www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Mercedes-benz E 63 AMG

Llega la nueva generación AMG de Mercedes

jueves 09 de julio de 2009, 12:27h
AMG, la división deportiva y altas prestaciones de Mercedes-Benz, presenta el nuevo E 63 AMG.
El nuevo E 63 AMG se diferencia del Clase E normal en el poderoso motor V8 AMG de 6,3 litros, la suspensión deportiva de nuevo desarrollo AMG RIDE CONTROL con control electrónico de amortiguación y un nuevo eje delantero, y su específico diseño exterior e interior. Disponibles como opción se ofrecen los nuevos discos de frenos cerámicos.

AMG ha logrado una reducción en el consumo de combustible de casi un 12% en el nuevo E 63 AMG, gracias al empleo de la última tecnología desarrollada para lograr la mejor de eficiencia posible. Con una combinación única de sus sistemas pioneros de asistencia a la conducción, el E 63 AMG consolida aún más la posición de liderazgo de Mercedes-Benz en el ámbito de la seguridad del automóvil.

El motor V8 AMG de 6,3 litros del nuevo E 63 AMG desarrolla una potencia de 525 CV y un par motor de 630 Nm/m al igual que en el SL 63 AMG. También ha heredado del deportivo roadster el cambio automático AMG SPEEDSHIFT MCT de 7 velocidades. Esta transmisión dispone de un convertidor de par convencional y de un embrague compacto para las arrancadas. En combinación con sus cuatro modos de funcionamiento y el Race Start, el resultado es la conexión directa con las ruedas motrices ofreciendo una experiencia de conducción dinámica y emocionante.

El conjunto motor-transmisión es único en este segmento y garantiza un rendimiento decididamente deportivo. El E 63 AMG acelera de cero a 100 km/h en sólo 4,5 segundos, con una velocidad máxima de 250 km/h (autolimitada). El motor atmosférico de 6.208 cc impresiona por su agilidad de respuesta, su facilidad con la que sube de revoluciones, su contundente entrega de potencia y su elasticidad.

El sonido del nuevo motor AMG V8 es un espectacular compañero kilómetro tras kilómetro, mientras que el buen funcionamiento del motor garantiza el típico confort de Mercedes en largos viajes. Un nuevo diseño del sistema de refrigeración del motor garantiza la máxima eficacia incluso sometido a los enormes esfuerzos dinámicos de un circuito de velocidad.

A pesar de los 11 CV de potencia adicionales frente al anterior modelo, el consumo de combustible de la nueva generación del E 63 AMG se ha reducido significativamente hasta los 12,6 litros de gasolina cada 100 kilómetros, un 12% menos que su modelo anterior, logrando de esta forma ser el más eficiente en el segmento de las berlinas deportivas de más de 500 CV. Este progreso ha sido posible gracias a un paquete de medidas destinadas a mejorar la eficiencia como la bomba de gasolina que funciona según la demanda real de combustible o la gestión del alternador con recuperación de energía en las retenciones. En el motor también se reduce la fricción mediante el exclusivo proceso de revestimiento por pulverización utilizado en las paredes del cilindro.

El cambio deportivo AMG SPEEDSHIFT MCT de 7 velocidades también tiene una contribución decisiva en la reducción del consumo de combustible: el embrague en baño de aceite sustituye en las arrancadas al convertidor de par. Esta unidad responde rápidamente sin el típico resbalamiento de un convertidor de par, gracias a su baja inercia de rotación. El cambio dispone de cuatro modos de funcionamiento: "C" (control de eficiencia), "S" (Sport), "S+" (Sport Plus) y "M" (Manual), que se puede seleccionar mediante un interruptor en la consola central. La breve anulación del funcionamiento de algunos cilindros, mediante la interrupción del encendido y la inyección de gasolina durante los cambios de marcha a plena carga, se traduce en una inmediata transición de marchas. En el modo "M" estos cambios se realizan en 100 milisegundos.

El modo "C" esta programado para anticipar los cambios a una marcha superior y así mantener el régimen de giro del motor lo más bajo posible. Al mismo tiempo, el cambio AMG SPEEDSHIFT MCT de 7 velocidades cumple los requisitos más exigentes en lo que a dinámica de conducción se refiere: es rápido y permite múltiples reducciones seguidas, lo que garantiza una agilidad de primera clase que combinado con su función de doble embrague y el Race Start permiten al conductor del E 63 AMG conseguir la máxima capacidad de aceleración en todo momento.