www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La guerra en Michoacán

sábado 18 de julio de 2009, 00:04h
La lucha contra el narcotráfico es una de las prioridades del gobierno mexicano, pero también uno de los mayores problemas con los cuales se enfrenta. En los últimos años se han incrementado los enfrentamientos entre organizaciones de narcotraficantes y autoridades, así como el número de muertos y la violencia. Las organizaciones criminales se han ido extendiendo por el país, generando inseguridad en lugares anteriormente tranquilos. Las ciudades norteñas de Tijuana y Ciudad Juárez ya no son los únicos y principales centros de estas bandas. El estado de Michoacán es una muestra de esto.

El cártel de La Familia se ha apoderado de este estado mexicano en la costa del Pacífico, desde donde controla también la distribución de droga en los estados aledaños. Debido a los numerosos ataques de este grupo a fuerzas del orden en las últimas semanas, el gobierno tomó la decisión de iniciar una operación de gran envergadura para detener a los delincuentes y restablecer el orden en ese lugar. Se enviaron 1 500 policías federales, 2 500 efectivos del Ejército mexicano, y 1 500 de la Armada. Se instalaron varias bases de operaciones y puestos de control en carreteras y autopistas. En combinación con este dispositivo, cuentan estos agentes con el apoyo aéreo para vigilancia en helicópteros Blackhawk y la ayuda de miembros de los servicios de inteligencia. Así, la Operación Michoacán la integran diversas autoridades policíacas y de seguridad de México, como la Secretaría de Gobernación, la Procuraduría General de la República, la Defensa, la Marina y la Secretaría de Seguridad Pública.

Es un plan nunca visto antes en México, pero que obedece a la transformación que el país está experimentando. Parece como si el narcotráfico fuera invadiendo cada vez más todas las esferas de la sociedad, fortaleciéndose y retando al gobierno. Un ejemplo es la detención hace varias semanas de presidentes municipales y concejales en ese mismo estado de Michoacán, al considerarlos sospechosos de estar ligados a las bandas del narcotráfico. Ya antes se hablaba de un proceso de “colombianización”, lo cual el gobierno siempre rechazó y negó. Sin embargo la actual situación parece demostrar lo contrario.

La guerra contra el narcotráfico se percibe en ocasiones como una derrota. Los ciudadanos “castigaron” al partido gobernante, el PAN, en las elecciones pasadas del 5 de julio por considerar que no ha sabido garantizar la seguridad y tranquilidad de los ciudadanos. Hay indicios que muestran similitudes con Colombia. Recientemente, ha aparecido en México un grupo que busca eliminar a los delincuentes y a sus guardias de seguridad, los Zetas, al que se le conoce como “los matazetas”. La sociedad, ante lo que considera la incapacidad de las autoridades, ha decidido tomar la justicia por su mano. Los grandes operativos para detener la violencia y el avance de los cárteles pueden desestabilizar temporalmente a estas organizaciones, pero como han demostrado en México y en otros países, estos grupos se reestructuran y se fortalecen con el tiempo. El narcotráfico es un mal muy difícil de erradicar y su combate exige además otras medidas de fondo, como la creación de oportunidades y el fin de la corrupción.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios