www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

no está cualificada

El Consejo de Enfermería dice que la enfermera de Ryan debió negarse a atenderle

miércoles 29 de julio de 2009, 13:21h
El Consejo General de la Enfermería ha presentado un informe sobre el caso Ryan en el que concluye que la enfermera que le cambió la alimentación de forma errónea y con resultado de muerte debió negarse a trabajar en la unidad de neonatología, la supervisora no debió enviarla a esa unidad y la gerencia del Hospital incumplió la legislación.
El Consejo General de la Enfermería, en un informe de conclusiones y recomendaciones relativas a la asistencia recibida por el bebé Rayan El-Ouriachi Mimouni en la UCI de neonatos del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, ha señalado este miércoles que "la enfermera que atendió a Ryan el día de su muerte, y que por error administró al bebé un preparado lácteo por vía venosa, no debió atenderle".

Igualmente, el presidente del Consejo, Máximo González Jurado, ha apuntado que "la enfermera no debió ser enviada a dicha unidad por parte de la supervisora y ésta tampoco debió asumir nunca una responsabilidad para la que no estaba cualificada". En esta línea, también ha querido recalcar que desde la gerencia del hospital se contravino una orden de la Comunidad de Madrid que establece que el personal de las unidades de "atención avanzada" debe tener una capacitación adecuada para esa función.

El presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, durante la presentación del informe. Foto: Manuel Engo


De esta forma, según el informe del Consejo General de la Enfermería, la enfermera no debió prestar sus servicios en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales. Apunta que la enfermera no debió ser enviada a dicha unidad por parte de la supervisora al carecer de la competencia y cualificación necesarios para ello, tal y como establece la propia legislación de la Consejería de Salud. Recalca aquí que en este caso, la gerencia del centro ha incumplido la legislación.

El Hospital incumplió la legislación
Por otra parte, destaca que la enfermera en cuestión nunca debió asumir una responsabilidad, en cumplimiento de su código deontológico, para la que no disponía de competencia profesional suficiente. También explica que, pese a la existencia de una legislación capaz de generar prácticas de trabajo seguras, éstan no han sido observadas por la dirección del Hospital Gregorio Marañón "cuya diligencia a la hora de culpar a la enfermera por la comisión de un supuesto error no se corresponde con su absoluta falta de diligencia a la hora de aplicar la normativa vigente en aras a asegurar calidad y seguridad clínica para los pacientes y profesionales".

El informe deja claro que la situación descrita es de aplicación al conjunto del Sistema Sanitario Español y no son exclusivas del Servicio Regional de Salud de la Comunidad de Madrid.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios