www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Azorín en Sotheby

Juan José Solozábal
jueves 25 de junio de 2009, 20:23h
Como todas las semanas recibo de Inglaterra, el Times Literary Supplement (TLS) que leo sin falta desde hace tantos años. Es un modo de mantener los lazos con la cultura universitaria británica, tan amplia en su curiosidad, pues a la scholarship del semanario nada escapa, como exigente en el rigor del análisis o de la crítica que en sus páginas se practica. Comprendo muy bien lo que el alimento del TLS podía suponer en tiempos de la dictadura en la aridez y abulia de nuestro ambiente cultural. Don Nicolás Ramiro Rico, un querido maestro, catedrático que fue de aquello que llamábamos derecho político, socrático antes que nada, adquiría el número correspondiente en alguna librería del Paseo de la Castellana y lo iba leyendo durante toda la semana. Algunos jóvenes que convivíamos con el profesor granadino en la Residencia de Estudiantes , contemplando su regocijo de lector, caímos en la cuenta, ya para siempre, de la inevitable relación que había de establecerse entre la vida política democrática, como era la de Inglaterra, y un contexto universitario, dominado por la curiosidad más amplia y la libertad más absoluta , pues el TLS lo mismo recensionaba una biografía de Max Weber o se hacía eco de algunas propuestas de modificación constitucional inglesa , que daba cuenta de un último libro sobre la Revolución gloriosa o un estudio crítico del existencialismo sartriano.

Hoy el TLS trae algo que me deja turulato. He abierto el periódico y en su tercera página, justo en su, casi, tercio inferior, me encuentro con la bella estampa del retrato de Azorin que el gran Zuloaga pintó en el año cuarenta y uno del pasado siglo. Lo recuerdan ¿no? Nuestro escritor posa reconcentradamente, como ausente, con un atildamiento modesto y elegante, junto a una mesilla de libros y papeles, con un libro suyo en la mano derecha. El fondo es un azul bellísimo que resalta el ocre del paisaje en el que se impone un castillo, solo esbozado. La noticia del TLS no es una edición en inglés de sus libros, ni un estudio por ejemplo de la relación estrechísima, predilecta, de Azorín con Vasconia, una de las naciones de España, precisamente , decía el maestro, la de “las verdes y nemorosas vegetaciones”, cuya historia es “larga y silenciosa”. La noticia tampoco afecta a Zuloaga, gran amigo de los miembros de la generación del 98 , y por supuesto de Ortega, que lo visitaba en Zumaya.

Ocurre simplemente, que un heredero de Azorín que desde luego no sabe qué se trae entre manos, va a sacar en subasta el cuadro en Sotheby de Londres. (En realidad esta situación ya se ha producido; lo que ha pasado es que la puja no llegó al mínimo determinado.)

Es posible, pregunto, que un caso como este pueda darse en un País cuyo Estado debe tener, constitucionalmente, como alta tarea la defensa del patrimonio espiritual de la Nación. ¿No existe modo de evitar una tropelía del tamaño de la presente, cuya mera imaginación hubiese espantado al admirado escritor tanto como nos repugna a todos?. ¿Nadie responde?

Juan José Solozábal

Catedrático

Juan José Solozabal es catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios