaria general del PP, en su primer envite contra Barreda -en las autonómicas de mayo de 2007-, recortó más de seis puntos respecto a 2003. En el segundo, las generales del pasado año, el PP pasó de aventajar al PSOE en un punto -2004- a hacerlo en cinco.

El mérito de que el crecimiento haya sorprendido hasta el punto de que el PP prepare el asalto a la Presidencia de Castilla- La Mancha en 2011 puede deberse a que su líder no haya aparcado su compromiso con los manchegos pese a sus responsabilidades en la ejecutiva nacional, o quizá al demérito del Gobierno central o del propio José María Barreda . Los datos dicen que algo está ocurriendo en el electorado regional y a un ritmo tan ágil que ha cogido a desmano a más de uno, incluídos los populares.

Este periódico ha intentado, sin éxito, ponerse en contacto con el Gobierno de Barreda, quien, hasta este viernes, no se pronunció sobre las europeas. En sus primeras impresiones, Barreda hizo un ejercicio de autocrítica y admitió que no va a actuar "como si no hubiera ocurrido". El líder socialista reconoció que los resultados "obligan a hacer más esfuerzo de pedagogía, más trabajo", y mostró su preocupación aunque intentó quitar hierro al asunto y explicó que "los ciudadanos tienen una gran madurez, discriminan perfectamente y votan a veces como si tuvieran un bisturí en la mano".

María Dolores de Cospedal ha analizado los resultados de las europeas esta semana en Ciudad Real. Efe

La paradoja manchega es que se trata de “la única Comunidad Autónoma en la que gobierna en solitario el PSOE y el PP ha ganado las elecciones”, como explicó este pasado miércoles la presidenta del partido, reunida con su ejecutiva en Ciudad Real para analizar el presente y proyectar el futuro más próximo. “Este triunfo confirma una tendencia que culminará en las regionales de 2011”, afirmó De Cospedal tras la reunión. Como muchos otros colegas de partido con los que ha tenido ocasión de hablar este periódico, la secretaria general del PP considera que “una diferencia de doce puntos no es una casualidad”. Fue el propio Barreda quien, en plena vorágine de campaña, subrayó que los comicios del 7-J debían leerse en “clave regional” porque, argumentó, “ni nos son lejanas ni son ajenas”. Su silencio hasta este viernes ha sido calificado por la líder de la oposición como una demostración de “soberbia y falta de responsabilidad”.

En el PP manchego, como ha podido constatar EL IMPARCIAL, se huele algo grande y muy próximo. Fuentes de la formación en Toledo aseguran a este periódico que “éste es el principio del cambio”. Pero, de confirmarse el cambio de color en Castilla- La Mancha en un par de años, las consecuencias no sólo tendrían trascendencia local. El Partido Popular, afianzado en sus feudos –Madrid, Valencia o Murcia-, conquistaría uno de los territorios tradicionales del socialismo junto a Andalucía o Extremadura. El presidente del Gobierno y José María Barreda deben trabajar duro durante los próximos dos años para no ver un mapa electoral teñido de azul. Más de la mitad de los castellano-manchegos que este pasado domingo acudió a las urnas votó al Partido Popular. En las siguientes elecciones, las cuartas de la era De Cospedal, y por primera vez en la historia de la región, Castilla- La Mancha estará en juego.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.